22 de diciembre de 2015
22.12.2015
Sondeos y encuestas

Los comicios más difíciles de acertar

El alto número de votantes indecisos y la irrupción de nuevos partidos complicaron el pronóstico de los resultados a las empresas demoscópicas - Los partidarios de los partidos emergentes fueron fieles y evitaron el efecto del «voto útil»

22.12.2015 | 04:15

Muchos números y porcentajes se han barajado en los últimos meses para intentar pronosticar qué iba a ocurrir en los comicios electorales del pasado domingo 20 de diciembre. En el caso valenciano, la complejidad fue doble: a la volatilidad de la opinión pública se le sumó la unión de dos de los participantes „Compromís y Podemos„ en mitad de la carrera. Y esto, entre otros factores, provocó que las encuestas sobre la intención de voto de los valencianos acertaran más bien poco.

Como suele ser habitual, donde más se acercaron las estimaciones fue en los datos apuntados para los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE. Años de estudio y comparación del comportamiento de sus votantes en intención de voto y voto finalmente real, ayuda a estas empresas a pronosticar con detalle comportamientos futuros. Así, de las seis encuestas que se publicaron, cuatro acertaban los once escaños del PP y tres los siete del PSOE. La mayoría también pronosticó con acierto el porcentaje de votos que ha tenido Izquierda Unida-UP, que finalmente no ha obtenido el apoyo necesario para lograr el diputado por la circunscripción de Valencia.

Peor representados estuvieron Ciudadanos (C´s) y Compromís-Podemos, a quienes ninguna encuesta atinó el resultado. Si a la formación de Albert Rivera los sondeos le daban entre dos y cuatro escaños por encima del resultado final; la valoración de Compromís-Podemos estuvo 3 y 4 diputados por debajo de los 9 obtenidos la noche del 20D.

«Nunca ha habido una tasa tan alta de indecisos», justifica Ramón Marrades, investigador de la Universitat de València, quien destaca que en estas elecciones era complicado anticipar resultados. En los casos de Podemos y Ciudadanos, con quienes las encuestas fueron generosas, se han podido generar dos efectos: que el votante se sume a «caballo ganador» o que se relaje. Algo que también le podría haber ocurrido a Compromís, al que las encuestas «han infravalorado, como las elecciones pasadas».

Los partidos también fallaron
Las últimas encuestas que llegaron a manos de dirigentes de los dos partidos mayoritarios, horas antes del resultado final, también fallaron en su proyección y ambas dieron a Podemos el segundo puesto por delante del partido de Pedro Sánchez.

Como siempre, el sondeo más fiable para la C. Valenciana, fue el realizado por TNS Demoscopia para TVE y la Forta. Con 177.000 encuestas a pie de urna „sin indecisos de por medio„, acertó a 2 horas de los resultados, por el módico precio de 470.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook