11 de marzo de 2016
11.03.2016

Mejor mecanizar

11.03.2016 | 04:15

Siempre he sido más amigo de las mascletás mecanizadas (conectadas con estopín, mecha) que de las disparadas a mano. Con los nervios del disparo, la emoción, el humo y la presión del directo no siempre se acierta a encender las diferentes partes en su momento ideal. Ayer Alacantina, de Alacant, quiso que las dos primeras retenciones, montadas en canyeta (concentradas en peines para ocupar menos sitio), serían encendidas a mano, así como la tercera (que ya sí conectaba por mecha el resto del cuerpo terrestre). No anduvieron finos en los tiempos: a la primera se le dio fuego antes incluso de terminar el comienzo aéreo, que tuvo dos partes, escrupulosamente antecedidas de una traca valenciana. Lo ideal hubiera sido que se hubiera hecho coincidir el comienzo terrestre con el marcaje, que lo había, del final del segundo inicio aéreo. Y, sin embargo, a la segunda y tercera retenciones se les dio fuego un poco más tarde de lo debido, notándose sendas fisuras previas que no deberían producirse. Otra cosa a repasar es la pedrería de cracker vista al comienzo, que colgaba más baja. La mascletá quedó algo seca en tierra quizá también porque los estopines iban lentos. Al menos esto mismo pareció ocurrir en el (demasiado) largo final aéreo que constó de cuatro partes estopinadas (quedando en manos de la parsimonia de la mecha) y de una última eléctrica. Suele ser mucho más efectivo un cierre más rápido, tajante y sin flecos. El terremoto entró sin exageración, también encendido a mano, con cuatro ramales espoleteados. Como curiosidad: la mitad final del último tramo se hizo arder también desde detrás, con intención de que ganase viveza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine