05 de abril de 2015
05.04.2015
Accidente

Virués, un espeleólogo que prefería viajar sin guía

Uno de los dos españoles fallecidos viajó con su asociación de deporte de aventura - Tenía 41 años y era padre de dos hijos

08.04.2015 | 00:27

El español fallecido en Marruecos tras quedar atrapado en un barranco era presidente de una asociación de deportes de aventura desde el año 2000, con la que organizó el viaje al país africano con un grupo compuesto por nueve personas.

Gustavo Virués Ortega, de 41 años, casado, con dos hijos y residente en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera, era un espeleólogo experimentado.

Según han señalado a Efe fuentes de la familia, en el año 2.000 fundó la asociación Bahía Natur, especializada en deportes de aventura relacionados con el medio natural, como montañismo, kayak, escalada y alpinismo.

Sin embargo, las mismas fuentes han precisado que Virués llevaba practicando actividades de este tipo desde que estudió la carrera de Derecho en Granada, hace más de veinte años, e incluso había participado en el rescate de algún compañero.

La expedición a Marruecos la había estado preparando durante un año junto al resto de miembros del grupo que le acompañaban, un total de nueve personas, entre las que están los otros dos espeleólogos que resultaron atrapados.

Se trata de dos policías nacionales granadinos de 41 años: el inspector jefe de la Policía Nacional José Antonio Jiménez, destinado en Almería y que presenta una fractura en una pierna y una contusión en la cabeza, y otro agente que trabaja en Madrid, Juan Bolívar Bueno, que ha resultado ileso.

El fallecido expuso en 2011 en un reportaje emitido en el canal de televisión Onda Cádiz su pasión por el deporte y la naturaleza, que compatibilizaba con el ejercicio de la abogacía.

En el programa hacía un repaso por algunas de las expediciones que había organizado con su asociación y reconocía el riesgo que conlleva este tipo de actividades.

"No nos gusta el riesgo por el riesgo; el riesgo es inevitable, porque, si es un objetivo difícil, lo lleva implícito, pero no es un deporte de riesgo", aseguraba.

Asimismo, en el programa reconocía la importancia de preparar las expediciones con documentación y práctica, además de contar con conocimientos de primeros auxilios y con equipos y tecnología para facilitar posibles rescates, como teléfonos vía satélite.

"Es necesario estar muy preparado, tener mucha experiencia y confiar mucho en las personas que te acompañan para minimizar el impacto del riesgo, el riesgo es un invitado más en todo esto, no se hace sólo por eso pero es inevitable", señalaba.

Con todo, el abogado comentaba que él y el resto de los miembros de su asociación preferían viajar sin guía y confiar en su propia experiencia y preparación, porque los guías "suelen hacer recorridos preestablecidos", por lo que en su opinión desaparecía el "elemento de aventura".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine