15 de enero de 2018
15.01.2018

Las niñas que arrollan a los niños en el fútbol

El Valencia CF Féminas Alevín A es líder de la liga masculina con todos sus partidos ganados y sólo 3 goles en contra - «Son disciplinadas, tienen más ganas que nadie y además, juegan muy bien al fútbol», explican los responsables del equipo

15.01.2018 | 19:40
Fotos: MAO
Las niñas que arrollan a los niños en el fútbol

«Cuando las veas el domingo, te darás cuenta: el fútbol femenino está cada vez más cerca del masculino». La advertencia es de Sergio Fernández, coordinador del fútbol femenino de la Escuela del Valencia CF, con 10 equipos a su cargo. Siete juegan en ligas femeninas y tres de ellos, en masculinas. Sergio se refiere al partido del Alevín A, líder de su grupo con todos los partidos ganados, pese a que el es único equipo del grupo formado íntegramente por chicas . Cuenta todos sus encuentros por victorias: 10 de 10. Suma 62 goles en contra y sólo ha encajado 3. «El año pasado, el equipo ganaba por goleada en la liga femenina. Decidimos que jugase en la masculina», asegura Sergio. Lo mismo ocurre con otros dos equipos femeninos del Valencia. Si no juegan contra chicos, sus goleadas resultan humillantes y las futbolistas no evolucionan.
El VCF Féminas Alevín A sigue el paso del AEM Lleida, un equipo femenino que se alzó con el título de la Liga de Segunda infantil masculina el año pasado.«Es una forma de explotar su rendimiento, de sacar todo su potencial, ya que tienen que competir al máximo para ganar cada partido. Jugar contra equipos de chicos nos hace ser mejores y tener más tensión competitiva», explica Miguel Ángel Ortiz, entrenador del Valencia CF Alevín A. ¿Cuál es el secreto por el que un equipo de chicas va primero en un grupo de 14 equipos de chicos, todos de la misma edad? Es un hecho científico, irrefutable, que los hombres tienen más fuerza que las mujeres. Pero en la preadolescencia, esta máxima todavía no es tan evidente. «Las mujeres se desarrollan antes, tanto física como mentalmente. Así que, por cuestión de fuerza, a los 12 años, apenas se nota. Eso es más adelante. Y hay que tener en cuenta que las niñas alcanzan antes la madurez mental. Eso hace que asimilen mejor los conceptos del fútbol, en este caso», coinciden Sergio y Miguel Ángel, que han avisado a tres de las jugadoras (Ainhoa, Malena y María) para que estén presentes en la entrevista. No son las capitanas, ni las más mayores. Son las tres que mejores notas han sacado. Un síntoma claro de la importancia de la responsabilidad en la pirámide de prioridades de la escuela que dirige Sergio Fernández. Ainhoa Alguacil, por cierto, es una de las perlas de la cantera. Una mediocentro fina, rápida y muy lista que va lanzada hacia la élite. No es la única del equipo que apunta a llegar algún día a jugar en la Liga Iberdrola.

Asumido que la fuerza no es un factor muy diferenciador para jugar al fútbol a los 12 años en un partido de chicas contra chicos, hacen falta, por tanto, más explicaciones. «La diferencia yo no la noto demasiado. Es, principalmente, una cuestión de espíritu competitivo. Le meten más ganas que el rival. El motivo de que seamos líderes es que son las que más concentradas salen al campo, las que mejor saben lo que tienen que hacer, las que más creen en ellas mismas. A lo mejor, la clave es no darle importancia a que son chicas y juegan contra chicos. Una vez empieza el partido, eso se nos olvida a todos los que estamos en el campo», explica Miguel Ángel. El coordinador, Sergio, va un poco más allá. «Nuestros entrenadores están muy bien formados. A las jugadoras les inculcamos los valores del aprendizaje y el esfuerzo, y por supuesto, tenemos un patrón de juego que cumplimos. Es un fútbol de asociación, de posesión, de llevar la iniciativa». A su lado, Ana Polo, la segunda entrenadora, asiente. Es la campeona de España junior de lanzamiento de martillo. «Has de transmitirles esos valores de exigencia y esfuerzo, pero a la vez han de divertirse. Y respetar mucho a la compañera. El compañerismo es un plus para entender por qué juegan como juegan».

Valencia y Levante, las referencias
En los 20 minutos de conversación, el fútbol, como tal, no ha salido apenas en la conversación. Pero es evidente que el VCF Féminas va por delante de sus rivales en cuestión en calidad de la enseñanza. Además, es el Valencia y las mejores jugadoras van a parar, tarde o temprano, a su escuela o a la del Levante UD, el otro vivero potente del fútbol femenino en Valencia. «Hacemos algún partido de captación y muchas vienen. Hay chicas que juegan en equipos de chicos, pero aquí tienen la ventaja de poder compartir vestuario con el equipo», explica Sergio. «Cada vez hay más nivel, además, porque las niñas empiezan a jugar antes, de más pequeñas. Tenemos equipos desde prebenjamines, así que la cantera cada vez es más fuerte. Ahora, si una niña le dice a sus padres que quiere jugar al fútbol, es como si le pide practicar cualquier deporte. Antes, no», explica Sergio. «En el alevín tenemos una base muy buena, porque muchas llevan mucho tiempo jugando. Ya no encuentras casi niñas que les guste el fútbol y no hayan jugado antes de los 12 años», añade. «Nuestro objetivo es formarlas para que lleguen a Primera», sentencia. El camino es mucho más expedito que en el fútbol masculino. Hay menos competencia.

¿Qué importancia tiene el aspecto táctico en el éxito del VCF Alevín A Féminas? Por supuesto, es un factor capital. «Nos centramos mucho en la táctica, claro. Enseñamos herramientas para que tengan superioridades en el campo: ocupar muy bien los espacios, elegir las opciones de defender o entrar al rival y, sobre todo, jugar rápido. Eso cuesta, por soltar la pelota a veces no es fácil. No sólo es recibir y tocar, hay que buscar opciones para jugar con mucho ritmo», explica el entrenador. La técnica se da por supuesta. «Aquí, a esta edad, todas saben jugar bien. En este equipo hay muchos recursos, hay mucha variedad. Todas saben jugar y todas las posiciones las tenemos bien cubiertas», completa Miguel Ángel.

Comentarios de los padres
La presencia del único equipo de chicas del grupo 6 de alevines en los campos ha provocado, alguna vez, el recelo de algunos o algunas padres. «En general, todo está dentro de la normalidad. Pero el año pasado, en el partido de fútbol 8 del campo de al lado, escuché un comentario de unos padres: ´¿qué hacen unas chicas jugando contra los chicos?´. A los 5 minutos marcamos un gol de falta y los padres se quedaron a vernos jugar todo el partido, al ver que las chicas competían de igual a igual. Y alguna vez, las madres de los niños del conjunto rival terminan animando a nuestro equipo en plan: ´vamos chicas´».

La próxima temporada, el Alevín A jugará en categoría infantil. Lo hará, también, en un grupo de chicos. Y serán uno de los equipos más temibles de su liga. Su última víctima, el Benimàmet, salió ayer goleado por 12 a 0.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine