Sigue mirando al futuro

Un año más siempre significa un año menos para nuestra jubilación y eso nos fuerza a plantearnos diferentes escenarios que debemos prever

por Gema Carrasco | BeContent

En España, el sistema de la Seguridad Social siempre nos ha cubierto con diferentes prestaciones sociales como pensiones, orfandad, viudedad… Para ello, mientras estamos activos laboralmente nos retienen un porcentaje que se “invertirá en nuestro futuro”. Este sistema siempre ha funcionado bien porque cuando se instauró, las condiciones demográficas eran totalmente opuestas a las que estamos viviendo hoy en día.

Nos encontrábamos en un momento con una alta tasa de natalidad y de mortalidad, lo que suponía un superávit. De esta forma había más ingresos que gastos y los que llegaban a la jubilación podían disfrutar de una paga proporcional a lo que habían trabajado.

La preocupación general sobre el futuro está inquietando a la población y a los políticos porque son conscientes de que hay que buscar una solución viable que pueda mantener a los jubilados con el nivel de vida que han llevado siendo activos laborales.

Ya se han llevado a cabo diferentes medidas para intentar paliar la situación como aumentar la edad de jubilación hasta los 67 años, pero no serán suficientes cuando los Millennials y la Generación Z se conviertan en jubilados.

Estamos ante una situación en la que existe una baja natalidad y la esperanza de vida ha aumentado. ¿A cuántos jubilados tocamos por persona? Esto sumado a la crisis económica que ha dejado en paro a un alto porcentaje de la población y a que los hábitos de vida han cambiado, ahora se empieza a trabajar (y a cotizar) más tarde, los jóvenes tardan más tiempo en tener una situación laboral y económica estable, por lo que retrasan el momento de adquirir/alquilar una vivienda y de tener hijos. Un escenario en el que hay una pescadilla que se muerde la cola.

No se puede esperar hasta último momento para poner una solución, quizás debemos fijarnos en los distintos sistemas de pensiones a lo largo del mundo y ver cuál es la opción que se podría adoptar en España.

Pero hay una cosa que sabemos y es que en el resto de países en los que las pensiones son un caso de éxito, utilizan sistemas mixtos en el que mezclan la ayuda pública con planes de pensiones privados. ¿Será ese el futuro que nos espera?

compartir  
BeContent