ÚLTIMA HORA
Puigdemont vuela hacia Copenhague pese a la advertencia de la Fiscalía de que podría ser detenido

El primer septenio

Joan Carles Martí

14.11.2013 | 05:30

Han pasado justo siete años desde aquella fastuosa puesta en escena del nuevo Mestalla. El resultado de aquellos excesos, con sus protagonistas estelares, es ese campo a medio hacer, seguramente el mayor borrón de la historia del valencianismo. Ayer se optó por una presentación más acorde con los tiempos, cosa que se agradece. La ilusión por terminar la nueva casa del Valencia sigue intocable, por eso la versión de bajo coste de Fenwick parece razonable, aunque la incógnita persiste en quién pagará los 100 millones que faltan. Desde el club se insiste que ahora resultará más sencillo buscar inversores, porque existe un proyecto que enseñar. Supongo que a eso se dedicó en cuerpo y alma Salvo en su reciente gira asiática, y que estará esperando una respuesta positiva. En cualquier caso, si junto con la actualización del estadio se hubiera presentado un plan de financiación que garantizará el fin de las obras, la alegría sería desbordante. Queda la duda de si asistimos a otra frustración, o esta vez «va de bo». Pronto lo sabremos, mientras tanto hay que valorar el intento por desbloquear la operación.



Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine