16 de marzo de 2016
16.03.2016
Fallas de Sección Especial

Las fallas centran su crítica en la situación política actual

 La corrupción y las negociaciones para formar gobierno son el blanco de los artistas

16.03.2016 | 17:07
Ninot de Pedro Sánchez vestido de niñera

El arte fallero ha desplegado ya toda su sátira combustible en forma de 385 monumentos que esperan impasibles su cita con el fuego de San José y que decoran todos los rincones de una Valencia tomada por una marea de turistas, que disfruta bajo el sol del segundo día grande de las Fallas.

Un recorrido por las fallas que más interés despiertan permite descubrir que ya desde primeras horas cientos de turistas se arremolinan en sus alrededores para descubrir la crítica sutil y efímera que los artistas falleros se gastan en sus figuras y en los carteles que las acompañan.

    Aunque aún se ven cámaras de fotos, ya hasta los más mayores empuñan sus móviles y tabletas para inmortalizar los monumentos que este año han costado casi 7 millones de euros y que en apenas unos días convertirán en ceniza las réplicas de políticos, famosos y deportistas sobre los que los artistas apuntan sus dardos satíricos.

    Con el presupuesto más alto -200.000 euros-, la falla Convento Jerusalén-Matemático Marzal reprocha en "El Millor, el meu" (El mejor, el mío) las excusas que se usan para defender que lo nuestro es lo mejor y a cuyas críticas no escapan Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, vestidos como niñeras, vigilando un parque de arena donde juegan los "bebés" Pablo Iglesias y Albert Rivera.

    En esta falla también serán pasto del fuego figuras como el alcalde de Valencia, Joan Ribó, o los concejales Pere Fuset y Giuseppe Grezzi, además del president de la Generalitat, Ximo Puig, y el dueño del Valencia Club de Fútbol, Peter Lim.

    La corrupción y las negociaciones para formar gobierno tampoco escapan a la lengua viperina y el arte satírico de los artistas y en la Falla El Pilar, bajo el título 'La Pere-stroika', un juego de muñeca 'matrioskas' con las caras de los líderes políticos deja patente que hay diferentes combinaciones de las que puede salir el futuro Gobierno.

    El expresidente de la Diputación de Valencia Alfonso Rus encima de un bailarín ruso con billetes en las manos, o la exalcaldesa Rita Barberá perseguida por una alfombra que empuja Ribó encarnan las críticas más voraces a la corrupción.

    También el gobierno valenciano tiene su espacio en este monumento con Puig y la vicepresidenta, Mónica Oltra, encajando las piezas del tetris en referencia al pacto para gobernar.

    Para descubrir lo que hay detrás de un beso, la Falla Na Jordana, que con su falla infantil 'Muac' ya ha ganado el premio de la sección Especial, muestra los besos robados, los húmedos, los resecos o los sangrantes, los que sellan pactos o los besamanos.

    El circo de la política se ver reflejado en la falla Almirante Cadarso-Conde Altea en la que un grupo recoge a Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera disfrazados de personajes circenses.

    También este año, los artistas han plasmado sus críticas a través de homenajes al dios Baco, el precio que estaríamos dispuestos a pagar por ser los más deseados o los más ricos, el arte del piropo y sus consecuencias, la Perestroika, los maléficos que campan a sus anchas o la salsa que el azúcar pone en la vida.

    Pero sin duda el epicentro de todas las miradas es la falla municipal en la que el artista Manolo García con un colosal artesano sin rostro de 23 metros de alto, el más alto nunca hecho y realizado de vareta, rinde homenaje a los artesanos y las fallas y pone "su granito de arena" para que sean reconocidas Patrimonio de la Unesco.

    La música no falta en las fallas e incluso alguna, como Convento Jerusalén, ha amenizado el agudo escrutinio del jurado con un trío de música de cámara en directo y en los alrededores de los monumentos crece el negocio con puestos de comida, revistas falleras y de mercadotecnia fallera y otros productos.

    Con un cielo soleado y temperaturas que pueden llegar hoy a 20 grados, Valencia vive con entusiasmo su segundo día grande de las Fallas inmersa en el ordenado caos de sus calles cortadas, bañadas de crítica, arte y reflexión en cada esquina, con los peatones como dueños de la calle y a la espera de los emotivos días de la Ofrenda y la irremediable cita con el fuego del próximo sábado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine