29 de septiembre de 2016
29.09.2016
Raquel Montero | Falla Rosario-Plaza Calabuig

La más mayor de 2017 y nieta de «el Sastre»

28 años. Licenciada en Económicas, trabaja en una empresa de Servicios de la Construcción

18.10.2016 | 14:40
La más mayor de 2017 y nieta de «el Sastre»

En corto

  • ¿Está dispuesta a aceptar el moño único?
    -
    Sin problemas. Nos lo han dicho desde el primer momento
     
  • ¿Cual es su nivel de inglés?
    -  Es una tarea pendiente. Tengo el del bachillerato y he ido a una academia
     
  • ¿Quien le viste?
    Il·lusions
     
  • ¿Maquillaje y pintura?
    Sandra García y Sáez, de la calle Río Escalona
     
  • ¿Su traje favorito?
    Me es imposible decantarme por uno de los tres, un XIX y dos XVIII
     
  • ¿Llevaba escondido algo especial en la Fonteta?
    El número y una foto en la que estoy con mi abuelo
     
  • ¿Fallera mayor mítica?
    Carmen Sancho de Rosa
     
  • ¿Una cortesana mítica?
    La tengo en mi casal: Marta Orero, de 2004
     
  • ¿A qué candidata le habría gustado verla elegida?
     Las dos de mi sector: Carla Julià y Andrea Munera

Las aspirantes a fallera mayor de Valencia iniciaron ayer las jornadas de convivencia con los medios de comunicación. Sus nombres empiezan a hacerse familiares. Levante-EMV inicia la serie con las supervivientes, que ahora ya tienen el premio asegurado. Las dos primeras son dos extremos que se tocan: las que están a cada extremo del escalafón de la edad.

Raquel Montero, 28 años, plenamente integrada en el mercado laboral y con una vida ya encarrilada, ya ha tenido tiempo de celebrarlo y de poner en conocimiento del jefe lo que pasa. «Tengo la suerte de que también es fallero de la comisión. De todos modos, ya estaba sobreavisado (sonríe) por lo que pudiera pasar. Tengo media jornada así que, entre compensar vacaciones y que sé que si hace falta hacerme un favor, me lo harán, no tendré demasiados problemas». Es lo mismo que sucede con la edad. «Lo que importa cuando has llegado a la corte de honor no es la edad, sino las ganas que le quieres poner. Y yo llego con todas las del mundo». Vida encarrilada, tanto que a la reunión con la Junta Central Fallera fueron sus suegros. «Llevamos más de diez años juntos, mi suegro es uno de los presidentes de la comisión... son familia a todos los efectos y mis padres no podían acudir».

Ya lo dijimos el pasado lunes: el éxito de una comisión humilde. Dos finalistas y las dos en la corte de honor. «Es un día inolvidable. Para nosotros ha sido un triunfo enorme. Sabemos lo que somos, y la humildad con la que nos movemos y éxitos como éste son fantásticos. Iba con la idea de disfrutarlo todo por lo que pudiera pasar, pero ahora...».

Toda la familia vive en el Canyamelar desde tiempos inmemoriales. «Mi abuelo materno era conocido como "Marqués", que era su apellido(el que también luce ella) o "el Sastre", porque tenía una empresa de corte y confección. Es quien me metió el gusanillo de las fallas en la falla que él fundó, Barraca-Travesía Iglesia del Rosario».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine