01 de diciembre de 2016
01.12.2016

Una gran noticia que llegó desde África

La candidatura de las Fallas alcanza la condición de Patrimonio Inmaterial sin recibir ninguna objeción, que sí que tuvo alguna de las que también habían recibido una buena evaluación previamente - El debate amenazó con eternizarse, pero el expediente de las Fallas se adelantó a petición de la embajadora española - La locura se desata tras confirmarse el éxito

02.12.2016 | 01:36
Una gran noticia que llegó desde África

Las Fallas encontraron su gran éxito internacional a muchos miles de kilómetros de distancia: en Adis Abeba. Allí, en la sede de la ONU de la capital de Etiopía „ciudad de contrastes, con edificios ultramodernos y barrios excepcionalmente precarios„, la delegación española „porque son los estados los que presentan las candidaturas a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad„ vivió ayer su momento más esperado.
Especialmente, los delegados de la ciudad y de la Junta Central Fallera, el concejal de cultura festiva Pere Fuset y el secretario general y uno de los redactores del proyecto, José Martínez Tormo, nerviosos como flanes al principio y exultantes al final. Y tampoco les andaban lejos los de la Generalitat, más expertos en estas lides, Antonio Bravo y Consuelo Matamoros.

El procedimiento era aparentemente sencillo: se nombra una candidatura, se lee el informe del Comité de Evaluación. ¿Alguien tiene algo que decir? Y la aprobación o desaprobación se remataba con un martillazo (de madera) en la mesa del presidente de la Comisión Intergubernamental.

La discusión por el pan
Pero la jornada se atascó nada más empezar. Primero, con la candidatura presentada por varios países sobre la elaboración del pan lavash. Armenia puso pegas „es de la misma zona geográfica que los países que lo proponían„ e instó a no tomar una decisión en el momento, sino tras debatirlo a la hora del almuerzo. Que finalmente sería aprobado.

La discusión fue larga y árida como ella sola, pero aún lo sería más cuando se debatió la fiesta «Mangal Shobhajatra» del día del Año Nuevo en Bangladesh, una fiesta con algunos parecidos artísticos con las Fallas. En principio estaba suspendida por el Comité de Evaluación, pero India intercedió. Defendían de sus vecinos que su único problema era no estar inscrita como bien en el propio país (como si las fallas, por ejemplo, no fueran BIC). Una hora estuvieron debatiendo la petición de clemencia. Finalmente sí que fue aprobada, los bengalíes recitaron unas poesías de esa fiesta y lo celebraron a lo grande. Otras propuestas suspendidas inicialmente, como la alemana o la etíope, también acabarían aprobadas.
Andaba la mesa mosqueada. Porque, por ejemplo, un grupo de buceadoras de la isla de Jeju, en Corea del Sur, había acudido ex profeso a Etiopía «y así no van a poder ni hablar». Luego serían aprobadas. Es más que probable que el comité se diera cuenta que el tiempo se les escapaba con tanta discusión, porque a partir de entonces, la lectura de candidaturas fue más rápida. La bielorrusa fue enviada a los corrales rápidamente; la de Bélgica „la elaboración de la cerveza y sus rituales culturales„, aprobada igual de rápidamente... y así fueron entrando otras candidatas, como la rumba cubana o los periodos solares chinos.

Con semejante atasco podía darse el caso de que la candidatura fallera se trasladara al jueves. Pero no: la embajadora española, Teresa Lizarazu movió hilos para que se debatiera sin respetar el orden alfabético. Ella, como jefa de la delegación, quería estar presente y sólo podía ser ayer. Lo pidió a la mesa y aceptaron.

A falta de algo más de una hora, las redes sociales anunciaban la aprobación de las Fallas. Una forma de cantarlo antes de tiempo. Porque, vista la experiencia con el pan, ni siquiera un informe favorable garantizaba el éxito absoluto. Hasta la última pavesa, todo era falla. Aunque las posibilidades fueran de casi un cien por cien de éxito.

Llegó el momento: la lectura sucinta con una descripción del elemento. La pantalla gigante reflejaba la colección de fotografías que habían acompañado a la candidatura: el monumento fallero, las generaciones de falleros, el trabajo de los falleros en la Ofrenda, el tocado tradicional, la pirotecnia, las bandas de música, el fuego...

«¿Alguna objeción?»
«¿Alguna objeción?» preguntó el presidente. Tres veces oir falta de una. Silencio sepulcral. José Martínez Tormo suelta un «vale, ya está, vale». Seguramente, los segundos más largos de la historia de la candidatura. Aprobada. Martillazo, aplausos y regocijo.
Teresa Lizaranzu toma el micrófono y agradece el éxito destacando virtudes de la candidatura. «Las fallas es una de las más ricas expresiones culturales. En torno a ella, además, se desarrolla una multiplicidad de creaciones artísticas: música, palabra, gastronomía y las tradiciones artesanas».

La colaboración de todos
La Unesco habla un idioma muy claro: le gustan los valores. Por eso, la embajadora recordó precisamente eso: «la transmisión de la tradición, la amplia participación con más de 170 municipios, 800 comisiones falleras, los doscientos mil falleros son muestra de la protección y del apoyo y que esta inscripción en la Lista Representativa responde ampliamente a los requisitos de la convención». Y también quiso referirse a la comunión entre instituciones. «Desde la delegación permanente queremos destacar la colaboración de todas las instituciones: ministerio de Cultura, Comunidad Valenciana, Ayuntamiento de Valencia, así como todas las personas con su empeño, ingenio e ilusión, hacen que cada año Valencia se una en Fallas». Dio entonces la palabra a pere Fuset quien, visiblemente emocionado, se dirigió a los asistentes para invitarles a venir en Fallas. La historia se acababa de escribir. La expedición celebró el éxito en un restaurante típicamente etíope.

Y una anécdota: el senador José María Chiquillo, que ha estado promocionando insistentemente la candidatura, especialmente entre los países que tienen relación con la Ruta de la Seda, no consiguió llegar a tiempo de ver en directo el veredicto. Lo celebró a través de las redes sociales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Fallas

Hija de artista fallera y logopeda de pacientes con daño cerebral
Hija de artista fallera y logopeda de pacientes con daño cerebral

Hija de artista fallera y logopeda de pacientes con daño cerebral

Perseverancia y paciencia. Cuando ves que hay resultados es muy gratificante». Se necesita ser...

En 2016 tenía dos sueños; uno lo cumplió y le falta el otro: alcanzar la corte

En 2016 tenía dos sueños; uno lo cumplió y le falta el otro: alcanzar la corte

Con el grado de biotecnología y el nivel B2 de inglés, ahora busca trabajo en la investigación...

El Museo Fallero duplica el número de visitantes en lo que va de año

El Museo Fallero duplica el número de visitantes en lo que va de año

Solo en julio ha recibido 8.742 visitas, mientras que en el mismo mes del año pasado fueron 4.052

El día que las Fallas y el Misteri d´Elx se dieron la mano

Revive la histórica visita de la fallera mayor y la corte infantil a la ciudad de las palmeras con...

La firma que hizo la encuesta fallera defiente que siguió "los barómetros del CIS"

La firma que hizo la encuesta fallera defiente que siguió "los barómetros del CIS"

La alcaldesa accidental, Pilar Soriano, critica que el procedimiento se lleve a cabo en agosto y...

El bando de Fallas 2018 fomentará la convivencia con la entrada de vecinos

El bando de Fallas 2018 fomentará la convivencia con la entrada de vecinos

Fuset insiste en que todos los agentes implicados seguirán trabajando para conciliar los...

Enlaces recomendados: Premios Cine