09 de marzo de 2016
09.03.2016

Rocafort quiere cambiar su PGOU para que 16 antiguas villas alberguen hoteles o residencias

La iniciativa surge para conservar inmuebles de finales del siglo XIX cuyas características implican un elevado coste de mantenimiento

09.03.2016 | 00:19
Rocafort quiere cambiar su PGOU para que 16 antiguas villas alberguen hoteles o residencias

Un hotel con encanto en la misma villa que ocupó Antonio Machado; una residencia para personas mayores en un inmueble con metros y metros de jardín; o un edificio con habitaciones para estudiantes situado a un paso del campus de Godella o de Moncada. Son solo algunas de las posibilidades que se abren con la modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Rocafort, que data de 1990, y que ya tiene aprobado su impacto ambiental.

El consistorio que dirige Amparo Sampedro ha iniciado los trámites para aprobar una modificación de su PGOU para cambiar de uso residencial a residencial colectivo las viviendas y edificios de determinadas zonas del caso histórico y de las áreas encuadradas en ciudad jardín. Con la permuta, se eliminan las restricciones que pesan sobre los inmuebles que podrían albergar actividades de negocio como hoteles o residencias que, además de generar empleo y riqueza, permitirían su conservación. Muchas de estas construcciones de gran valor arquitectónico son grandes villas unifamiliares edificadas en el siglo XIX para el veraneo de la alta burguesía de la época pero que actualmente son muy grandes para una sola familia, además de tener un alto coste de compra y mantenimiento. Entre estas viviendas se encuentra Villa Amparo, un gran chalet en el que se refugió el poeta español Antonio Machado entre noviembre de 1936 y marzo de 1938, en plena Guerra Civil.

El objetivo del ayuntamiento es la conservación de su patrimonio histórico, que en algunos casos está expuesto a un alto nivel de degradación. «Hay construcciones impresionantes que le dan un alto valor a Rocafort pero si por falta de mantenimiento o de uso se están deteriorando, de qué nos vale ese conjunto histórico», se pregunta la alcaldesa. En este sentido, el equipo de gobierno ha detectado en los últimos meses como en alguna de las zonas de tipología unifamiliar pero con un amplio terreno se ha derribado la única vivienda para segregar el suelo en varias parcelas para obtener varias viviendas.

Ante esta situación y el interés mostrado por empresas y particulares de instalar negocios de alojamiento en viviendas emblemáticas movió al consistorio a promover la modificación del PGOU hace más de un año. A su juicio, la tipología residencial de esas construcciones del siglo XIX encajarían para residencias de mayores, hoteles con encanto o alojamientos de estudiantes.

No se tocará la volumetría

La medida podrá aplicarse a dieciséis inmuebles protegidos, a la zona de protección medio-ambiental y a la zona recayente en la acequia de Moncada, pero en ningún caso se permitirá aumentar la volumetría ni modificar las fachadas, solo transformar su distribución interior.

Hasta la fecha, el plan general del municipio contemplaba dos tipos de inmuebles para poder montar un negocio hotelero: establecimientos con hasta diez habitaciones o con una superficie total edificada de 200 metros o aquellos que sobrepasaban alguno de los dos límites anteriores. El problema es que hay zonas del municipio, sobre todo urbanas, que no permite alguno de los dos grupos y es lo que el consistorio ha pedido modificar. Por ejemplo, según el PGOU, los alojamientos del segundo tipo deben que establecer una reserva de aparcamientos de una plaza por cada cuatro camas. El ayuntamiento para tratar de flexibilizar este requerimiento ha fijado la distancia en 300 metros.

Por el momento, el Diari Oficial de la Generalitat publicó la pasada semana el informe favorable de impacto ambiental de la Dirección General de Medi Natural a la propuesta de modificación. Ahora, deberá ser Cultura la que dé luz verde al estudio en materia de patrimonio. Con los dos puntos resueltos, la comisión de urbanismo del consistorio redactaría el plan que pasaría a exposición pública durante 45 días para alegaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine