05 de octubre de 2015
05.10.2015
Baloncesto
Valencia Basket 10077Tenerife

 

Sensaciones placenteras

El renovado Valencia Basket demuestra su poderío en el partido de presentación frente al Tenerife antes de su estreno en la liga

05.10.2015 | 01:15
Sensaciones placenteras

A menos de una semana para el inicio de la Liga ACB, el Valencia Basket da signos de estar listo para entrar en combate. Suma sus últimos seis partidos de pretemporada por victorias, lo que no es ninguna trivialidad. La última, anoche ante el Iberostar Tenerife en el partido de presentación. El público que abarrotó La Fonteta „otro signo de que las cosas van bien en la familia «taronja»„ se lo pasó en grande con su equipo, remozado en más de un cincuenta por ciento. Pese a su nuevo proceso de renovación, entrenador incluido, el proyecto tiene tan buena cara como la que ofrece el recinto de la Font de Sant Lluis desde la pasada semana, repintado de naranja, blanco y negro. No hay resquicio en el Valencia Basket para el olor a rancio.

Las consignas del nuevo entrenador, Pedro Martínez, se ven, se sienten, en los movimientos del Valencia Basket sobre la cancha. Una defensa firme, con mucho trabajo bajo las canastas. El lema del club («Cultura del esfuerzo») aplicado al juego interior. Un homenaje constante al juego corporativo. A falta de lo que dicte la competición, la pareja Sikma-Hamilton no solo augura buenas tardes de puntuación, sino mucha resistencia en la retaguardia. El equipo está todavía en fase de rodaje, pero las piezas van encajando. No conviene, en todo caso, obviar el caché del rival de anoche. El Tenerife fue un «sparring» flojito.

El papel de Hamilton, ayer, resultó muy eficiente. Fue el máximo anotador del partido, con 16 puntos. No sólo eso. Sus estadísticas son muy halagüeñas: 88 por ciento de efectividad en el tiro. A su lado, Sikma firmó también una gran rentabilidad, aunque los puntos estuvieron muy repartidos.

Un repaso a las lineas del Valencia Basket invitan al optimismo. Más allá de la evidente fortaleza del juego interior, el equipo anda aparentemente muy equilibrado por los flancos y en la base. La dirección del juego tiene excelentes competidores (Van Rossom y Guillem Vives), lo mismo que en la parte exterior. El equipo ha ganado músculo con la incorporación de San Emeterio, que ayer mostró su capacidad de sacrificio en los dos últimos cuartos, especialmente. Con Lucic, Shurna y Diot „lesionado par el primer tramo„, el Valencia Basket apunta alto. Hay motivos para la ilusión.

Superiores desde el principio
El choque arrancó con ambos equipos acertados en el tiro pero la agresiva defensa local apagó rápidamente la inspiración visitante. Además, el Valencia Basket añadió a su puntería exterior la provechosa conexión entre sus dos interiores y el juego entre Luke Sikma y Justin Hamilton le permitió abrir brecha en el marcador (22-5, m. 6).

Javi Beirán despertó al Tenerife con un par de acciones al poste bajo y la entrada de San Miguel y Carter dio nuevas opciones al equipo de Alejandro Martínez, que pudo meterse en el encuentro pese a sus problemas para defender el juego abierto de su rival.

Con la ventaja local estabilizada por encima de los diez puntos, su defensa se relajó y entre Richotti y O'Leary pudieron alimentar el marcador visitante. En el otro aro, la facilidad anotadora de Shurna permitió al Valencia llegar al descanso con el marcador controlado (53-42, m.20).
El Valencia Basket volvió a abrir brecha en la reanudación y lo hizo con la misma fórmula que en el arranque: una defensa intensa que ahogaba al Tenerife y la productiva conexión entre Sikma y Hamilton, imparables para los visitantes (64-44, m.23).

White logró poner en marcha a su equipo con sus asistencias pero apenas le dio para evitar durante unos minutos que su desventaja siguiera creciendo y esta vez ya no logró meterse en el encuentro.

Sus porcentajes se redujeron y el control del rebote del conjunto local en su canasta le dejó sin segundas opciones. Además, el acierto en el tiro de Shurna, fruto de nuevo de la buena circulación, llevó la ventaja local hasta la frontera de los treinta puntos (82-53, m.30).

Con el partido ya completamente decidido, el Tenerife pudo maquillar su derrota y el Valencia, que de nuevo volvió a relajarse en defensa, superar la barrera de los cien puntos y cerrar su pretemporada con su sexta victoria consecutiva.

El sábado por la tarde, el Valencia Basket visita al Real Madrid en el inicio de la Liga ACB. Hay ganas en la afición «taronja» de que empiece la temporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine