07 de septiembre de 2016
07.09.2016
Candidatas a la corte de honor · Fallas 2017 

Mª Teresa Mocholí PérezFalla Salamanca-Conde Altea

21 años. Una vida en el país de las matemáticas

07.09.2016 | 22:01
Mª Teresa Mocholí PérezFalla Salamanca-Conde Altea

El 19 de marzo de 2010, en la página 31 de Levante-EMV publicamos un reportaje: «No tengo fallera mayor... tengo 2» en el que se hablaba del creciente fenómeno de las falleras mayores gemelas o mellizas. Ahí aparecían 4 ejemplos, incluyendo a Alejandra y Carmen Monzonís (esta última sería muy 1ª página al año siguiente) y 2 niñas idénticas, Amparo y María José Mocholí. Eran «las gemelas de Salamanca». Pero 3 años antes, otra Mocholí, Teresa, había sido fallera mayor infantil y la año siguiente otro Mocholí, Miguel, había sido presidente infantil. Dicho de otra forma, todos los 4 hermanos han cumplido y ahora Teresa ha iniciado el ciclo como adulta. Y ha pasado la 1ª criba. La que no pasó de infantil «pero de la que saqué un grupo de amigas que hemos crecido y tenemos grupo de wasap. Conservar la amistad entre las que fuimos hace 9 años tiene mérito. Está Victoria Blázquez, que luego fue fallera mayor, y Ana Villanueva, que fue de la corte».

Estudia tercero de Matemáticas con la idea de ser profesora «pero también hay buena salida en el mundo de la empresa. Quiero hacer prácticas, probarlo todo y entonces decantarme». Números aplicables casi a cualquier cosa. A su pasión por la repostería que hace por encargo «que, a la hora de la verdad, son matemáticas porque no puedes equivocarte con las cantidades, aunque», en este caso, también hay que ponerle otra cosa menos fría: «la pasión, claro». Y también fueron matemáticas la suma de monedas de 2 euros que fue guardando a base de paciencia para sufragarse gastos de fallera mayor. «bueno, con eso y con clases particulares que he dado».

Sus primeros pasos falleros fueron en Grabador Esteve, pero cruzó la Gran Vía de pequeña «porque una prima fue fallera mayor y nos arrastró». Es de las más jóvenes de las seleccionadas con 20 años, al que sumó (matemática básica) un dígito más, 21, en pleno agosto. Y en su falla, que es la 20, recuerda «cómo fuimos capaces de sobreponernos a que, en pleno día 14 de marzo, el artista tuvo un problema familiar muy grave cuando había que levantar al tombe. Entre todos sacamos adelante la plantà». Fue, por cierto, la fallera mayor del... 75 aniversario.

(Postdata: su entrevista publicada en este diario el día 1 del mes 8 de 2016 tenía una errata: aparecía con 34 años, cuando ahí, como queda dicho, eran 20 y ahora son 21. Como castigo, lo copiamos 100 veces)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine