06 de mayo de 2016
06.05.2016

Compromís per Alaquàs pide un estudio sobre las condiciones de la plantilla y las bajas que contraen

El PSPV cree que utilizan una denuncia «puntual» sobre acoso laboral para dar a entender que es generalizado

06.05.2016 | 08:19
Compromís per Alaquàs pide un estudio sobre las condiciones de la plantilla y las bajas que contraen

El grupo municipal Compromís per Alaquàs ha reclamado que se adopten medidas para comprobar las condiciones en las que trabaja la plantilla del ayuntamiento y de la empresa municipal ALEM como un informe de bajas por ansiedad, una relación de los interinos que han abandonado la plaza, solicitudes que hayan podido plantear los trabajadores e incluso un estudio externo por un organismo oficial que incluya un cuestionario anónimo.

La petición es el resultado de un mes y medio de tira y afloja con el gobierno socialista, a raíz de que el edil de Policía, Juan Antonio Oñate, ha sido imputado junto al jefe y un oficial, en un caso por acoso laboral a un agente.

Compromís pidió una junta de portavoces urgente para abordar el asunto aunque finalmente el edil dio explicaciones en la comisión informativa previa al pleno de marzo. Y en la sesión plenaria, la portavoz nacionalista, Consol Barberà, pidió que le fueran retiradas sus competencias de forma cautelar, además de denunciar que «en distintos momentos, en distintos departamentos, a distintos trabajadores y trabajadoras, durante un período superior a seis meses» se han producido en el ayuntamiento situaciones como «modificación de responsabilidades y tareas sin informar a los sindicatos o con poco tiempo», «asignación de tareas de trabajo inferior a la capacidad profesional», «alteración del entorno laboral», «cambios sistemáticos de horario», «negación de permisos» o «llamadas durante las bajas laborales», entre otras. El concejal aludido le replicó que si no retiraba sus palabras y al día siguiente no se iba al juzgado, «tendrá un problema porque ha vertido una serie de acusaciones tan graves que no hacerlo la ponen en el disparadero».

En los días previos al pleno, cuatro grupos de la oposición se reunieron con el policía afectado y con posterioridad, Compromís convocó a las representantes de la Junta de Personal y del Comité de Empresa, «donde se puso de manifiesto que sí existen esas prácticas», aseguran Barberà y el concejal Vicent Montalt.

Por su parte, el gobierno convocó a los sindicatos, según un escrito de UGT a los trabajadores -enmendado a raíz de las puntualizaciones de Compromís-. Y finalmente la Junta de Personal y el Comité de Empresa han firmado también un documento en el que, en respuesta a la pregunta sobre casos de acoso laboral, han optado sorprendentemente por no pronunciarse. «Lo procedente es deslindar absoluta y completamente las materias políticas de las sindicales y, a ser posible, no mezclar ambas cuestiones, no utilizando al personal municipal para hacer política», es su única respuesta.

También el concejal de Economía, Toni Saura, dirigió un escrito a Barberà -a su nombre sin mencionar su condición de portavoz del grupo- en el que le «rogaba» que le facilitara toda la información, lo que fue respondido con otra carta en tono irónico en el que la edila proponía al socialista que, como miembro del gobierno, encargara un informe del asunto.

En el pleno de abril, el asunto volvió al debate al tomar la palabra Saura, y pedir a Barberà que se retractara de sus acusaciones o que dimitiera. La concejala no sólo no se desdijo sino que se ratificó.

En declaraciones a Levante-EMV, Saura opina que «Compromís ha utilizado una denuncia puntual de un agente para dar a entender que existe un acoso laboral generalizado, sin aportar pruebas» por lo que «Barberà no está a la altura y debe dimitir». No obstante, la concejala le insta investigar las condiciones de los trabajadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine