01 de agosto de 2016
01.08.2016
Pilota

Homenaje a uno de los grandes de la historia

La Sociedad Pelotari, club con el que firmó el primer contrato rendirá tributo a Grau, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos

01.08.2016 | 04:15
Grau, junto a Núñez, en la cancha de Godelleta, en 1993.

José Vicente Grau, (Valencia, 6 de abril de 1968) se colaba en las partidas de Pelayo atraído por aquel ambiente de apasionadas ovaciones colindantes a su casa, en la calle Convento Jerusalén. Sus mejores amigos eran, Tino, Pedro, Peluco, Serrano, Pastor, Solaz, Castilla, Alsina, Rafa? Todos admiraban el juego de Fredi y escuchaban embelesados las historias del maestro Rovellet. Aquella fue la última de las generaciones que surgió entre las paredes del recinto inaugurado en 1868.

De entre todos ellos destacaba un esbelto chaval, enjuto de carnes pero que se movía como pez en el agua y entraba de «volea» con ambas manos como no se había conocido nunca. Aquel chaval subió rápidamente hasta las cumbres, alcanzar los máximos honores y compartir con Sarasol II el puesto principal en el escalafón de los «mitgers».

Grau era un pelotari de otra galaxia porque sólo él era capaz de restar desde el nueve de «volea» de izquierda raspando muralla y lanzar la pelota a la galería frontal entre el delirio general de una afición entregada a su juego y carisma.

Su primer contrato
El 12 de marzo de 1989 Grau estampaba su firma que le comprometía con la Sociedad Pelotari de Godelleta, presidida por Enrique Latorre para jugar el trofeo El Corte Inglés, todos los sábados desde el 1 de abril al primer domingo de agosto de aquel año por un total de 300.000 pesetas, más una prima de 25.000 pesetas en caso de conseguir el título. Un año después se organizaba el primer Open de Galotxa y sus emolumentos se dispararon hasta cobrar 50.000 pesetas por partida más las correspondientes primas, gracias al patrocinio de Distribuciones Atalaya. Desde su juventud hasta su retirada nunca faltó en el Trofeo Moscatel, el decano de la modalidad de Galotxa.

Todos conocen la carrera deportiva de Grau: es el único «mitger» campeón individual. Ha conquistado todos los trofeos importantes y a nivel internacional, campeonatos europeos y mundiales y el reconocimiento al mejor jugador del mundo en 1998 así como la sincera estima de todo el planeta pelotístico.

El próximo sábado recibirá en Godelleta el tributo de una afición que le adora. Habrá partida de veteranos con Cervera, Sarasol II, Peluco, Pedro y otros ex compañeros y partida grande, entre cuatro «mitgers» de lujo: Félix y Tomás, contra Jesús y Javi. Todo ello gracias a la colaboración de empresas como Aire Interim y Cajamar y del Ayuntamiento de Godelleta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine