EN DIRECTO:
Naufragio en Italia

Las mentiras del capitán

Fingió en sus conversaciones con la Capitanía que continuaba en el buque cuando ya lo había abandonado

 07:53  
Las labores de rescate prosiguen junto al buque encallado.
Las labores de rescate prosiguen junto al buque encallado. REUTERS

EFE / EP/ ROMA El comandante del crucero 'Costa Concordia', Francesco Schettino, fingió en sus conversaciones con la Capitanía de Puertos que continuaba a bordo del buque cuando ya lo había abandonado y cuando apenas había comenzado la evacuación de pasajeros, según se desprende del diálogo que mantuvo la noche del accidente recogido por el diario 'Il Corriere della Sera'.

Su primera conversación con la Capitanía de Puertos de la Guardia Costera se registró a las 0.32 horas del sábado, cuando, según algunos testigos, el comandante ya había abandonado el buque siniestrado. Los agentes de la Guardia Costera la preguntaron cuántos pasajeros quedaban a bordo y él respondió que habían sido evacuadas unas 4.000 personas cuando apenas había dejado el crucero unas 40.

"Ahora vuelvo al puente (de mando)", aseguró Schettino, antes de explicar que se había ido a popa, la parte trasera del barco, para "saber qué estaba pasando. "¿Está sólo usted?", le preguntaron desde la Capitanía, a lo que respondió que creía que estaba solo.

A las 0.42 horas se produce la segunda conversación telefónica, según recoge el diario 'Il Corriere della Sera', en la que el personal de la sala de operaciones de la Capitanía le pregunta cuántas personas deben ser evacuadas todavía. "He llamado a la compañía y me dicen que son un centenar de personas", afirmó el comandante del 'Costa Concordia', cuando, según el rotativo italiano, el proceso de evacuación estaba en pleno desarrollo. "Yo estoy coordinando", añadió Schettino, antes de reconocer que no estaba a bordo del crucero. "No podemos estar a bordo porque el buque estaba 'apopándose' (hundiéndose por la popa, la parte trasera'". "Hemos abandonado el barco", admitió.

En ese momento, el oficial de guardia de la Capitanía le preguntó si había abandonado el barco y Schettino respondió negándolo aunque, en otra llamada posterior, reconoció que no estaba a bordo del buque, al recibir la "orden" del oficial de dirigir el proceso de evacuación y averiguar cuántos niños y mujeres continuaban en el buque

Posteriormente, el oficial de guardia le transmitió que habían sido localizados varios "cadáveres", a lo que Schettino respondió preguntándole cuántos muertos se habían confirmado. "Eso debería decírmelo usted. ¿Qué quiere hacer?. ¿Quiere irse a casa?. Vaya arriba y díganos qué se puede hacer, cuántas personas quedan y qué necesitan", afirmó el oficial, al que Schettino respondió fingiendo aún que seguía bordo: "Está bien. Estoy yendo".

"Un error humano"

La compañía propietaria de la nave 'Costa Concordia', Costa Cruceros, ha manifestado que hubo un "error humano" cometido por el capitán.

En una rueda de prensa en Génova (noroeste de Italia), donde tiene su sede la naviera, el presidente y consejero delegado de Costa Cruceros, Pier Luigi Foschi, manifestó que no pueden negar "que se trató de un error humano".

Subrayó que la maniobra realizada por el comandante del barco, Francesco Schettino, de 52 años, que se acercó hasta unos 150 metros de la costa de esa pequeña isla del mar Tirreno, "no había sido aprobada, ni autorizada por Costa Cruceros".

Foschi defendió la actuación de la tripulación y se refirió a los testimonios de algunos náufragos que señalaron que el comandante abandonó la nave de forma apresurada sin prestar ayuda, sobre lo cual comentó que existen otras declaraciones que apuntan a que Schettino "hizo lo que debía".

Con todo, Schettino permanece bajo arresto por orden de la Fiscalía de Grosseto, que le investiga por supuesto homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono de la nave, y se espera que declare mañana ante el juez que lleva el caso.

Lejos de aplacarse, la polémica por la actuación del comandante continúa con la publicación de nuevas informaciones por parte de varios medios italianos, que insisten en la hipótesis de que decidió acercarse tanto a la isla para "saludar" a sus habitantes, tocando la sirena, y como un "regalo" a su jefe de camareros, natural de Giglio, y a un excomandante de la naviera.

También ha salido a la luz que la hermana del jefe de camareros anunció en el muro de su cuenta de Facebook que el Costa Concordia -de 292 metros de eslora, 114.000 toneladas y que viajaba con 4.329 personas a bordo- iba a pasar cerca de la isla, lo que ha sido interpretado como una confirmación de dicha hipótesis.

Frente a las costas de Giglio continuaron los trabajos de rescate para localizar a una quincena de personas, aunque durante la jornada se vieron interrumpidos durante algunas horas, después de que los buzos oyeran un ruido muy fuerte y se constatara que había aumentado el grado de inclinación del barco.

Las tareas de salvamento seguirán mañana, tras suspenderse durante la noche, mientras es cada vez mayor la preocupación por el daño ambiental que puede ocasionar la tragedia, ya que el interior de la nave todavía alberga 2.380 toneladas de carburante, que corren el riesgo de ser vertidas al mar.

La isla de Giglio forma parte de un parque natural marino considerado uno de los más importantes ecosistemas del Mediterráneo y, aunque el alcalde de la localidad, Sergio Ortelli, aseguró los pasados días que no se habían registrado fugas de combustible, en las últimas horas los helicópteros que intervienen en las labores de rescate divisaron algunas manchas en el agua.

El titular italiano de Medioambiente, Corrado Clini, anunció que en el próximo Consejo de Ministros declarará el estado de emergencia en el área afectada, tras confirmar que la nave está perdiendo líquidos, aunque no se sabe si se trata de carburante.

Para las tareas de extracción del combustible, en los últimos días llegó a la isla un grupo de expertos holandeses de la sociedad Smith que examina el fondo marino y estudia cómo asegurar el buque para poder proceder a la liberación del carburante.

La compañía Costa Cruceros calculó este lunes que los daños tras el naufragio del barco ascienden, por el momento, a 93 millones de dólares.

"El impacto directo de los daños ha sido cuantificado en 93 millones de dólares, pero después habrá que añadir una serie de costes que no se pueden calcular y que están relacionados con el aspecto de los seguros", afirmó Foschi.

  HEMEROTECA

  Italia

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

REDES SOCIALES

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
Levante-emv.com y Levante-EMV son un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Elecciones Generales 2011