28 de junio de 2016
28.06.2016

PSPV y València en Comú admiten que la subida del PP es un 'toque de atención' que obliga al tripartito a «reflexionar»

Joan Calabuig (PSPV) aboga por «centrarse» en gobernar para la mayoría - Peris (VLC) apuesta por asentar «las nuevas formas de hacer política» y Ribó (Compromís) apunta a la movilización de la derecha

28.06.2016 | 02:02
PSPV y València en Comú admiten que la subida del PP es un 'toque de atención' que obliga al tripartito a «reflexionar»

Joan Calabuig (PSPV) y Jordi Peris (València en Comú), socios de gobierno de Joan Ribó (Compromís), reconocieron ayer que el aumento de votos del Partido Popular debe hacer «reflexionar» al Gobierno municipal para «sintonizar mejor con los ciudadanos». Aunque Calabuig manifestó que el resultado electoral mantiene la estabilidad del equipo de gobierno, no eludió la necesidad de «abrir una reflexión que se concentre en gobernar para la mayoría y resolver los problemas de la ciudadanía». En este sentido, recordaba que las «prioridades» del gobierno municipal deben ser «la creación de empleo y la corrección de las desigualdades sociales para superar los grandes desequilibrios creados por el Partido Popular y luchar contra la pobreza», en una velada manifestación pública de que se han de resituar los puntales básicos del tripartito.

A nadie se les escapa que en las últimas semanas un tema como la prohibición del «bou embolat» en las pedanías y en la plaza de toros de Valencia ha vuelto a enfrentarles con Compromís, su principal socio de gobierno. De hecho, en el pleno de este jueves se augura tensión pues el PSPV quiere imponer la disciplina de voto para que no haya ninguna fuga. Tampoco han estado de acuerdo en cuestiones de movilidad, chocando abiertamente en el cambio de algunas líneas de la EMT o en la confección inicial de los presupuestos, que València en Comú llegó a calificar de «poco sociales». Cuestiones que han podido desgastar la imagen de pretendida unidad.

Calabuig no ocultaba ayer su insatisfacción por el resultado electoral aunque destacaba como nota positiva el crecimiento del PSPV-PSOE en Valencia ciudad, que ha obtenido 6.800 votos más, lo que le sitúa como tercera fuerza política y con un concejal más, si se extrapolaran los resultados del 26J a unos comicios municipales. Así, resaltaba la tendencia positiva de los socialistas en la ciudad de Valencia desde 2015 y agradecía la confianza que más de 76.000 valencianos y valencianas han depositado en el PSOE.  «Nos preocupa el incremento de votos del Partido Popular porque lo consigue desde una oposición debilitada por la corrupción, con concejales y asesores investigados y con la herencia de haber dejado el Ayuntamiento endeudado y cientos de proyectos paralizados en todos los barrios de la ciudad».

 La capacidad del Partido Popular de Valencia para llevar a sus votantes a las urnas ha marcado los comicios del pasado domingo. Algo que le ha permitido recuperar la hegemonía que ya se vislumbró en diciembre de 2015 y que se confirmaba medio año después, con 13.000 votos más, y que ayer era destacado por Joan Ribó. El alcalde incidía en ese dato para explicar lo sucedido el 26J. «El PP, a pesar de los casos de corrupción que le asedian, ha sabido movilizar a sus votantes tradicionales y hacer retornar a los que se abstuvieron o se habían fugado a otros partidos», apuntaba Ribó en su radiografía del día después. Tener a nueve de sus diez concejales imputados en el caso Taula no ha pasado factura al PP, vino a decir Ribó, quien además incidía en que la bajada de la participación en un -2,37% «no ha jugado a nuestro favor». La bajada en València ciudad ha sido superior al conjunto de la provincia (-0,55%) y de la C. Valenciana (-0,71%).

Jordi Peris coincidía con la autocrítica de Joan Calabuig, al reconocer que los resultados del 26J «son un toque de atención indudable, pero al mismo tiempo ponen en valor los resultados del 24 de mayo del año pasado que propiciaron el cambio en el gobierno de la ciudad». «Ahora comprobamos lo valioso y excepcional de aquellos resultados por los que vamos a seguir trabajando con mayor ilusión, si cabe, para asentar esas nuevas formas de hacer política,», razonaba el portavoz de València en Comú.

Gana la maquinaria del PP
Peris admitía que las expectativas de las fuerzas del cambio eran muy altas y son las que han llevado a una percepción que no se corresponde con los resultados. En su opinión, el aparato mediático y electoral del PP ha sido el gran triunfador de la última cita ante las urnas. «A pesar de los escándalos de corrupción, el Partido Popular resiste en Valencia, lo cual pone de manifiesto su potente maquinaria electoral y mediática que ha conseguido que cale entre la sociedad la campaña contra el cambio y las mentiras del miedo a la radicalidad», esgrimía. «Las encuestas han fallado porque los votantes del PP han mentido sobre su intención en todos los sondeos demoscópicos», espetaba. «Vamos a seguir trabajando con mayor ilusión, si cabe, para asentar esas nuevas formas de hacer política», aseguraba en un intento por mandar un mensaje de optimismo a sus votantes.

En ese punto, también coincidía Ribó, quien pese al inquietante incremento de votos para el PP, garantizaba que desde Compromís van a seguir trabajando «unidos, coordinados y con mucha energía para mejorar Valencia».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas