26 de julio de 2016
26.07.2016
Cortes

PP y PSOE facilitarán que CDC tenga grupo propio

Populares y socialistas rechazarán previsiblemente que En Marea y A la Valenciana se constituyan al margen de Unidos Podemos

27.07.2016 | 11:22

La Mesa del Congreso analizarán este miércoles los grupos parlamentarios registrados en la Cámara y todo apunta a que rechazará que En Marea y A la Valenciana puedan constituirse al margen de Unidos Podemos, pero sí facilitarán, con el voto en contra de Ciudadanos, que Convergència (CDC) constituya el suyo pese a no cumplir estrictamente con los requisitos que fija el Reglamento.

En su reunión de la semana pasada, la primera de la XII Legislatura, el órgano rector de la Cámara Baja acordó abrir un plazo, hasta las 20 horas de este martes, para solicitar la formación de grupos parlamentarios, peticiones sobre las que la Mesa resolverá este miércoles.

Se da por hecho que en esa reunión la nueva Mesa aceptará la creación de los grupos que hayan sumado al menos 15 diputados en las elecciones, condiciones que cumplen el PP, el PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem y Ciudadanos.

Pero también los que, aunque no lleguen a ese umbral mínimo, hayan logrado al menos cinco diputados y, además, reúnan el 5% de los votos a nivel nacional o bien un 15% en aquellas circunscripciones en las que se presentaron, una vía por la que accederán a tener grupo tanto ERC (con 9 diputados y el 18,17% de los votos en Cataluña), y el PNV, con cinco diputados y casi el 25% de los votos de Euskadi.

Caso distinto es el de CDC, ya que en los comicios de junio, aunque logró ocho diputados, no alcanzó el 15% de los votos en las cuatro provincias catalanas (quedó por debajo en Barcelona y Tarragona), y ni siquiera logró ese porcentaje en el conjunto de Cataluña (se quedó en el 14%), que había sido el argumento que esgrimieron PP y el PSOE en la Mesa del Congreso para permitirles formar grupo en enero.

En este escenario, CDC corría el riesgo de que, por primera vez en la reciente historia democrática, no contara con voz propia en Madrid, pero tanto el PP como el PSOE se han mostrado abiertos a que sus representantes en la Mesa del Congreso hagan una interpretación laxa del Reglamento y les faciliten tener grupo, lo que en su caso supone recibir más de 42.000 euros al mes. Ciudadanos, por su parte, rechazará esta opción.

En todo caso, pese a la predisposición de 'populares' y socialistas, los independentistas catalanes apelan a precedentes de anteriores legislaturas y recuerdan que el Tribunal Constitucional ya dictaminó que la Mesa del Congreso, como órgano rector de la Cámara, tiene margen para interpretar el Reglamento en lo relativo a la organización de la Cámara Baja.

En ese sentido, su objetivo es que sus porcentajes se interpreten como una media de las cuatro provincias, lo que les da el 15% porque de esa forma el 23,2% de Girona y el 22,6% de Lleida compensarían el 12,2% en Barcelona y el 13,7% de Tarragona.

Su abstención en la elección de la 'popular' Ana Pastor como presidenta del Congreso y el apoyo puntual de algunos diputados de CDC a los candidatos del PP y de Ciudadanos para las Vicepresidencias en ese órgano se ha interpretado como un 'gesto ' para favorecer esa interpretación flexible.

Por contra, quienes no parecen que van a correr la misma suerte son En Marea y A la Valenciana. Ambas coaliciones se han inscrito en el Registro del Congreso para poder organizarse de manera autónoma de Unidos Podemos, si bien el PP, el PSOE y Ciudadanos vienen insistiendo en que se opondrán a que tengan voces diferenciadas en la Cámara.

Su confluencia 'hermana' de Cataluña, En Comú Podem, también barajó registrarse como grupo, pero ante el previsible rechazo del PP, el PSOE y Ciudadanos, ha optado por unirse de partida a Unidos Podemos bajo el nombre de Grupo Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem.

Ahora, al igual que en enero, el argumento que esgrimirán los mayoritarios será que el Reglamento impide que diputados del mismo partido estén en grupos distintos, ni deja formar grupo a quienes no han competido separadamente en unos comicios.

Ante este escenario, los diputados de las dos confluencias tendrán dos días, hasta el viernes, para recurrir la decisión de la Mesa del Congreso, argumentando las razones que les ha impulsado a querer tener grupo, tiempo en el que también tendrán que decidir si se van al Mixto o se adscriben a alguno de los grupos existentes. Se trata de permitir a las confluencias el camino de vuelta a Unidos Podemos sin perder los derechos de los que disfrutan los grupos parlamentarios.

Eso sí, en el caso de A la Valenciana, los cuatro diputados de Compromís que la integran tienen previsto repetir lo que hicieron en enero en caso de cosechar la misma respuesta negativa por parte de la Mesa, es decir, pasar a formar parte del Mixto.

Ventajas de tener grupo parlamentario

Tener grupo propio supone grandes ventajas políticas, económicas y de medios. Quien lo constituye tiene garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones; mientras que dentro del Grupo Mixto hay que repartirse tiempos de intervención y asientos en las comisiones.

En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos, pero en el Grupo Mixto todo ese 'pedazo de tarta' debe distribuirse a partes iguales.

En el plano económico, por ejemplo, durante la anterior legislatura las fuerzas políticas que se constituyeron en grupo recibieron en el Congreso una subvención fija de 28.597,08 euros mensuales y otra variable, en función del número de diputados componían el grupo, que ascendía a unos 1.645,49 euros mensuales por escaño.

Además, sólo habiendo conseguido grupo parlamentario propio se puede acceder al cobro de las subvenciones por envío gratuito de propaganda electoral durante la campaña. Y las ventajas se prolongan para las siguientes elecciones, porque los que ahora lo consigan tendrán opción a presencia en los futuros debates electorales y planes de cobertura informativa de los medios públicos.

CDC y PNV consiguen grupo en el Senado

Por otra parte, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y el Partido Nacionalista Vasco (PNV) finalmente han logrado registrar grupo parlamentario propio en el Senado gracias al préstamo de parlamentarios de otras formaciones, según han confirmado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Los nacionalistas vascos han recibido el apoyo del PP, mientras que CDC ha contado para poder registrarse con eis escaños prestados por ERC, Bildu, Coalición Canaria y la Agrupación Socialista Gomera.

Tanto CDC como PNV necesitaban reunir los diez senadores exigidos por el Reglamento del Senado para poder registrar un grupo ante la Cámara Alta. El PNV tiene seis senadores y ha negociado con el PP el préstamo de otros cuatro. Una vez el grupo reciba el visto bueno de los órganos de la Cámara, estos cuatro parlamentarios volverán al Grupo Popular para el resto de la legislatura, según han confirmado a Europa Press ambas formaciones.

El caso de CDC ha sido más complejo, ya que tanto PP como PSOE dijeron que no les cederían parlamentarios esta legislatura y Podemos también rechazó la posibilidad de prestar senadores. Pese a ello finalmente el grupo catalán ha conseguido registrarse como grupo propio. Lo ha hecho gracias a dos parlamentarios cedidos por ERC, según han apuntado a Europa Press fuentes de la Cámara, y los otros 4 de Bildu, Coalición Canaria y la Agrupación Socialista Gomera.

Este mismo martes, el portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, ha explicado que no facilitar la concesión de grupo a CDC tiene que ver también con una cuestión "de principios", después de que este partido se haya "refundado" como Partido Demócrata de Cataluña definiéndose como "independentista".

>strong>Las confluencias renuncian a tener grupo

Por su parte, Unidos Podemos y sus confluencias han renunciado a intentar dividirse en dos grupos y se han registrado en uno solo, aunque sin los dos senadores de Compromís --Carles Mulet y Jorge Navarrete--, que se integrarán en el Grupo Mixto.

Podemos se había planteado la posibilidad de pedir formar dos grupos parlamentarios diferentes, uno integrado por los senadores de la formación morada e IU y el segundo por las confluencias de Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana. Sin embargo, finalmente ha decidido no intentar esta opción, que ya le fue denegada la pasada legislatura, y registrarse en un solo grupo.

Con esto, el Senado estará integrado por seis grupos parlamentarios (PP, PSOE, Podemos, PNV, ERC y Partit Demòcrata Català), aunque aún deberán pasar el filtro de la Mesa de la Cámara, que se reunirá este miércoles para estudiar casa caso. Los senadores no adscritos a ninguno de los grupos registrados se integrarán en el Grupo Mixto, que se formará el jueves de esta semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook