22 de noviembre de 2015
22.11.2015
Pilota

Lo que pudo ser y no fue

Valencia acogió a finales del siglo XIX una fuerte apuesta por la pelota vasca que no obtuvo el premio esperado

22.11.2015 | 04:15

­El 11 de marzo de 1893 fue inaugurado el Jai Alai de Valencia, un majestuoso frontón, como todos los construidos a finales del siglo XIX por las principales ciudades españolas. Al día siguiente, según relata Jesús Azurmendi, ex pelotari e historiador de la pelota vasca en uno de sus múltiples trabajos, El Mercantil Valenciano daba cuenta del gran acto social. Destacaba la presencia en los palcos principales del sexo femenino. Las mujeres no pisaban los destartalados trinquetes valencianos. La pelota vasca lo primero que hizo fue pensar en ellas. El partido inaugural lo protagonizaron Muchacho y Tandilero contra Irún y Cosme. Aquel edificio que albergaba más de seis mil asientos solo se llenó a rebosar con algún mitin republicano protagonizado por Blasco Ibañez.

En una nueva etapa se dio opción a las mujeres deportistas, algo realmente revolucionario para la época. Se intentaba con ello atraer a más aficionados. El domingo 18 de julio de 1897 fue presentado el cuadro de señoritas pelotaris con un partido inaugural que enfrentó a Chiquita de Valencia y Vivita, azules, contra Excelsior y Chiquita de Murla. El frontón se llenó y el cronista del diario Pueblo dedicaba el día 19 de julio una poesía a las nuevas deportistas alabando que en la cancha se compenetraran en perfecto valenciano: «joc!, deixa-la!, vaig jo!»
Las mujeres apenas se anunciaron durante un mes. Y el Jai Alai fue decayendo inexorablemente. Jugaron partidos a frontón valenciano, con pelota de 50, tiempos de Botín, El Llargo, Perolero, Alegre, Goiburu€ y la pala tuvo cierta actividad con el expresidente Jacinto Quincoces, exfutbolista internacional. Pero vendido a trozos, su último reducto, una pequeña cafetería y un pequeño gimnasio, desaparecieron en manos de las inmobiliarias en 2005.

La apuesta más decidida de la pelota vasca en Valencia fue con el Frontón Valenciano, espectacular edificio proyectado por el arquitecto Francisco Javier Goerlich en General San Martín, 9, detrás de la Plaza de Toros. Estaba considerado en su tiempo como el mejor de España. Se jugó a cesta punta. Fue inaugurado el 12 de noviembre de 1933. Mil cuatrocientos espectadores cómodamente sentados, calefacción incluida y marcadores electrónicos, presenciaron el duelo que enfrentó a Miguel y Berruezo , vencedores, frente a Azcue y Guisasola. Jugadores de pelota valenciana optaron por el «glamour» de la cesta punta: Lloco II, Guara, Guareta, Selfa, Linares, Fidel€Algunos tuvieron fama mundial y jugaron en México, Cuba, Florida, Italia€ La cancha medía 60 metros de larga.

Cerró sus puertas de manera definitiva en 1946. La pelota vasca, esta vez a raqueta y con señoritas, se mantuvo de manera profesional en Valencia hasta 1955, fecha en que cerró el frontón Chiqui inaugurado trece años antes y situado en la calle Russafa número 5. Después, a finales de los años sesenta se inauguró el Eder Jai de Benidorm en el que se acabó jugando a pelota valenciana y escenario del mítico duelo entre Genovés y Martinicorena. Hoy es un templo de culto de los Testigos de Jehová.

Foios y Massalfassar, en ventaja
Palanca Foios que se impuso ayer a Quart de les Valls por 70 a 20 en la partida de ida del Interpobles de Galotxa. En Massalfassar el equipo local se ha impuesto a Ovocity El Marquesat por 70 a 35. En la semifinal del Savipecho, Francés, Félix y Hector II ganaron a Santi, Héctor y Monrabal por 60 a 50.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine