08 de septiembre de 2015
08.09.2015
Obituario

Ruiz-Mateos, hombre de imperios y quiebras

El empresario, fallecido a los 84 años, controló hoteles, constructoras y un banco en la C. Valenciana antes de la expropiación del Gobierno en 1983

08.09.2015 | 04:15
Ruiz-Mateos, hombre de imperios y quiebras

Negocios y espectáculo. Llegó a ser el mayor entramado empresarial de España, compuesto por más 700 compañías y con una facturación de 350.000 millones de pesetas de las de entonces. Y, como tal, el imperio forjado durante décadas por José María Ruiz-Mateos también acumuló importantes negocios en la Comunitat Valenciana antes de que el Gobierno socialista de Felipe González se decidiera a expropiarlo

La expropiación en el año 1983 de Rumasa, fundada en 1961, marcó la vida del conocido empresario jerezano, amo del disfraz y famoso prófugo de la Justicia. Un golpe del que Ruiz-Mateos nunca se recuperó por completo „aunque logró poner en marcha un nuevo «holding» bajo el nombre de Nueva Rumasa„ y que supuso el inicio de todo un rosario de problemas judiciales, que le llevaron a estar varias veces prófugo de la justicia.

Tras hacerse cargo del negocio familiar de exportación de vino, Ruiz–Mateos decidió constituir Rumasa y pronto comenzó a comprar empresas en apuros y propiedades, aunque sólo 250 estaban operativas. Entre ellas figuraban Galerías Preciados, Loewe, bancos como el Atlántico, Banco de Jerez y Banca Masavéu, la cadena hotelera Hotasa y algunos inmuebles singulares como las Torres de Colón (Madrid). La expropiación por el entonces gobierno socialista haría del ministro de Economía Miguel Boyer su enemigo, a quien llegó incluso a agredir en 1989 y espetarle la famosa frase «¡que te pego leche!».

En el caso de la Comunitat Valenciana, el «holding» de la abeja se fijó rápidamente en el negocio del turismo, entonces en plena expansión, y en el municipio que ya entonces lideraba el sector, Benidorm. Allí llegó a contar con cuatro de los establecimientos más emblemáticos de la ciudad „Las Ocas, Los Dálmatas, Las Garzas y Los Pelícanos„ mientras que en Valencia fue propietario del emblemático hotel Rey Don Jaime. Unos hoteles que, tras el proceso de expropiación, fueron adjudicados a otros grupos y hoy siguen a pleno rendimiento.

Otra de las prioridades de José María Ruiz-Mateos fue la adquisición de entidades financieras, de las que luego lograba los créditos necesarios para seguir expandiendo su imperio. Así fue como en 1970 se hizo con el control del Banco Alicantino de Comercio, que sumó al Atlántico, el Peninsular, el Banco de Sevilla, el Murciano o el Industrial, entre otros. Y, como solía hacer, consiguió que creciera rápidamente hasta sumar 18 sucursales, una cifra notable para la época. También le construyó una nueva sede en la Rambla de Alicante, junto a la plaza de San Cristóbal. Tras la expropiación de Rumasa, la entidad alicantina acabó en manos de Banesto, que también fue intervenido justo diez años después.

Ruiz-Mateos „en tiempos de Nueva Rumasa„ también llegó a presentar una oferta por el Banco de Valencia a principios de la década de los noventa, cuando la entidad financiera valenciana estaba en manos del Banco Central de los Escámez. La oferta fue rechazada.

A los hoteles y el banco hay que sumar las delegaciones y establecimientos que otras compañías del «holding» de la abeja tenían en Alicante. Por ejemplo, Galerías Preciados, la promotora Construcciones Hispano-Alemanas, Marcol o Seguros Minerva, entre otras. Además, la familia Ruiz-Mateos también controlaba fincas en Picanya, Aldaia y Alicante, vinculadas con el Grupo Duhl o Clesa.

En plena crisis económica, Nueva Rumasa inició en febrero de 2009 varias emisiones de pagarés en empresas del grupo en las que garantizaba intereses de hasta el 12 %: las emisiones se convirtieron en un sistema de financiación piramidal y las compañías se declararon insolventes en 2011. En ese mismo año, la familia Ruiz-Mateos anunció la venta de la mayoría de las empresas de Nueva Rumasa (por el precio de un euro cada una de ellas) al grupo Back in Business, detrás del cual se encontraba el valenciano Ángel de Cabo, condenado por el caso Viajes Marsans. La familia se dividió tras la insolvencia de Nueva Rumasa. El exabogado de la familia Joaquín Yvancos, valenciano, ha afirmado que las causas de Nueva Rumasa pendientes tanto en la Audiencia Nacional como en otros tribunales «continuarán».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


¿Quiere darle visibilidad a su empresa en Internet?

Levante-emv.com cuenta con una sección de noticias de empresa de la Comunitat Valenciana donde su empresa no puede faltar.

Enlaces recomendados: Premios Cine