27 de julio de 2016
27.07.2016
Torneo

"En el Cotif sólo hubo una reacción pacífica y espontánea de unos niños refugiados"

La retirada de Marruecos del torneo juvenil de fútbol es calificada de «absurda» por la federación de ayuda a los saharauies

27.07.2016 | 04:15
Parte del equipo de los niños de la selección saharaui, durante el descanso de su primer partido de la competición.

La retirada de la selección de Marruecos sub-20 del torneo de fútbol del Cotif causó ayer sorpresa en los colectivos vinculados al pueblo saharaui de la Comunitat Valenciana. «Estamos hablando de deporte y de ilusiones. No se puede primar un conflicto político a un torneo de fútbol. Es una reacción kafkiana, absurda», asegura la presidenta de la Federació d'Associacions d'ajuda al Poble Saharaui, Lola Claramunt. La presencia de un equipo de niños refugiados saharauis en el torneo, que participan en categoría alevín, y sus protestas pacíficas ante la delegación alauíe en el acto inaugural, llevó a esta última a tomar la decisión de abandonar el campeonato antes de disputar su primer partido.
La exhibición de una bandera de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en la grada, durante la inauguración, y la decisión de los niños asilados de sentarse y dar la espalda a los marroquíes cuando sonaba su himno, provocaron la firme resolución del combinado norteafricano. La delegación marroquí ya había pedido a la organización no coincidir con ninguna selección vinculada al Frente Polisario, grupo de liberación nacional del Sahara Occidental (Estado que no es reconocido por Marruecos, que controla gran parte de su territorio) en cualquier espacio público en un acto oficial para evitar, precisamente, cualquier manifestación política. «Los niños saharauis viven exiliados por el conflicto marroquí. Su reacción fue espontánea y lógica porque lo maman de pequeños», añade Claramunt, que a través de la federación trabaja en la acogida de estos niños, que viven en campos de refugiados en el Tinduf (Argelia). En total, unos 150 pasan las vacaciones en Valencia y 16 participan en el Cotif.

La ONG CuCop (Cultura i Cooperació) fue la que gestionó su participación en la competición. «La protesta surgió de una forma espontánea. Son niños. Hemos intentando mediar, no buscábamos ofender al torneo», explican desde esta asociación.

Conocida la reacción de la selección de Marruecos, la delegación saharaui intentó mediar con la organización para que los alauíes no abandonasen el torneo. El comité organizativo del Cotif sabía de la dificultad de lidiar con el problema, pero quiso mostrar su solidaridad con el conjunto llegado de los campos de refugiados de Tinduf y que están en territorio valenciano dentro del proyecto de «Vacaciones por la Paz». Además,no consideró la inauguración como un acto oficial, sino «simplemente festivo». Es por ello que, viendo todo el apoyo que el comité organizador había mostrado por los jóvenes refugiados, los representantes del Sahara mostraron su voluntad de intentar una «entente» para rebajar los ánimos y que ambas selecciones se diesen cita en el campeonato. Sin olvidar, claro, que Marruecos debía jugar el torneo sub-20 (el realmente importante, con relevancia mundial y que este año disputan selecciones como España, Argentina, Estados Unidos, Costa Rica o México), mientras los niños saharauis se dan cita en el campeonato alevín que tiene lugar en los campos aledaños. La organización recalcó que en ningún momento se iban a encontrar en el terreno de juego.

Levante-EMV intentó, sin éxito, ponerse en contacto con el cónsul de Marruecos en Valencia para conocer su opinión. Si que lo hizo con el excónsul en la ciudad Abdelaziz Jatim, que se limitó a decir que es un tema «muy delicado».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine