09 de junio de 2016
09.06.2016
Valencia ciudad de la seda 2016

La seda cautiva a medio mundo

Los embajadores de la Unesco hacen de los trajes de la fallera mayor y la corte su principal interés en la recepción oficial de las jornadas Valencia Ruta de la Seda - El «cap i casal» y la ciudad china de Xian activan un protocolo de hermanamiento

09.06.2016 | 01:40
La seda cautiva a medio mundo
La seda cautiva a medio mundo

Si se quería enseñar seda autóctona a personas venidas de medio mundo en nombre de la Unesco, la fórmula era muy sencilla. Bastaba con llevar a la fallera mayor de Valencia y la corte de honor con sus mejores galas. Como las que lo llevan son de calidad y lo que llevan también, la recepción oficial a los participantes en las jornadas Valencia Ciudad de la Seda 2016 se convirtió en una interminable colección de fotografías y selfies con Alicia Moreno y sus falleras. Y una colección no menos interminable de preguntas sobre el cuando, el como y el porqué esas muchachas llevan esos trajes tan llamativos. Una embajada fácil y barata. Todas ellas echaron mano del inglés para tratar de explicar en tiempo récord las particularidades de una indumentaria que requiere un master para poder entenderlo profundamente. Ya puestos, los visitantes, donde abundaba el componente oriental, no dudaron en preguntar por el pelo o los ahuecadores. Pero la seda ya se había colado en tiempo récord en el imaginario de los participantes. Más, para que negarlo, que los ninots indultados, que pretendían vender la imagen de las fallas de Valencia y que, aunque también captaron la atención, lo hicieron en una proporción mucho menor que las falleras. Así son las cosas. Tampoco perdieron ripio de los versos cantados que les recibieron a la entrada. Más que los previsiblemente áridos discursos inaugurales.

De esta manera, Valencia Ciudad de la Seda 2016 arrancaba a la espera de albergar las charlas, los espectáculos en la calle y, de alguna forma, tratando de vender en los países representados la imagen de una ciudad donde este tejido es palabra de Dios. Así lo reconoció Dendev Badarch, director de la división de tráfico social y diálogo internacional y número cuatro de la Unesco, cuando recordaba la presencia de embajadores en las sesiones preparatorias en plena semana de fallas y que «quedaron impresionados por lo que vieron, por el orgullo que tiene esta ciudad por su tradición y la diversidad popular que tiene».

Relaciones con Xian
El alcalde, Joan Ribó, destacó la importancia de «formar parte del mapa. Y estas jornadas son una oportunidad para reforzar el protagonismo histórico, cultural y social del comercio de la seda, además de ser un vínculo entre pueblos para entendernos y fomentar el diálogo».

La ciudad puede llevarse de estas jornadas un acuerdo especialmente con la urbe china de Xian. Ésta es el kilómetro cero y Valencia el 9.090 de la Ruta de la Seda. Hoy está prevista la firma de un protocolo de intenciones para el hermanamiento entre ambas al que acudirán el embajador de China, Lyu Fan, y el vicealcalde de Xian, Zhu Zhisheng. Este último le regaló ya ayer al primer edil de la ciudad un pañuelo de seda que representa la libertad.

El coordinador para España del programa Ruta de la Seda y verdadero padre de esta particular criatura, José María Chiquillo, no podía estar menos que exultante por el éxito de convocatoria internacional. «Es un acontecimiento muy importante, que va a valer la pena porque es un impulso cultural para la ciudad de primer orden».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine