02 de enero de 2016
02.01.2016
Entrevista

Pablo Andújar: «Sin el Open, los niños tendrán que ir a Barcelona o Madrid a ver tenis»

"Perder el torneo de Valencia supone un paso atrás para el tenis base", dice el jugador, valenciano de adopción

02.01.2016 | 04:15
Pablo Andújar: «Sin el Open, los niños tendrán que ir a Barcelona o Madrid a ver tenis»

Tenista. Una lesión en el codo amargó el último tramo de un dulce 2015. Pablo Andújar (Cuenca, 29 años), número 64 del ranking, ya tiene preparadas las maletas para el Open de Australia, donde debe comenzar a recuperar su mejor nivel. Le hará falta para luchar los Juegos de Río.

¿Cómo valora 2015?

Ha sido un año con muchas partes positivas y una última parte que más negativa, en la que, con la lesión, me he visto muy mermado. Ha habido momentos de jugar mi mejor tenis y después, a partir de esa lesión, ha venido cierta sensación de incapacidad. Me quedo con los momentos buenos para tratar en 2016 de recordar esos momentos sobre la pista, aunque es difícil recuperar eso en un corto plazo de tiempo.

Habla de momentos buenos, ¿cuáles fueron los mejores?

La final del Godó fue muy buena (perdió ante Nishikori), como la tercera ronda de Rolland Garros. En general, hasta que me lesioné hubo meses muy buenos, a pesar de lo que pasó en la Copa Davis (el conflicto con la federación por la elección de Gala León como capitana). Me encontraba muy cómodo en todas las superficies y en Wimbledon gané dos partidos, algo que nunca había conseguido.

¿Está totalmente recuperado de la lesión?

He estado mucho tiempo y ahora empiezo a ver la luz. Ya no me molesta. Es el tendón del codo y es una zona que los tenistas usamos en cada golpeo, por lo que tengo que ir con mucho cuidado. A veces me vienen dolores, pero los profesionales de esto me dicen que es normal y que tengo que convivir con ello. Tengo que olvidarlo, pero después de una lesión de tanto tiempo cuesta quitarte ese lastre.

¿Algún reto para 2016?

El objetivo es que no me duela, y luego, cuando juegue y disfrute, recuperar el mejor nivel.

¿Cómo afronta el inminente Open de Australia?

Estoy entrenando duro, pero no tengo unas aspiraciones muy altas por el tema de la recuperación de la lesión. Es el primer Grand Slam, un torneo especial y muy importante, pero no deja de ser un momento poco idóneo para mí.

¿La dictadura de Djokovic sobre la pista continuará este año?

Está jugando muy bien y está marcando las diferencias, pero creo que Nadal va a jugar mejor este nuevo año. Rafa sigue confiando en su juego y tiene muchas ganas de quitarle el cetro a Novak. Dará mucho que hablar en 2016.

¿Hay algún jugador revelación que rompa el panorama actual?

Me cuesta pensarlo, porque los tenistas que hay ahora son muy buenos. Diría Murray, pero él ya está dentro de los cuatro fantásticos (Djokovic, Nadal, Federer y Murray). Me cuesta ver a Berdych o Nishikori en las finales de los Grand Slam y ganando a Novak o a Rafa.

¿Regresará el equipo español a la élite del tenis mundial?

Después de todo lo que hubo con la Federación, creo que los jugadores estamos muy unidos y todos queremos llevar a España a la Primera División, es el reto de este año y creo que así va a ser. Se vio en Dinamarca que estamos muy unidos, y en Rusia, donde con muy poco tiempo se comprobó que los compañeros ayudaron al equipo. Estamos en el camino y estoy convencido de que volveremos.

¿Sueña con jugar en los Juegos Olímpicos de Río?

Estando como estoy y teniendo España los jugadores que tiene, es muy complicado, pero es obvio que me hace mucha ilusión. Sólo el hecho de participar y ser integrante del equipo olímpico español sería un honor. Sería los primeros Juegos en los que estaría. A pesar de que a los tenistas les hace más ilusión un Grand Slam, yo, como español y como deportista, sueño con ir a unos Juegos.

¿Valencia echará de menos su Open de tenis?

Se va a notar, porque supone dar uno o dos pasos hacia atrás. Es una pena que se haya cortado, cuando había ayudas de las instituciones públicas y privadas, no sólo para el tenis y los tenistas valencianos, sino para el tenis de base, que lo va a sufrir. Poder vivir en directo el tenis profesional, que los niños puedan ver a sus ídolos a unos metros, ayuda a que los chavales quieran jugar y vivir el tenis, y quizá apuntarse a una escuela de tenis. El que pierde es el tenis. No se ha podido llegar a un acuerdo con las instituciones públicas y es una pena. Los niños tendrán que ir ahora a Barcelona, como cuando yo iba a ver el Godó, o a Madrid para ver el tenis en vivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine