Valencia CF, preguntas sin respuesta

02.11.2013 | 09:57
Braulio Vázquez, en la Ciudad Deportiva de Paterna.
Braulio Vázquez, en la Ciudad Deportiva de Paterna.

Atención, pregunta: ¿qué pedigrí valencianista tenía Braulio Vázquez para ser secretario técnico del Valencia como lo fueron Pasieguito y Javier Subirats? Atención pregunta: ¿Qué porcentaje de pedigrí valencianista tiene Rufete con respecto a Juan Sánchez? Atención, pregunta: ¿Por qué se prescindió de David Albelda que era más que las alas del murciélago en el vestuario y el campo? Atención, pregunta: ¿Qué hizo el presidente debutante para que Valverde, que había dado el sí a su continuidad, se fuera porque no creía en el proyecto? Atención, pregunta: ¿Por qué Soldado acabó proclamando que tampoco creía en el proyecto de Salvo y por ello, además del dinero, aceptó el traspaso? Atención, pregunta: ¿Dónde estuvo la pretendida firmeza de Salvo en el traspaso de Soldado, que aceptó cobrar en cómodos plazos cuando el club tiene permanentes urgencias? Atención, pregunta: ¿Qué ha aportado como soluciones visibles el actual presidente Amadeo Salvo?

Atención, pregunta: ¿Por qué se ha repintado el estadio, gasto inútil, en lugar de mejorar el césped del terreno de juego? Atención pregunta: ¿A quién quieren convencer quienes hablan de democratizar el Valencia, que es sociedad anónima y en este tipo de entidades mandan la mayoría de las acciones? Atención, pregunta: ¿Qué diferencia hay entre el nombramiento de Manolo Llorente por Bancaja y el de Salvo y compañía por el Consell y el Ayuntamiento? Y así, sucesivamente. Nunca me ha parecido que el cambio de entrenador sea solución a grandes males. No obstante, hay ocasiones en que es necesario correr el riesgo cuando se ha errado como es el caso de Djukic. El fútbol actual está aherrojado por los contratos a largo término que obligan a pagar grandes indemnizaciones. Se ha perdido la costumbre de firmar de año en año y, como consecuencia, no se puede despedir al entrenador ni al secretario técnico porque hay que disponer de dineros. Sin embargo, para evitar males mayores urge tomar la dura decisión de destituir al entrenador, hombre de buena fe, que ha confesado que no encuentra la tecla y ello justifica que su piano suene desafinado y requiera la presencia de afinador que ponga en orden la escala desde el do. El de pecho, en este caso.Existe el dominio accionarial de la Fundación y, pese a ello, urge crear, con el acuerdo de esta, cuya soluciones han sido ninguna, una junta de salvación, una gestora transitoria que aporte soluciones prácticas, que recaude los dineros precisos para recomponer la economía o lo que es lo mismo, la refinanciación de la deuda. Quienes mandan hoy no tienen la mínima credibilidad. Y además, han sido abandonados por sus padrinos.Atención, pregunta: ¿A qué vienen los escrúpulos cuando se habla de la llegada de capital extranjero al club? Lo decía un viejo valenciano: «orgullós i pobret, cagat amb ell».



Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine