04 de noviembre de 2015
04.11.2015

Aldaia reabre el colegio nº 5 mientras la comarca se recupera del temporal

Torrent y Sedaví intentan arreglar las goteras y en la Patacona se sanea el edificio abandonado de oficinas

04.11.2015 | 10:25
Aldaia reabre el colegio nº 5 mientras la comarca se recupera del temporal

El CEIP nº 5 de Aldaia, instalado en barracones y que ayer permaneció cerrado tras detectar un problema en el sistema eléctrico provocado por la inundación que sufrió durante la tormenta del lunes, vuelve hoy a abrir sus puertas con normalidad. El centro fue clausurado como medida preventiva por el consistorio, tal como ayer publicó Levante-EMV en su edición digital, por «el peligro de humedad generalizada» y el riesgo que suponía «el estado de la instalación eléctrica» para toda la comunidad educativa.

El alcalde, el socialista Guillermo Luján, reclamó ayer a la empresa que montó las aulas prefabricadas que adecuase las instalaciones y, después de que la firma le garantizase que ya no existía peligro, ordenó la reapertura. En el resto del municipio, la normalidad regresó en la misma tarde del lunes tras abrir al tráfico los túneles que la lluvia había anegado.

En Alaquàs, el Cremona ya funcionó ayer sin problemas, aunque la alcaldesa, la socialista Elvira García, aprovechó para reivindicar, una vez más, la construcción del centro, ya que actualmente «es como un colegio de papel».

Una situación similar se vivió en Torrent, donde el centro de educación especial La Encarnación, cuyos alumnos tuvieron que ser reubicados en diferentes clases tras inundarse algunas aulas, volvió ayer a la normalidad pese a tener algunas zonas afectadas aún por el agua. La concejala de Educación, Patricia Sáez, confirmó que «en algunas áreas el sistema eléctrico no funcionaba» todavía y reclamó la edificación del centro, «algo que llevamos ocho años esperando y que seguimos sin ver pese a que Torrent ha tenido incluso una consellera de Educación», en referencia a la exalcaldesa, la popular Mª José Català.

Filtraciones en obras nuevas

Respecto al estado de las infraestructuras, Sedaví volvió a constatar ayer la existencia de goteras en las obras de más reciente construcción, como el nuevo aparcamiento de la calle Valencia, el pabellón polideportivo o el colegio Fernando Baixauli, según confirmó el alcalde, el socialista Josep Cabanes. El mandatario ha reclamado a los técnicos municipales un informe sobre cuál sería la solución definitiva a esas deficiencias «para atajar de una vez el problema de las filtraciones».

En Alboraia, los desprendimientos en el edificio abandonado de oficinas de la Patacona quedaron subsanados ayer después de que el banco propietario del inmueble por fin actuase. El consistorio le había requerido en diversas ocasiones que protegiese los cerramientos de la construcción, pero «ha tenido que venir un nuevo temporal y resultar herido un policía local para que por fin retiren las placas», señaló ayer el alcalde, Miguel Chavarría. La entidad financiera ha ordenado que se quiten los remates superiores. Por su parte, el agente se recuperaba ayer de sus lesiones tras haber sido intervenido quirúrgicamente el lunes en el Centro de Rehabilitación de Levante.

Los técnicos de Torrent también analizan desde ayer cuál es el problema que favorece las filtraciones en las últimas plantas del ayuntamiento, donde el lunes entraba «el agua como si estuviese lloviendo dentro de los despachos», según describe el concejal de Desarrollo Económico, Andrés Campos. El regidor también ha encargado a los técnicos que comprueben cuál es la situación del nuevo Mercado Municipal, cuya sala cívica «tenía el lunes charcos y zonas de agua en un parqué de madera natural que ha costado un dineral». El edil achacó tanto esas goteras como las de la fachada del consistorio «a la premura con la que el PP acometió las obras».

En Silla la situación también volvió a la normalidad la misma tarde del lunes pese a que, por la mañana, buena parte del pueblo estaba inundada. Según el alcalde, el socialista Vicente Zaragozá, el sistema de pluviales, paralizado sin finalizar desde hace años, «ha minimizado notablemente los daños en las zonas más bajas».

El temporal que azotó la comarca en la mañana del lunes también dejó inundaciones en el centro de salud de Massanassa, donde hubo que cerrar dos consultas ante la imposibilidad de atender en ellas a los pacientes. No fue el único ambulatorio que sufrió filtraciones, puesto que el de Torrent II hubo de clausurarse por completo debido a la cantidad de agua que entraba en las instalaciones, tal como destacaron ayer fuentes sanitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine