23 de junio de 2016
23.06.2016

El ministro de Educación hace campaña con la escuela concertada

Méndez de Vigo carga contra la conselleria por «abrir conflictos donde no los había» y Compromís replica que «al PP no le gusta que se fortalezca la enseñanza pública de calidad»

23.06.2016 | 04:15
El ministro de Educación hace campaña con la escuela concertada

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, aprovechó su visita de ayer al restaurado Colegio Mayor de la Seda de Valencia, para reunirse en un hotel con los líderes de las movilizaciones de la enseñanza concertada contra la conselleria de Educación del tándem Compromís-PSPV en un encuentro organizado por el PP de la Comunitat Valenciana (PPCV). Méndez de Vigo acudió a la cita escoltado por la cúpula del PPCV: Isabel Bonig, Eva Ortiz y Vicente Betoret, así como la diputada autonómica y exconsellera Mª José Català. El ministro justificó este encuentro a cinco días de las elecciones «porque en la C. Valenciana hay preocupación por la política que lleva a cabo la consejería de Educación y voy a llevarme una idea clara de lo que ocurre».

«La educación es probablemente la primera preocupación de los españoles porque de ella depende el presente y el futuro de nuestros hijos, por tanto la labor de los gobernantes es no crispar, no radicalizar, no introducir en la educación las posturas ideológicas, sino buscar acuerdos y consensos, y sobre todo escuchar a las familias y a los docentes, y eso es lo que he intentado hacer desde que hace casi un año estoy al frente del ministerio», dijo el noveno barón de Claret.

Un actitud que el ministro contrapone a la de su homólogo en la Generalitat, el conseller Vicent Marzà. «La manera de resolver los temas es buscar el consenso y evitar enfrentamientos, y creo que la política que sigue la consejeria de Educación de la Generalidad es especialmente la contraria, abrir conflictos allí donde no los había».

Méndez de Vigo subraya que «en estos momento que estamos, en mitad de una campaña electoral, es importante que los ciudadanos cotejen lo que proponemos unos y otros en los programas». En este sentido, incide en que «el PP propone un pacto nacional por la educación que se asienta fundamentalmente en el derecho y la libertad de los padres a elegir la educación de los hijos, una educación que sea de calidad y que ponga a los docentes en el centro del sistema».

Este gran acuerdo, que según el ministro es un clamor unánime „ «A mí me lo pide la gente por la calle, ¿Oiga, por qué no buscan ustedes un sistema educativo que dure 15 años?»„, sólo es posible «con aquellos que estén alejados de los radicalismos extremistas».

«Un mitín para agredir al Consell»

Desde Compromís, la diputada autonómica Isaura Navarro, considera «lamentable» que el ministro «utilice una reunión con la concertada para hacer un mitín con el fin de agredir al Consell, que lo único que está haciendo es fortalecer la enseñanza pública, algo que al PP y al Gobierno no le gusta».

Navarro defiende que la conselleria está tratando de «revertir los años de recortes del PP, tanto de aulas como de profesores, que ha sufrido la enseñanza pública». «El ministro olvida „concluye la parlamentaria de Compromís„ que la mayoría de valencianos ha elegido en las urnas que recuperemos nuestro derecho a tener una educación pública de calidad».

El ministro, por otro lado, criticó la alternativa de Marzà a la evaluación externa final de 6.º de Primaria que exige la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que conselleria ha sustituido por un informe individual de cada alumno realizado por los tutores. «Esa evaluación es necesaria y es positiva para los niños, y el decir que la van a hacer a su manera es una forma bastante extravagante de entender la democracia. En democracia las leyes hay que aplicarlas, la Lomce es una ley orgánica y tiene el mismo rango que el estatuto de autonomía y, por tanto, hay que cumplirla», resalta Méndez de Vigo.

Al encuentro con el ministro asistieron representantes de las dos grandes patronales autonómicas de la concertada, la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval) y Escuelas Católicas (Escacv), del sindicato USO y la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (Concapa).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook