23 de junio de 2016
23.06.2016
Análisis

Segunda oportunidad a los diez años del divorcio

Los partidos a la izquierda del PSPV pasan en menos de una década de la ruptura y la atomización a disputarle este domingo por primera vez la supremacía electoral al PP

23.06.2016 | 04:15
Segunda oportunidad a los diez años del divorcio

Dicen que el tiempo todo lo cura. Y si no lo hace en todos los casos al menos cauteriza heridas y disimula cicatrices. Casi una década después de la fractura y la atomización que provocó la complicada ruptura del primer Compromís, el espacio político valenciano situado a la izquierda del PSPV se dispone a disputarle este domingo, y por primera vez en la historia democrática, la supremacía electoral en la Comunitat Valenciana al Partido Popular.

Después de casi diez años, la mayoría de los protagonistas de aquella complicada separación siguen en activo, alguno de ellos con importantes responsabilidades al frente de las instituciones de la Generalitat o las Corts Valencianes.

Corría mayo de 2007. La hegemonía del PP era tan apabullante que acceder a las Corts con un 5% del voto se convertía en misión titánica. Para aglutinar a la izquierda e intentar resquebrajar el poder absoluto de los populares, Esquerra Unida y el Bloc, un partido que jamás antes había logrado representación en la Cámara autonómica, acordaron constituir Compromís pel Valencià, junto a Els Verds e Izquierda Republicana.

El resultado electoral de aquel primer Compromís quedó muy lejos de las expectativas creadas. Obtuvo el 8% del voto en las autonómicas de ese año y siete diputados, cinco de Esquerra Unida y dos del Bloc. La ruptura tardó menos de un mes en producirse. Apenas constituido el parlamento autonómico la coalición estalló. El detonante fue el nombramiento de representantes en el consejo rector de la entonces aún activa RTVV. Dos representantes de EU, integrantes de la corriente Esquerra i País y desconocidas entonces, Mónica Oltra y Mireia Mollà, decidieron aliarse con los electos del Bloc, Enric Morera y Josep Maria Pañella, para imponer a su candidato.

El 16 de julio la tensión se desborda. La dirigente de EU, Gloria Marcos, se desmaya en el hemiciclo antes de que su propio grupo la destituya como síndica. Ella y los otros dos diputados de EU, Lluís Torró y la hoy eurodiputada Marina Albiol, acabarán la legislatura en el grupo de no adscritos. Oltra pasa a ser la portavoz de Compromís. La reacción no se hizo esperar y Esquerra Unida también expulsa a Oltra y Mollà, hoy integrantes de Iniciativa del País Valencià, una de las tres patas que conforman la actual Coalició Compromís.

Reencuentro
Tras casi diez años de separación, Compromís y EU vuelven a caminar juntos, esta vez en compañía de Podemos, formación de nuevo cuño con poco más de dos dos años de vida.

Dos imágenes visualizan ese reencuentro. Una se dio el pasado Nou d´Octubre cuando la exlideresa de Esquerra Unida Gloria Marcos se acercó a saludar a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. Llevaban años sin hablarse.

La otra es más reciente. De la presentación de la coalición A la Valenciana, en la que se integran Compromís, Podemos y EUPV. Ricardo Sixto, que formaba parte de la dirección de Esquerra Unida que decidió expulsar a Oltra, sostiene el cartel con la imagen de la lideresa de Compromís. El tiempo esta vez sí ha curado la herida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook