31 de marzo de 2016
31.03.2016
Integración social

La carrera que rehabilitó a Jairo

A sus 18 años, Jairo ha dejado las drogas para fichar por el Cárnicas Serrano gracias a la ayuda de David Serrano

31.03.2016 | 04:15
La carrera que rehabilitó a Jairo

La Fundación Diagrama y el club Cárnicas Serrano llevan a cabo un taller de atletismo con una veintena de menores en riesgo de exclusión social

­«Un día vi que volvía a dejarme tirado y me fui a su casa, en pantalón corto y zapatillas. Su madre me abrió la puerta, fui a su cuarto, lo saqué de la cama y nos fuimos a correr». David Serrano es el hermano mayor que nunca tuvo Jairo Civera. Y es que la vida de este joven de Meliana, de 18 años, ha cambiado drásticamente desde que David le obligó a calzarse las zapatillas.

Jairo, el menor de 13 hermanos de una familia desestructurada, pasó casi cuatro años en centros de menores por culpa de sus problemas com la justicia y su consumo de drogas. Ahora, gracias a la insistencia de David y del taller de atletismo del programa que lleva a cabo la Fundación Diagrama junto al club Cárnicas Serrano, no sólo se ha rehabilitado, sino que se ha convertido en el estandarte de esta iniciativa para la integración social de menores en riesgo de exclusión, así como en una de las esperanzas del atletismo valenciano.

De hecho, Jairo es ahora el ejemplo a seguir para la veintena de jóvenes que cada semana, de la mano de David, entrenan en las pistas del viejo cauce del Túria mientras cumplen con su libertad vigilada como consecuencia de haber cometido delitos penales.

«Al principio no iba, se me hacía muy pesado. Ahora nunca fallo. Mientras corres se te van las ganas de hacer maldades, y me veo mejor, más centrado. Te da para pensar en tus cosas y maduras. Además, me lo paso muy bien con los compañeros y cuando ves que ganas carreras y lo haces bien te entran todavía más ganas», analiza Jairo, uno de los protagonistas ayer en la presentación del convenio de colaboración entre Diagrama y Cárnicas Serrano. «Estuve unos años en un centro de Monteolivete y en una casa de acogida en El Puig. Ahora veo lo que he avanzado y me siento muy orgulloso y agradecido a David, el hermano mayor que nunca tuve. Quiero dedicarme a atletismo „practica las pruebas de 800 metros y 1.500 metros„ y, si no, encontrar trabajo. Ojalá un día pueda ir a los campeonatos de España, un Europeo o los Juegos Olímpicos, es un sueño», concluye el atelta Jairo.

«Era un chaval sin motivaciones»
David Serrano lleva más de veinte años corriendo y atendiendo a los jóvenes en exclusión social. «Propuse crear un taller de atletismo para ayudar a estos chavales en centros de menores, porque a los chavales no les gusta correr por correr, pero sí el atletismo. Me costó mucho sacarlo adelante, pero ahora, cada semana, en turno de mañana y tarde, quedamos y entrenamos varias disciplinas», explica Serrano. «El caso de Jairo es el estandarte de esta idea. Era un chaval sin motivaciones, al que habían echado de todos los colegios, que consumía drogas y que al principio me veía como un educador social más que venía a decirle lo que tenía que hacer. Pero a Jairo lo que le gusta es poder elegir. Poco a poco la humildad llegó a su rostro, pero costó mucho, porque tuvo que romper con su pasado, su entorno. Tiene cualidades para correr y ahora es uno más del club», indica Serrano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine