01 de marzo de 2016
01.03.2016
Baloncesto

Un segundo que vale un partido

A lo largo de su historia, el equipo «taronja» ha sufrido reveses y alegrías gracias a una agónica canasta en las últimas décimas de partido que ha marcado, en muchos casos, toda una temporada

01.03.2016 | 04:15
Un segundo que vale un partido

El Valencia Basket se quedó el pasado domingo con el amargo sabor de una derrota que parecía lejana tras una gran acción de Diot a falta de solo un segundo y tres décimas para acabar el partido. El desenlace ya es de sobra conocido. Sergio Llull se inventó un triple de esos que casi nunca entran desde veinte metros y que, además, deja sin respuesta alguna al rival.

El club taronja, tanto en su periplo en la liga española como en Europa, ha vivido tanto la cara como la cruz que suponen estas acciones geniales, inesperadas y emocionantes.

Es en los Playoffs donde el Valencia Basket ha salido más mal parado en la historia reciente. Precisamente Llull anotó un triple sobre la bocina en el tercer partido de las eliminatorias de la pasada temporada, que implicó la victoria del Real Madrid por 100-103. Un año antes, también en la Fonteta y ante el Barcelona, una canasta de Tomic en el segundo partido de la serie y, sobre todo, un triple de Marcelinho Huertas en el quinto encuentro apeó a los taronja de la lucha por la liga en las semifinales en el último segundo. Más atrás en la historia queda una acción del jugador del Unicaja Dowdell, que en la campaña 2009-10 en otros Playoffs revirtió el factor cancha con una entrada a canasta en el suspiro final.

El triple de Rafa Martínez al Barça
En liga regular, el conjunto de la Fonteta ha sumado victorias con recorrido histórico. Una de las que más resonancia tuvo fue la acción de Rafa Martínez en la campaña 2009-10 cuando con siete décimas por jugar asestó un lanzamiento de tres puntos letal desde la esquina al Barcelona que hizo estallar de júbilo el pabellón valenciano.

En la campaña 13-14, Justin Doellman culminó con un alley-oop un ataque taronja para ganar en Vitoria. Un año antes, un triple del francés Lauvergne en Manresa a una décima para el final dio la victoria al Valencia Basket. Mismo desenlace se dio en Sevilla entre las temporadas de 2001 y 2003 con canastas finales de Rodilla y Abbio.

Esa liga regular también ha dejado sinsabores. En la pasada campaña, Jordan de Gipuzkoa Basket definió el choque mientras que en la Fonteta todavía se recuerda el palmeo de Tillie para Murcia en la 2012-13, o un triple lejano de Ordín para el Granada en la 2005-06.
En Europa, esta misma campaña, Guillem Vives culminó con un triple en la bocina la victoria del Valencia Basket en Alemania ante el Ratiopharm Ulm. De la misma forma Savanovic culminó el choque ante el Olimpia Ljubljana en la Fonteta en partido de Euroliga de la campaña 2009-10. Con suerte distinta acabó un choque ante el Khimki en Moscú en la temporada 07-08, donde Ponkrashov selló la derrota taronja con un triple desde nueve metros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine