EE UU culpa al presidente depuesto Bakíev de la violencia en Kirguizistán

La ONU pide un fondo de ayuda de emergencia de 57,3 millones de euros para los 400.000 desplazados

 

EFE/REUTERS/EP BISHKEK/MOSCÚ
La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, en unas observaciones publicadas ayer en la página web de su departamento, aseguró que el ex presidente de Kirguizistán, Kurmanbek Bakíev, podría ser culpable de los disturbios étnicos en el suroeste del país centroasiático.
Bakíev fue depuesto al frente de la ex república soviética en una revuelta el pasado abril, cuando la oposición, liderada por la ahora jefa del Ejecutivo interino, Roza Otunbáyeva, tomó los edificios gubernamentales de la capital, Bishkek, y se hizo con el poder. Antes de abandonar el país y exiliarse en Bielorrusia , Bakíev se refugió por unos días en las regiones de Osh y Jalalabad, de donde es originario y en donde la semana pasada comenzaron duros choques entre kirguises y uzbekos.
"Ha habido acusaciones de instigación a los disturbios que deben ser tomadas en serio", aseguró Clinton en sus observaciones, en las que recuerda que la expulsión de Bakíev dejó una herida abierta entre sus partidarios.
El Gobierno interino sostuvo ayer que los enfrentamientos han dejado alrededor de 2.000 muertos de ambas comunidades. Mientras, la ONU estimó que el conflicto afectó a un millón de personas y que los campos de acogida en la frontera entre Kirguizistán y Uzbekistán ya albergan a unos 400.000 refugiados y su secretario general, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento de emergencia de 57,3 millones de euros para ayuda humanitaria.

Quejas desde Uzbekistán
El enviado de EE UU para Asia Central, Robert Blake, de visita ayer en el país, se entrevistó con los líderes del Gobierno interino y dijo que su país entregará más de 32 millones de dólares al programa de asistencia humanitaria.
Blake también pidió una investigación internacional sobre la matanza, mientras que el presidente uzbeko, Islam Karimov, llamó a Clinton telefónicamente y acusó a elementos "del exterior" de instigar los disturbios.
"Ni los uzbekos ni los kirguises tienen la culpa", indicó el mandatario en declaraciones recogidas por la agencia estatal Uza. "Estas acciones han sido organizadas y gestionadas desde el exterior", añadió. Sus palabras coincidieron con las realizadas por la presidenta interina de Kirguistán, Rosa Otunbáyeva, quien acusó al depuesto presidente Kurmanbek Bakíev de haber organizado la escalada de la violencia iniciada la semana pasada.
En Kirguizistán, un país clave para los intereses tanto de EE UU como de Rusia en Asia Central, existe una gran diversidad étnica. Los dos grupos mayoritarios son los kirguises (en torno a un 65% de la población) y los uzbekos (algo más del 13%) según el CIA Factbook. Históricamente ha existido una fuerte rivalidad entre ambas comunidades, que de acuerdo con algunos observadores está siendo ahora azuzada por los leales a Bakíev para ganar fuerza y apoyos entre la población.

  HEMEROTECA

Redes sociales

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad