28 de septiembre de 2015
28.09.2015
Celebración

Baño de multitudes y remojón

La corte de 2016 se estrena oficiosamente con un paseo por el centro de la ciudad ante cientos de asombrados turistas

28.09.2015 | 04:15
Baño de multitudes y remojón

Ponga una fallera en medio de una plaza y olvídese de esas críticas que, con tanta frecuencia, hace un sector de la fiesta. Ese que no traga con el «falleramayorismo». Los nuevos rectores de la fiesta nadan entre dos aguas. Unos sienten por la peineta un profundo rechazo. Otros, incluyendo los actuales rectores de la Junta Central Fallera, lo valoran. Pere Fuset vive en una comisión altamente «falleramayorista» y el secretario general ha sido acompañante de la corte. Ayer, el presidente apuntaba que «lo que hay que hacer es saber aprovechar lo que nos pueden dar. Como imagen y como promoción tienen un valor excepcional». Y bastó para ello sacarlas a dar una vuelta el domingo por la mañana. Turistas asombrados, falleros impenitentes o simples curiosos formaron una particular procesión detrás de las 26 aspirantes alabando la estética que lo rodea. Eso sí, en un visto y no visto tuvieron que refugiarse en el edificio de Ciutat Vella porque les pilló el chaparrón, que les obligó a resguardarse durante un buen rato.

También se dejaron ver algunos miembros de los jurados. Ya se sabe que el veredicto mayor estaba decidido el viernes por la tarde y que el infantil se cerró el jueves por la noche a falta de que alguna se «cayera» en el acto de despedida, cosa que no sucedió.

También se sabe que toda la corte mayor es valencianoparlante, aunque jurados como Aureli Domenech aseguró que «para nada ha sido excluyente. De hecho, en el grupo las hay que saben perfectamente y otras que les cuesta. La elección ha sido muy meditada». Llama la atención que seis de ellas estudian derecho, una es licenciada en farmacia, dos trabajan en departamentos de marketing, otra en una tienda de deportes, hay una óptica, una psicóloga y una opositora a notaría y registro.

Pere Fuset le daba vueltas a cómo acortar un poco más el acto, aunque mostraba su satisfacción por que se hubiera reducido en media hora. A la vez que quería evitar polémicas: «el himno, al final del acto, se tocó como en los últimos años, sin letra. Si yo mismo me preocupé por verlo en youtube».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine