29 de octubre de 2016
Acuerdo comercial

La UE y Canadá se citan el domingo para la firma del CETA

La UE logra que la región belga de Valonia desbloquee su posición en contra del tratado de libre comercio

30.10.2016 | 14:17
El ministro de Exteriores belga y la comisaria de Comercio de la UE firman el CETA.

La Unión Europea y Canadá firmarán mañana en Bruselas el acuerdo de libre comercio conocido como CETA, después de una semana de negociaciones para que la región belga de Valonia levantara su bloqueo a un pacto que prevé incrementar los intercambios bilaterales en 12.000 millones de euros al año.

La firma convocará a las 12.00 hora local (11.00 GMT) en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas al presidente de esa institución, Donald Tusk, al máximo responsable de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, entre otros.

La reticencia de Valonia, cuyo parlamento vetó el acuerdo diez días antes de la firma, impedía la aprobación belga y por tanto la unanimidad de los Veintiocho. La UE tuvo que suspender en el último momento la cumbre inicialmente prevista para el pasado jueves ante la falta de consenso.

Finalmente Bélgica llegó a un acuerdo a nivel regional y nacional y presentó un anexo a los embajadores de los demás Estados miembros ante la Unión que fue validado por todos los socios comunitarios y por los Parlamentos regionales belgas.

El escrito incluido por los belgas no afecta a las 1.598 páginas del acuerdo y consiste en una "declaración interpretativa" añadida que clarifica algunos puntos del mismo, como también pidieron en su momento Austria, Alemania o Eslovenia.

En ella se especifica, entre otros, que Bélgica podrá verificar en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la compatibilidad con los tratados europeos de los tribunales privados de arbitraje previstos para resolver litigios entre inversores y Estados, al margen de las cortes públicas.

Además, las regiones belgas podrán acogerse a una cláusula de salvaguarda en caso de desequilibrio en un determinado mercado agrícola.

Una vez firmado, el CETA deberá ser ratificado por el Parlamento Europeo (PE) el próximo 17 de enero, por mayoría simple y sin dificultades, pues cuenta con el apoyo mayoritario de conservadores, centristas y socialdemócratas.

Después tendrá que ser ratificado por los Parlamentos de los veintiocho Estados miembros, un proceso que se anuncia largo e incierto, al menos en Holanda, donde sus ciudadanos rechazaron el acuerdo en referéndum el pasado mes de abril.

Por ello, el 95 % de los acuerdos comerciales se empezará a aplicar automáticamente tras la aprobación de la Eurocámara, pero no así los polémicos tribunales de arbitrajes conocidos técnicamente como ICS (Investment Court System).

El CETA es un acuerdo de libre comercio que no solo elimina derechos de aduanas, sino que también estandariza ciertas normas para facilitar los intercambios. Así, reduce o elimina gravámenes en ambas fronteras y bajo condiciones precisas a productos agrícolas, ganadería y lácteos, pescado, manufacturas o metales.

El tratado elevará progresivamente las cuotas de la UE para productos agrícolas de Canadá, que a su vez dejará que las empresas europeas accedan al 30 % de sus mercados públicos, frente al 10 % actual, y facilitará el negocio para las firmas de telecomunicaciones, servicios financieros, energía o transporte.

Además, Canadá blindará 145 de las 1.500 denominaciones de origen europeas y elevará de 20 a 22 años la protección de las patentes farmacéuticas de los laboratorios de la Unión.

Quedarán fuera del acuerdo sectores como los servicios sanitarios y sociales o la educación y se aplicarán restricciones a otros, como el audiovisual, que quedará protegido por la llamada "excepción cultural".

El CETA tampoco permitirá la exportación hacia la UE de organismos genéticamente modificados (OGM), ternera tratada con hormonas o pollos lavados con cloro, entre los muchos puntos detallados a lo largo de 13 capítulos y más de un millar de páginas.

Canadá es el 30º cliente y el 45º proveedor de España (con exportaciones españolas de 1.372 millones de euros e importaciones españolas de 988 millones), según datos de 2015 del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

España y Canadá, segundo y tercer inversor en Latinoamérica, respectivamente, son socios en la OTAN, la OCDE y la OSCE, entre otros organismos internacionales, e intercambian productos farmacéuticos, alimenticios, maquinaria, minerales, combustibles, vehículos, entre otros.

La Comisión Europea (CE) define el CETA como el pacto más ambicioso negociado hasta ahora por la UE y muchos lo consideran la antesala del acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (TTIP), que genera mucho más escepticismo entre los Veintiocho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Internacional

Graffiti en Vilnius (Lituania) con las figuras de Putin y Trump.
Putin confía en Trump: ´Es una persona lista´

Putin confía en Trump: ´Es una persona lista´

El presidente ruso expresa su deseo de mejorar relaciones con EE UU tras la salida de Obama

Raúl Castro: ´Fidel demostró que sí se puede´

El nombre del líder cubano fallecido no será usado para nombrar calles o estatuas, asegura su...

Austria escoge entre un ecologista y un ultraderechista

Austria escoge entre un ecologista y un ultraderechista

La repetición de las elecciones presidenciales puede propiciar la llegada al poder del populista...

Referéndum en Italia: ¿Qué se vota y qué puede pasar?

Referéndum en Italia: ¿Qué se vota y qué puede pasar?

Los italianos votan hoy la reforma constitucional propuesta por Renzi - Los sondeos dan ventaja al...

Los efectos económicos de una victoria del ´no´

Los efectos económicos de una victoria del ´no´

De no salir adelante la reforma, podría ocurrir algo similar a lo sucedido con el 'Brexit' a nivel...

Los resultados posibles y su impacto en los mercados

Los resultados posibles y su impacto en los mercados

La economía española comparte problemas con la italiana y podría contagiarse de una hipotética...

Enlaces recomendados: Premios Cine