22 de diciembre de 2015
22.12.2015

En el punto de mira de los inversores

La bolsa cae y la prima de riesgo se dispara mientras los expertos alertan sobre el peligro de la inestabilidad política - Los economistas muestran su preocupación por un posible gobierno que renuncie a cumplir los objetivos de déficit

22.12.2015 | 01:08
En el punto de mira de los inversores

Sin llegar a provocar una hecatombe en los mercados, la incertidumbre derivada del resultado electoral del 20 de diciembre se dejó notar ayer el parqué y en el comportamiento de las firmas de inversión hacia la deuda pública española. El Ibex-35 cerró con una caída del 3,62%, el mayor descenso desde finales de agosto, y quedarse en 9.365,80 puntos, un suelo que no se tocaba desde hace tres meses. Un hecho que, sin embargo, no es extraordinario. Desde 1993, la bolsa siempre ha reaccionado a la baja tras las elecciones. La última, tras la victoria de Rajoy en 2011, con una bajada del 3,48 %. Por su parte, la prima de riesgo, que a principio de mes se encontraba por debajo de los cien puntos, cerró ayer en 123 tras encontrarse en algunos momentos en 130.

«La incertidumbre nos pone en el punto de mira de los inversores. Es lógico un repunte. Y que dure unas semanas, pero no es nada que pueda corregir la formación de un gobierno razonable», apunta Javier Andrés, catedrático de Análisis Económicos de la Universitat de València.

El profesor, que evita el discurso «apocalíptico», advierte de que «la incertidumbre no es buena» en este «contexto de frágil recuperación». «La preocupación parece cierta. Hasta que no llegue un gobierno y luego se vea su duración es posible que se resienta la recuperación», vaticina.

Andrés apunta también sobre el peligro de un incumplimiento del déficit. «No es lo mismo incumplirlo en una o dos décimas que de forma superior. Lo más preocupante es si

existe un incumplimiento de carácter unilateral: que un gobierno anunciase la voluntad de incumplirlo», opina. En su opinión, eso provocaría una doble problemática. Por un lado, la «institucional», por lo que puede ser una imagen de «falta de fiabilidad». Y, segundo, porque «habrá que corregirlo más adelante».

Las reformas pendientes

En ello insiste también Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico en la UV y director adjunto de investigación del IVIE: «Algo que también me preocupa es que es incluso logrando un pacto de gobierno, hay una serie de restricciones a cumplir, como los compromisos de déficit público con Bruselas, que para mí deben ser sagrados, y que se les ve difícil encaje en las propuestas de los programas electorales».

«Se abre un escenario nuevo de consecuencias económicas impredecibles», apunta. «Un escenario en el que es difícil lograr un pacto estable para gobernar no es el mejor caldo de cultivo para la economía, ya que los mercados necesitan estabilidad política. Además, me preocupa la posibilidad de lograr consensos en materias claves, que son las reformas estructurales. Y reformas pendientes hay muchas: la fiscal, la energética, etc», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook