´Maestros´ de la conciliación

 
José María Gil y Javier Royo en la academia de la calle Ramón Llull.
José María Gil y Javier Royo en la academia de la calle Ramón Llull.  abelard comes

Centro de estudios Erasmus. Una academia de Valencia ha puesto en marcha un servicio para recoger a los niños a la salida del colegio, llevarlos a casa, darles la merienda y aportarles las enseñanzas que necesiten hasta que vuelvan sus padres. "No se trata de niñeras", dicen sus promotores, se trata de acompañamiento pedagógico.

JOSÉ PARRILLA VALENCIA La c0nciliación de la vida laboral y familiar se ha convertido en uno de los grandes problemas de las sociedades contemporáneas y no parece que las administraciones públicas den los pasos necesarios para resolver el problema. Está siendo la iniciativa privada la que está ocupando ese espacio cada vez con más intensidad, variedad de productos y profesionalidad. Erasmus, un centro de estudios con 18 años de experiencia, ha lanzado en Valencia una oferta "conciliadora" que permite a los padres contratar a un profesional para recoger a los niños del colegio, llevarlos a casa, darles la merienda y acompañarlos el tiempo que haga falta enseñándoles las habilidades o los conocimientos que más necesiten.
Para José María Gil, director de Erasmus, y Javier Royo, responsable de recursos humanos, se trata en realidad de avanzar en un terreno, el de la enseñanza, en el que cada día surgen nuevas necesidades.
Originariamente y también ahora, este centro de estudios se dedica a la enseñanza universitaria y la preparación de oposiciones. Y ha sido esa experiencia la que ha lanzado a Erasmus a dar los próximo pasos. Hace dos años lanzó "Enseñare, tu profesor en casa", que está dirigido a niños de ESO, primaria y bachillerato y que permite, en este caso a los padres, contratar clases particulares a domicilio con las materias y los horarios que más le interesen. "Y si algún adulto necesita por ejemplo clases de informática también se le dan", dicen.
En estos casos, Erasmus asigna siempre a los profesores mas adecuados -"a veces piden hombre o mujer si el alumno o los padres van a estar más cómodos"- y en caso de no estar satisfechos se cambia de docente. Con este sistema, cuyas clases cuestan entre 18 y 24 euros, ya han conseguido acumular hasta 80 ó 90 alumnos en un trimestre.
Consolidado este programa, el último paso que les quedaba por dar era el de ayudar a las familias no sólo en la enseñanza sino también en el acompañamiento. Facilitarles la vida. Así nace "Enseñare concilia", que ofrece cuidado de los niños -está pensado básicamente para infantil y primaria- con un trato "eminentemente pedagógico".
"No es una niñera lo que nosotros ofrecemos -precisan-. Lo que se ofrece es una persona, bien sean licenciados en Magisterio, Pedagogía o Educación Infantil, que recogen al niño en la línea de autobús o en el colegio, lo llevan a casa, le dan la merienda y lo acompañan hasta que vengan los padres desarrollando sus capacidades mediante juegos, haciendo los deberes, aprendiendo idiomas o reforzando las materias en las que tengan mayores dificultades".
Antes de contratar el programa, los padres tienen una entrevista con los técnicos de la empresa para diseñar las actividades y avanzar en el tema de la confianza, algo fundamental cuando se trata de una persona que va a entrar en casa.

Un servicio elitista
Según sus promotores, "Enseñare concilia" es un producto dirigido a clases medias-altas, pues se trata de un servicio muy especializado con un precio más elevado que "Enseñare, tu profesor en casa". Su presupuesto final se pacta según el trabajo, el tiempo y las actividades deseadas. "Es un trabajo muy selectivo y elitista", por lo que ha empezado a ser promocionado en determinadas zonas de la ciudad y urbanizaciones del entorno. De hecho, el ámbito de trabajo de Erasmus en todos sus productos supera la capital para abarcar toda su área metropolitana. Además del centro de Ramón Llull, 19, tienen otro en Burjassot.

Nacidos en la enseñanza universitaria

Erasmus empezó su periplo educativo prestando apoyo universitario a todos los estudiantes de carreras técnicas. "Mientras el resto de academias tenían 30 ó 35 personas en el aula, nosotros nos propusimos dar esas enseñanzas con un máximo de 8 o 10 alumnos", explica José María Gil, quien destaca de este programa la cercanía con el alumno y la precisión de los contenidos.
El siguiente paso fue preparar oposiciones para profesores de secundaria, primero en matemáticas y luego en el resto de las materias, siempre orientado preferentemente a las enseñanzas técnicas. Y finalmente vinieron las oposiciones para ingenieros de caminos, arquitectos técnicos etc., consolidando así el que es el eje principal de su actividad, la enseñanza universitaria. En este terreno se ha llegado al punto de ofrecer curcos personalizados a estudiantes, con total flexibilidad en horarios y contenidos. "Hay quien viene una semana antes del examen simplemente para eliminar dudas", comenta Javier Royo.

  HEMEROTECA
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad