02 de abril de 2016
02.04.2016

Suspenden el pleno de Moncada por la bronca por acusaciones de corrupción

El Gobierno censura al PP por sus imputados y los populares rescatan la condena a cargos del PSOE - Gallego le espeta a la alcaldesa «demócrata de bolsillo» por preguntarle si diría lo de Pablo Iglesias

02.04.2016 | 00:16
Momento en el que la alcaldesa suspende el pleno en medio de una gran bronca

La bronca entre el nuevo equipo de Gobierno y el PP más Ciudadanos por los casos de corrupción, unido a los gritos y reproches del público asistente, obligó a la alcaldesa de Moncada, Amparo Orts, a suspender el pleno municipal celebrado la noche del jueves.

El primer punto del día desató la fricción. En la sesión debía tomar posesión de su acta como concejal popular Miguel Benítez, en sustitución del exalcalde Juan José Medina, que dimitió tras ser detenido en la operación Taula. El edil de Acord Ciutadà, Vicent Conejero, solicitó que Benítez no fuera nombrado regidor al formar parte de la querella que el fiscal ha remitido al juez por el caso de la empresa Pemsa y que Dolores Pérez, Miguel Gallego (PP) y Jesús Gimeno (C's pero exPP) dimitieran al pertenecer al equipo de gobierno popular contra el que se ha querellado el fiscal acusándolo de estafa. El ministerio público apunta que el ejecutivo que presidía Medina permitió con su voto que la firma pública hipotecase unas parcelas que ya había vendido. Conejero alertó que el pleno «no es un cortijo» y «aquí no caben sillas de imputados» para sentenciar que las «supuestas mangarrufas de ediles del PP y C's nos cuestan mucho dinero». La respuesta del PP no se hizo esperar. Miguel Gallego aseguró que sólo «tenemos el documento que nos ha remitido la alcaldesa» y que «no estamos encausados en nada».

Pero fue la dura alocución de Sebastián Sánchez, teniente de alcalde, la que encendió a los populares. El socialista dijo, entre otras cosas, que le daba «vergüenza» que Moncada «apareciera por las políticas de su partido» y que muchos dirigentes del PP «han dilapidado nuestro dinero». Así, afirmó que «no han sido los únicos» ya que «muchos otros haciendo uso de su cargo supuestamente se han lucrado y se han reído de mayores, desempleados y niños discapacitados». Sánchez fue más allá y calificó de «bochornoso» y «desagradable» que sea la «primera vez que un fiscal se querelle por supuesta estafa contra todo un equipo de gobierno» y aprovechó para recordar que el PP «es la única organización a nivel nacional que está imputada». Y tuvo un aparte para Juan José Medina: «Es el primer alcalde detenido por la Guardia Civil» y bajo su gestión «se produjeron hitos como una deuda millonaria, estar entre los 219 ayuntamientos más endeudados de España o la deuda de 5 millones de Pemsa. Señores del PP, apártense, no molesten y dejen a este equipo arreglar la situación». El teniente de alcalde empezó a pronunciar nombres de las 51 personas del centro especial del empleo que ha cerrado por las deudas de Pemsa, cuando Miguel Gallego, a micro cerrado, hizo un comentario „echándole la culpa del cierre al equipo de gobierno„ lo que desató una nueva bronca con gritos del público. «Qué poca vergüenza tienes», le espetaron desde la bancada del ejecutivo mientras los del PP le devolvían los reproches con gestos. Fue la primera vez que la alcaldesa amenazó con llamar a la Policía.

Gimeno: «Qué gestión han hecho»
Por su parte, Jesús Gimeno defendió que «ahora no hay nadie imputado» y que «será el juez quien lo haga o no». Y contratacó preguntando al equipo de gobierno «qué han hecho en estos meses de gestión» ya que «los plenos apenas tienen contenido» para recordar que fue una alcaldesa socialista de Moncada «la primera condenada por vulnerar los derechos fundamentales».

La traca final llegó con una nueva intervención del popular Miguel Gallego. «La querella sólo ha sido remitida al juzgado. Esperen a ver qué pasa. No tengan prisa. Pero es muy fácil acusar y difamar, y recuerdo que fue el PSOE el primer gobierno condenado por corrupción...». «Que va a hacer una intervención tipo Pablo Iglesias en el Congreso. ¿Va a hablar de la cal?», le interrumpió enfada la alcaldesa. «Déjeme acabar, demócrata de bolsillo», sentenció el popular. «De bolsillo nada. No le dejo terminar porque no puede hacer alusión a ese tipo de políticas ocurridas hace muchos años. Estamos en 2016», advirtió Orts. A la bronca entre las dos bancadas, se sumaron los gritos del público, algunos levantados y señalando con el dedo. Fue entonces cuando la alcaldesa suspendió el pleno. «Esto es una vergüenza», sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine