18 de octubre de 2015
18.10.2015

El cupo vasco entra de lleno en campaña

Urkullu defiende el Concierto frente a las críticas de «insolidaridad» de varios presidentes autonómicos y señala que otras comunidades han gastado por encima de sus posibilidades

17.10.2015 | 22:36

Financiación autonómica. Con los problemas de financiación de las comunidades autónomas, el Concierto Económico vasco es la envidia y el objeto de deseo de los presidentes regionales. Varios dirigentes socialistas abogan por su revisión y Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, aboga por acabar con este sistema.

Los problemas de financiación de las Comunidades autónomas han llevado a los presidentes de algunas de ellas, especialmente socialistas, a poner el punto de mira en el Concierto vasco, algo que ha puesto en alerta a los dirigentes del Gobierno vasco y de los partidos vascos en general.

Ante la avalancha de declaraciones, el lehendakari Iñigo Urkullu, arropado por los diputados generales de las tres diputaciones y el presidente de la Asociación de Municipios Vascos (Eudel), ha promovido una declaración institucional en defensa del modelo tributario y su carácter pactado y solidario en la que se advierte que el Concierto y el Cupo vascos suponen un elemento esencial del pacto político de convivencia entre Euskadi y el Estado español.

Este pronunciamiento, en el que el lehendakari asegura que defenderá con «absoluta firmeza» el Concierto y el conjunto del autogobierno de la comunidad autónoma, se produce ante el cuestionamiento del Concierto y del Cupo „el dinero que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas„ por parte de algunos dirigentes del PSOE, del PP y de partidos como Ciudadanos y UPyD.

El líder de los socialistas, Pedro Sánchez, ha tenido que salir al paso afirmando que «los socialistas se sienten agusto y cómodos con el concierto y el cupo vasco, para aclarar sus propias palabras de que había que «actualizar» el cupo y ante las críticas de destacados «barones» como la presidenta andaluza, Susana Díaz, el presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, o el presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, que hablan de transparencia o de «modular» el cupo, palabras con las que en el fondo quieren decir que existen «privilegios» y «desigualdad» entre comunidades. El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, llegó a decir que cupo sí, pero «cuponazo» no.

Los socialistas vascos también hacen una defensa a ultranza del concierto y señalan que algunos dirigentes socialistas «no han estado muy finos» en palabras del exlehendakari y secretario de Relaciones Políticas del PSOE.

El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, advierte a los presidentes autonómicos que «el manoseo» del cupo vasco no va a resolver los problemas de financiación autonómica que tiene España y no duda en afirmar que algunos dirigentes del PSOE «han metido la pata» posiblemente por desconocimiento al especular sobre el cupo vasco.

Quien no se anda con medias tintas en este tema es el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que se ha manifestado partidario de terminar con el modelo que rige la relación fiscal de Euskadi y Navarras con el Estado „el concierto económico vasco y el convenio navarro„ y propone que las «minihaciendas» provinciales, que considera «un anacronismo», se conviertan en autonómicas y se incorporen al régimen de financiación común, en el marco de un futuro «pacto fiscal europeo» sin paraísos fiscales ni privilegios en impuestos como sociedades o IVA.

Desde el PP salen al paso de las críticas. El vicesecretario de Política Sectorial, Javier Maroto, afirma que ni Cataluña ni Valencia piden más capacidad de «autogestión» financiera cuando apelan al Concierto vasco o al Convenio navarro, sino «más dinero y punto».

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cierra el debate al señalar que el régimen fiscal vasco y navarro «no está en cuestión».

Sistema de riesgo unilateral

El lehendakari responde a quienes critican el carácter «insolidario» del Concierto que Euskadi aporta a las arcas estatales «por encima» de lo que le correspondería en función de su ratio de población y riqueza y aconseja que en lugar de atacar el Concierto, lo que tendrían que hacer otros dirigentes que lo cuestionan es asumir la «cultura de la gestión responsable» existente en Euskadi y dejar de gastar por encima de sus posibilidades como hicieron en la época de «vacas gordas».

En este sentido, hace hincapié en que el Concierto es un sistema de «riesgo unilateral», ya que Euskadi debe aportar el Cupo establecido al Estado independientemente de la evolución de la recaudación.

Sin embargo, el catedrático de Hacienda de la Universidad del País Vasco, Ignacio Zubiri Oria, reconoce en un trabajo que el Concierto Económico ha sido un instrumento básico en el progreso de Euskadi y ha aportado a esta comunidad unos recursos financieros ciertamente mucho más elevados que los que tienen las comunidades autónomas de régimen común.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine