18 de julio de 2016
18.07.2016

La Meta Volante

Yo, que aspiraba a definirme entre mis compañeros de instituto a través de la música, encontré un oasis enorme donde degustar y descubrir impulsos vitales

18.07.2016 | 04:15

El universo se ve muy pequeño desde Castellón. Vivimos en una isla de tranquilidad y buen tiempo, a la que parecen llegar adormecidos los ecos de la frenética actividad de las capitales. Me da la sensación que internet y la tan cacareada globalización solo nos hacen ser conscientes de lo lejano que sucede todo, y es por ello que sentencias tan nuestras como la millor terreta del món solo tienen sentido aquí.
La llegada del FIB a nuestras costas supone un hito sin precedentes, no solo en lo musical sino también en lo cultural y económico. El impacto que tiene la llegada de 40.000 personas, año tras año, ávidas de diversión y consumo, ha afectado a todos los habitantes de la Plana Alta. No en vano ha redefinido el sector turístico en toda la comunidad, ahora bajo el lema «Terra de musix» o «Tierra de festivales» -escojan ustedes el color-.

Guardo un recuerdo muy cariñoso de las primeras ediciones del festival a las que acudí con mi hermana mayor. Yo, que aspiraba a definirme entre mis compañeros de instituto a través de la música, encontraba un oasis enorme donde degustar y descubrir nuevos impulsos vitales. Aquello era muy diferente a los estudios musicales que había abandonado un par de años antes, por vagancia y hastío. Era apetecible. Quería formar parte de aquellos grupos que venían de lejos a pasárselo bien, pero sobre todo, a tocar. Se abrió ante mi una galaxia tan dispar como pueden serlo Gargabe o The Stone Roses.

Más de dos décadas después, hemos vivido el auge y caída del FIB primigenio. Entre el firmamento musical que ha desfilado por el recinto de Benicàssim, se encuentran algunos de los conciertos que más me han marcado, como espectador y también como músico. Imposible no acordarse de Jon Spencer Blues Explosion, o Björk, Radiohead, Suede, Gorky´s Zygotic Mynci, Stereolab, Velvet Crush, Teenage Fanclub, Sonic Youth, Ocean Colour Scene, Elastica y el corte final de su concierto, Doves, Lambchop, Fatboy Slim, PJ Harvey, Low, Richard Hawley, Beck, Kraftwerk, Brian Wilson, Arthur Lee y su no show, Scissor Sisters, Mando Diao, Yo La Tengo, Mouse on Mars, Manta Ray, Mojave 3, Deus, Camera Obscura, Wilco...

Hasta su venta a Vince Power y la reconversión del festival en resort para jóvenes británicos, donde el alcohol barato y la playa tienen el mismo peso, sino más, que el cartel, disfrutamos de un evento que trascendía lo musical. Toda España (y parte de Europa) deseaba venir a Benicàssim a pasar esos días de calor estival.

Personalmente, y después de casi cuatro años como músico profesional, habiendo tocado en salas y festivales de todo tipo por el mundo, creo firmemente que como más se disfruta un concierto es cuando puedes conectar directamente con el público. Habitualmente eso sucede en salas pequeñas, y cuanto mayor es el aforo más difícil resulta. En ese sentido, Benicàssim era una rara avis en los festivales, donde convivían el jolgorio con la posibilidad de disfrutar en comunión, junto con otros miles de espectadores, de conciertos mágicos. Nuestra propuesta es pequeña y humilde, pero sincera. Espero que podamos conectar con los que se acerquen a vernos. Mi sensación, horas antes de pisar el escenario con Alberto Montero, es agridulce, por no haber podido tocar en los años que recuerdo con mayor embelesamiento, pero a la vez formando parte de algo en lo que creo tanto que define mi modo de vida.

Tocar en el FIB no debería ser una meta para alguien que se considere medianamente serio en el mundo de la música. Como aspirante a esto último, la veo más como una meta volante, preciosa, y rodeada de amigos. Así la disfrutaré, que no es poco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine