06 de octubre de 2016
06.10.2016

El pintor que le cambió la luz a Valencia

Juan de Ribera Berenguer, fallecido el martes, destacó por captar en su obra una ciudad más «oscura» que la del postsorollismo - Se interesó
en zonas degradadas, objetos inutilizados y la historia tras los cuerpos

06.10.2016 | 04:15
Ribera Berenguer, en la inauguración de la retrospectiva que le dedicó el Carme en 2007.

Juan de Ribera Berenguer supo leer en Valencia una ciudad alejada de los cánones dictados por Sorolla. El pintor, que falleció el martes en Castelló a los 81 años de edad, vio una luz entre líneas, que filtraba un retrato de la urbe alejado de las postales bucólicas que propagaba el postsorollismo. «Se preocupó del entorno con una pintura matérica, con un realismo evolucionado», explica Manuel Muñoz, presidente de la Academia de Bellas Artes San Carlos, además de gran conocedor de la obra de Ribera Berenguer y amigo personal del artista. Y eso que, en algunos puntos, los intereses de Ribera Berenguer y Sorolla se tocaban: la pasión por su ciudad y su fijación allí donde la urbe se baña en el Mediterráneo.

Pero el artista que formó parte del grupo Parpalló era en esencia un pintor «urbano». «Le interesaba la zona portuaria y el Cabanyal, pero porque entonces eran lugares degradados, que necesitaban una intervención», abunda el académico. Muñoz rechaza, sin embargo, que hubiera una conciencia política en la pintura del artista. «Más bien invitaba a la reflexión», concreta.

Desde las alturas
Valencia fue un gran escenario para la obra de Ribera Berenguer. El pintor escrutó su ciudad a menudo desde las alturas. La retrató desde las azoteas y también a vista de pájaro, cuando decidió recorrerla en helicóptero. De ahí salió una colección de cuadros que dejan un «testimonio» casi documental de aquella Valencia de segunda mitad del siglo XX, llena de sombras, como no se había reflejado en las décadas anteriores.

De nuevo Muñoz matiza que no había una persecución explícita de la denuncia, sino una «conciencia urbana» y «ecológica» tiznando la búsqueda de la belleza del intelectual. «Hay quien transforma la realidad en belleza y él hacia lo contrario», lo describe quien fuera su amigo y que pudo ser, además, el comisario de la retrospectiva „la mayor realizada en su nombre„ que se expuso en el Centre del Carme en 2007. «Pero a él no le gustaba exponer solo sus cuadros más importantes, solía incluir obras menos evidentes, y no sé si nos hubiéramos puesto de acuerdo», rememora Muñoz, que declinó la petición de su amigo.

Bodegones y desnudos
Quien compartió con él tardes de reflexión sobre el arte lo recuerda como un «hombre tímido que podía parecer distante». Discípulo del crítico y ensayista de arte Adolfo de Azcárraga, Ribera berenguer era un hombre «sencillo» que a menudo rehusaba exponer en galerías y en cuyo domicilio se formaban colas para ver sus últimas creaciones, según recuerda su amigo.

Los desnudos de mujer fueron otra fuente de inspiración. «Pero buscaba la historia que había en aquellas mujeres, más allá de la erótica de la belleza», destaca el académico. Por otro lado y de la misma manera que buscaba la cara B de su ciudad, rastreaba el interés que pudieran desprender objetos a priori vacíos de trascendencia: «Hacía bodegones con una lechera rota y otros objetos inservibles», expone Muñoz. La visión oscura de este figurativista quedó plasmada en las 120 obras expuestas en la citada exposición del Carme, pero Muñoz considera que la «gran retrospectiva» sobre Juan de Ribera Berenguer aún está pendiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine