30 de marzo de 2016
30.03.2016
Meliana

El TSJ anula la supresión de la plaza de técnica lingüística

Una sentencia confirma el fallo judicial de 2013 que ya estableció que la amortización del puesto que acordó el PP no se ajustaba a derecho

29.03.2016 | 21:28
El TSJ anula la supresión de la plaza de técnica lingüística

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha confirmado que la supresión de la plaza de técnico lingüístico que realizó el Ayuntamiento de Meliana, durante el mandato del Partido Popular fue ilegal. Por tanto, confirma una sentencia anterior en la que se declaró nulo aquel acuerdo del pleno, según informó ayer el alcalde Josep Riera, de Compromís.

En una sentencia del 8 de marzo de 2016, el TSJ rechaza el recurso que planteó el ayuntamiento al primer fallo judicial, dictado el 12 de abril de 2013, y confirma la nulidad de aquel acuerdo, que se adoptó el 26 de enero de 2012.

Como ya publicó Levante-EMV en su momento, el juzgado de lo contencioso-administrativo número 7 de Valencia anuló el acuerdo del pleno en el que el PP votó para amortizar la plaza de Técnico de Promoción del Valenciano. Aunque no se cerró la Oficina de Promoció i Ús del Valencià, el departamento se dejó sin servicio al suprimir la plaza. Este recurso se había creado en el año 2000 durante el mandato del PSPV, Bloc y EU en el gobierno local.

En su día, los populares en el gobierno argumentaron que la promoción del valenciano no era una de las competencias municipales y, por lo tanto, prestar el servicio, no era obligatorio, además de denunciar que la plaza no la habían creado sus antecesores por los cauces legales. Asimismo, aseguraron que la plaza se suprimía por motivos organizativos y no económicos, ya que el servicio se prestaría a través del Instituto de Cultura. No obstante, la partida presupuestaria con la que se dotó esta actividad fue de 500 euros.

La magistrada-jueza encargada del caso rechazó entonces los argumentos del ejecutivo local y consideró que la plaza no podía tener la consideración de otras que se suprimían, ya que el consistorio había asumido esta responsabilidad de forma voluntaria. La sentencia también incidió en que el ayuntamiento no pudo acreditar la titulación de la persona que supuestamente se encargó después de amortizar la plaza. Por ello, en la sentencia se entendió que se habían vulnerado «las obligaciones que pesaban sobre la corporación» en materia de promoción del valenciano. El fallo judicial de Meliana siguió a otro casi idéntico en Alboraia, donde también el PP intentó eliminar esta plaza. Ahora, el TSJ ha vuelto a rechazar los argumentos del consistorio, planteados en forma de recurso, y ha confirmado la sentencia de 2013, que anula la supresión de la plaza. El alcalde explicará hoy las consencuencias de este fallo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine