26 de septiembre de 2016
26.09.2016

Una alegría doble en una falla humilde

El mayor éxito de 2017 es para Rosario-Plaza Calabuig, que llevaba sin tener cortesana desde 2004

26.09.2016 | 04:15
Raquel y Rebeca, rodeados de los falleros de Rosario-Plaza Calabuig, celebraron el doblete.

En un ámbito tan sensible como la elección de la corte de honor, con todos sus prejuicios, que los tiene por arrobas, suelen quedar en segundo plano hechos como el de Rosario-Plaza Calabuig. Es la comisión ungida como la gran triunfadora del proceso al ser la única que ha conseguido que sus dos representantes alcancen el puesto de honor. Y aunque el de 2017 ha sido un veredicto bastante tranquilo para lo que es la media, no deja de reconciliar con el proceso hechos como el de esta comisión del Marítimo, que hasta bien entrada la noche celebraban con felicidad su éxito. La «doble R» regresó de la Fonteta con una enorme sonrisa: Raquel Montero y Rebeca Sánchez.

Rosario-Plaza Calabuig es una comisión tranquila, de las que no sale en los titulares todos los días. No eran ajenos al fenómeno cortesano, pero lo echaban de menos. Desde que lo fue Marta Orero en 2004. O Vanessa Juan, la hermana del presentador de la Fonteta, Vicente Juan, que además fue cortesana por partida doble en 1989 y 1997. Pero el casal rezumaba la alegría por la ilusión cumplida.

En aquel 2004, Rebeca Sánchez no había nacido, pero sus padres comentaban que «desde que tenía tres años quería ser fallera mayor de la comisión. Ella y su hermano mayor desfilaban por el pasillo». Y tanto, porque el pasado ejercicio fueron, respectivamente, fallera mayor y presidente infantil. Tiene un ancestro entrañable en el mundo de las tradiciones valencianas: es biznieta de Juan Rodrigo «El Traca», el creador de la dinastía, y sobrina nieta del Juan II, que el continuó la saga. Su presencia en esta comisión es por vía paterna. La madre, por esa vía «Rodrigo», venía del barrio del Carmen.

Raquel Montero no era de las que más salía en las quinielas, pero algo tiene el agua cuando la bendicen: durante las pruebas se rebeló como una de las falleras más queridas en el grupo de 72. Es la más mayor del grupo y es probable que tenga que orillar su presencia en la delegación de festejos. Tendrá que pedírselo a su suegro, que para eso es uno de los presidentes de la comisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine