04 de febrero de 2016
04.02.2016

Un hallazgo casual que acabó con la venta de la escultura

03.02.2016 | 21:44

La escultura de Baco es una representación del dios romano que se halló por casualidad en la partida conocida como «Ereta dels Moros» de Aldaia, en el año 1884. Posteriormente en los años 20 del siglo XX, se halló la parte que la completaba. La escultura, hecha en mármol blanco, representa al joven dios Baco sosteniendo un cántaro en la mano derecha, el vino del cual cae a la boca de la pantera asentada a sus pies y empuñando el «tiros» en su mano izquierda. Su tamaño, de 109 centímetros de altura, indica que estaba destinada a la ornamentación de un espacio privado. Años después, la familia que lo había encontrado, vendió la pieza, que en 1931 ya se encontraba expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid. Actualmente el consistorio prepara pruebas con georrádar en la zona para detectar otros posibles restos romanos. l. sena aldaia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine