25 de marzo de 2017
25.03.2017
Desafío soberanista

Puigdemont ve al Estado "dispuesto a todo, incluido a vengarse"

Artur Mas llama a ignorar las "promesas" que haga Rajoy: "Hemos dejado de ser súbditos de España"

26.03.2017 | 13:19

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha advertido hoy de que si el proceso soberanista no culmina con la independencia, "el Estado español está dispuesto a todo, sin límites", también "a la amenaza y a la venganza" en cuestiones como "la lengua catalana o el modelo de convivencia".

"Yo creo que están dispuestos a todo, sin límites, más allá de lo que dice su Constitución, si hace falta vulnerarla lo harán, lo harán todo, lo confesable y lo inconfesable, lo que se puede explicar y lo que no", ha advertido.

En un acto del Partido Demócrata Europeo de Cataluña (PDECat) de inicio de la campaña por el 'sí' en un eventual referéndum de independencia, celebrado en el Teatro Nacional de Cataluña con la asistencia de unas 2.000 personas, Puigdemont ha indicado que los catalanes ya no tienen libertad para hacer según qué cosas.

"¿Tenemos libertad para hablar en catalán en el aeropuerto de Barcelona y que no nos multen? -se ha preguntado- Pues no. ¿Y tenemos libertad para cumplir el programa electoral por el que nos han votado miles de personas? Pues no, y tampoco la tenemos para consultar a nuestros ciudadanos".

Según Puigdemont, "tenemos una libertad empequeñecida, es el país de la libertad menguante, y esto no es bueno, ni para nosotros ni para otros ciudadanos del Estado", ha alertado antes de apuntar que el Estado "está dispuesto a todo" para impedir que lo catalanes decidan su futuro, como "la amenaza y la venganza".

Frente a la apuesta que hacen la inmensa mayoría de catalanes en favor de las urnas y el referéndum, ha dicho, "tenemos un Estado que también se hace una pregunta, y es la de qué camino está dispuesto a seguir para impedir que los catalanes votemos y consigamos la independencia".

Lamentablemente, ha señalado Puigdemont, "hay una cosa que no están dispuestos a hacer, y es a mirarnos a los ojos de igual a igual, de sentarse en una mesa de negociación para tratar de escuchar las razones del otro" porque "a este escenario el Estado español le tiene un miedo abismal, siempre lo ha tenido, y por esto ha renunciado a convencernos a lo bien que podríamos estar si siguiéramos en España, sólo utiliza la amenaza y la venganza".

Según Puigdemont, "dicen que no nos arreglan las infraestructuras y que no pueden negociar la financiación porque defendemos la independencia, pero con esto también perjudican a los catalanes que no la desean, hay una venganza contra todos".

En este punto, Puigdemont ha advertido que "hay que ganar porque si no se vengarán con nuestro modelo lingüístico y escolar, con nuestro modelo de convivencia, si no damos un gran 'sí', ¿qué representará el no? los escoceses lo sabían y lo prefirieron en su primer referéndum, pero en nuestro caso no hay respuesta".

"Es más, -ha añadido- el Gobierno utiliza los recursos de todos para ir por el mundo pidiendo favores inconfesables para que no haya países que nos quieran ayudar, y esto también lo hace con el dinero de los catalanes" por lo que "sería un detalle conocer qué favores son estos".

Según Puigdemont, la deriva del Estado es tal que "a Tarradellas hoy en día muy probablemente ni siquiera le dejarían bajar del avión", pero "no podrán evitar" que de punta a punta de Cataluña "se vote un 'sí' enorme", que será entendido "en todas las capitales del mundo", ha aseverado.

"El mundo -ha opinado Puigdemont- se ha construido con unos 'sí' encadenado a lo largo de la historia; no son los cañones ni los abogados del Estado, sino un 'sí', que tiene una fuerza muy poderosa", y ha concluido pidiendo a los catalanes que tengan "mentalidad del Estado".

Ignorar las "promesas" de Rajoy

Por su parte, en el mismo acto al que asistía Puigdemont, el expresidente catalán Artur Mas ha llamado a ignorar las promesas que Mariano Rajoy pueda hacer en el acto con empresarios del martes en Barcelona porque "no cumplirán nada", y ha dicho que con el proceso soberanista "los catalanes hemos dejado de ser súbditos del Estado español para ser ciudadanos de Cataluña".

Mas ha afirmado que el mensaje dirigido al "mundo" de que "hemos dejado de ser súbditos del Estado español para ser ciudadanos de Cataluña es de una potencia extraordinaria, y lo damos sin miedos, porque estamos dispuestos a defender nuestro futuro como pueblo y como personas".

En este contexto y tras apuntar que "la dignidad que un tribunal (el Constitucional) nos quitó a los catalanes con la sentencia sobre el Estatut la recuperamos con la consulta del 9N", el líder del PDeCAT ha asegurado que ya no tiene "confianza" en ningún presidente español: "¡No cumplirán nada! ¡Hombre! ¡Y lo sabemos!".

El expresidente Mas ha agradecido el papel de las tres principales entidades soberanistas, la ANC, Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) -que estaban representadas en el acto- y ha indicado que en el 9N hubo dos grandes mensajes, el primero dirigido a Europa y el mundo, y el segundo al Estado español.

"El primero fue muy potente y es que, a pesar de las trabas del Gobierno español, los catalanes se movilizaron, y el mundo tomó nota" y "hoy Cataluña se ha convertido ya en un actor político" internacional, cuando anteriormente no lo era.

El segundo mensaje, ha explicado, "iba dirigido al Estado español, y era 'tú nos dices que no podemos poner las urnas y nosotros te decimos que sí que las ponemos' y el resultado es la situación actual".

Según Mas, ahora que en Roma se celebra la conmemoración de la creación de la UE, tenemos que decir que Cataluña "es un pueblo de profunda raíz europea, y aunque aún no formamos parte del club de los Estados, sí que ya formamos parte de la familia de los pueblos europeos".

"A esta Europa -ha añadido- le tendremos que pedir solidaridad" y no sólo para que Cataluña tenga su propio Estado "sino para cosa importante, para aquellos que están luchando por la democracia, que es un pilar básico europeo".

Sobre la visita que la semana próxima tiene previsto realizar en Barcelona el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Artur Mas ha dicho que "hoy se llama Mariano Rajoy, como antes tenía otro nombre y mañana tendrá otro, da igual el nombre, nos prometerán infraestructuras y otras cosas, pues bien, no nos lo creemos y no les tenemos ninguna confianza".

"Si no cumplieron una disposición adicional del Estatut, que es una ley orgánica aprobada por dos cámaras y que obligaba a realizar inversiones, ¿cómo nos vamos a crear esto ahora?", se ha preguntado, antes de pedir que "no nos vengan aquí a engañarnos, queremos que las decisiones que se tomen se cumplan".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine