20 de enero de 2016
20.01.2016
Baloncesto
Valencia Basket 7292Limoges

 

El Limoges convierte al Valencia Basket en terrenal

El conjunto «taronja» cosecha su primera derrota de la temporada en un partido donde fue superado por el Limoges - Los valencianos se quedan sin pleno y ponen fin a una racha que queda anclada en 28 victorias consecutivas

20.01.2016 | 00:31
El Limoges convierte al Valencia Basket en terrenal

Se acabó. Conforme se apagaron ayer los focos de la Fonteta y el reloj marcaba el final del choque todavía había quien no asumía lo que había ocurrido. Es normal. Desde el 10 de septiembre el Valencia Basket no sabía lo que era sentir el regusto de la derrota. Ayer lo vivió en sus carnes y ante su afición. Un Limoges mejor, supo afrontar mejor el partido que los taronja que, con un escenario que no esperaban, se vieron sobrepasados durante todo el partido y bajaron los brazos en el último cuarto para caer de una manera contundente.

Llegó el día de mirar a la derrota a los ojos con naturalidad, aunque bien es cierto que puestos a elegir hubiera sido mejor en otro escenario y de otra forma. Si durante esta campaña las virtudes han sido, y siguen siendo muchas, lo cierto es que ayer las caras largas y de desánimo en los últimos compases y la frialdad desde el banquillo no fue la imagen que debe dar un equipo que aspira a todo. Habrá que apelar a que fue un mal día, pero puestos a perder el sentir era que se podría haber hecho de otra forma. En cualquier caso, el 19 de enero, debe ser marcado para corregir errores y ojalá para quitarse esa presión interior que, aunque el equipo ha sabido mantener aislada, flotaba en el ambiente.

La derrota da, además, otra perspectiva a este Last 32 de la Eurocup ya que, si en caso de ganar el panorama se podría haber finiquitado la próxima semana, ahora todos los conjuntos del grupo tienen sus opciones. El Valencia Basket está obligado a arrancar en Limoges o Salónica una victoria para mantener intactas sus opciones.

Mal inicio de partido
Ya el arranque del partido fue frío para los de Pedro Martínez. Con poca intensidad en el juego, el Limoges se mostró más ordenado en la cancha y sobre todo con un mayor acierto que los taronja. De esta manera, la canasta inicial de Sato, el Valencia Basket fue por detrás en el marcador durante todo el primer cuarto. Bajo la dirección del alemán Schaffartzik el Limoges encontró una vía para anotar a lo que se unió un inspirado Traore que superó a Hamilton en la pintura. De esta manera los franceses con tres triples anotados pusieron un inquietante 13-21 en el marcador. Los valencianos solo tuvieron en Sato la capacidad de respuesta. Pese a ello el centroafricano ya no volvería a jugar. En el segundo cuarto el choque tomó un giro distinto en su inicio. La entrada de Vives en la pista junto a Dubljevic en la pintura impulsaron a los de Pedro Martínez. El acierto desde el triple hizo su aparición, y precisamente uno de Rafa Martínez colocó a los taronja con su máxima ventaja en todo el partido (32-27). Cuando el choque parecía caminar en la dirección que querían imponer los taronja, McCalebb tomó el timón de los suyos y con dos acciones de dos más uno sobre Diot revertió de nuevo la situación en favor de los suyos (34-37). Pese a que los franceses eran mejores se llegó con el marcador igualado al descanso (44-44).

Sin reacción tras el descanso
Fue un espejismo de cara a la segunda parte porque al contrario de toda la temporada, el Valencia Basket ofreció su peor versión tras el paso por los vestuarios. La concepción y el control del juego fue claramente favorable a los de Vujosevic que se topó con un Valencia Basket flojo en la dirección, con falta acierto y conforme pasaban los minutos daba la sensación de no creer en poder revertir una situación que en lo numérico aún le daba vida de cara al último cuarto (58-65).

Los últimos diez minutos enterraron cualquier atisbo de reacción y el Limoges se encontró con un partido plácido y un paisaje que nunca habría podido soñar. Con una defensa de mucha intensidad y muchas veces ayudado por la permisividad arbitral, el Valencia Basket se encontró además con triples de los que hacen daño, en la bocina, y que mermaron a nivel mental de manera fulminante a los taronja.

Un estelar Boungou-Colo con pleno en los triples (cinco de cinco), se gustó en el parqué de una Fonteta resignada a ver la primera derrota de los suyos. Los minutos restantes sirvieron para ampliar la renta que dejó el primer traspiés de la campaña.
Toca levantar de nuevo la cabeza. La nueva página se abre con el duelo del Palau del domingo. La sonrisa debe volver..

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine