Una apuesta sin complejos por la paz

Una mujer israelí y otra palestina buscan en una asociación internacional el final del conflicto bélico mediante el diálogo y el entendimiento

 
Begoña Lasagabaster, Simone Suskind, Amal Khreissheh y Anat Saragusti, en su visita a Valencia.
Begoña Lasagabaster, Simone Suskind, Amal Khreissheh y Anat Saragusti, en su visita a Valencia.  manuel molines
 NOTICIAS RELACIONADAS

AMAT SAPENA VALENCIA Anat Saragusti es una mujer israelí. Amal Khreisheh es una mujer palestina. Pese al conflicto bélico que mantienen ambos países, son amigas. Y son capaces de mantener un diálogo en busca de la paz. Ambas pertenecen a la Comisión Internacional de Mujeres para una Paz Palestino-Israelí Justa y Duradera (IWC) que el pasado viernes recibió el III Premio Avanzando en Igualdad otorgado por la Federación de Servicios Públicos de La Unión General de Trabajadores del País Valenciano (UGT-PV).
Amal cree que este galardón reconoce años de lucha por la paz. "Este premio es una iniciativa única, que habla con una sola voz. Reúne a mujeres israelíes, palestina y de la Comunidad Internacional que al unísono pedimos el final de la ocupación de Israel. Y exigimos a esa comunidad internacional que que pida a Israel que cumpla la legislación de la ONU, que respete la Resolución 1.325, que pide más participación de las mujeres en la solución de conflictos. Y estamos agradecidas a la UGT porque es un sindicato que tiene una convicción profunda con este tema y nos apoya".
Anat cree firmemente en que el diálogo entre Israel y Palestina es posible. Afirma que la prueba evidente es esta comisión. "Lo estamos demostrando al sentarnos las mujeres de ambos países en una misma mesa. Estamos trabajando juntas desde 2005 y la experiencia demuestra que en los últimos 20 años las mujeres hemos sido capaces de colaborar. Los hombres no han conseguido nada, los líderes políticos han fracasado hasta ahora".
Amal reivindica el papel de las mujeres en el conflicto palestino-israelí. "Fueron las mujeres las primeras en traspasar barreras con la primera Intifada en 1989. El lema era "Dar una oportunidad a la paz, estábamos entre los principales actores del proceso de paz que se inició en Madrid, así nos lo reconocieron. Pero este proceso fracasó y la opresión de Israel ha ido en aumento. En la sociedad de este país las acciones más extremas se han ido reforzando. Y eso nos ha conducido a un sentimiento de desconfianza y frustración y hacia un incremento de la hostilidad".

Vuelco hacia la extrema derecha
Anat cree que una buena parte de la sociedad de sus país reconoce parte de los derechos de los palestinos. "La mayoría de los ciudadanos de mi país es partidaria de la idea de dos estados, pero con el actual Gobierno ha habido un movimiento hacia la extrema derecha de la opinión pública y los activistas de los Derechos Humanos estamos siendo criticados violentamente, Notamos un ambiente hostil y una atmósfera muy enrarecida".
Amal se queja de la postura tibia de la Comunidad Internacional cuando ha de enjuiciar las actuaciones de Israel. "Me da mucha rabia ver como no nos apoya lo suficiente en el reconocimiento de Palestina como un estado. Estamos haciendo un gran esfuerzo por la paz y no vemos que se traduzca en resultados. Mi país sigue sufriendo el bloqueo y la intransigencia de Israel y el pueblo palestino cada vez está peor".
En la conversación con las dos activistas por la paz y el diálogo también está presente Simone Suskind, presidenta de Acciones en el Mediterráneo y miembro que representa a la Comunidad Internacional en la IWC. "En este proceso de trabajo conjunto de las mujeres palestina e israelíes hemos aprendido a escuchar los argumentos de la otra parte. Hemos logrado desmontar lo que nos hacía desconfiar del otro. He sido testigo de como se ha profundizado en el entendimiento entre las dos partes", atestigua Simone, argumento que Anat refuerza: "está siendo muy importante el trabajo internacional".
Amal destaca la dificultad de un entendimiento cuando el enfrentamientos entre ambos países es tan fuerte. "Es un gran desafío lograr la paz, a veces no es fácil el diálogo. Nosotras no somos mediadoras, somos socias que buscan que acabe este conflicto. No entiendo las razones de los israelíes pero el sentarme junto a mujeres de este país me han hecho tolerar y comprender algunas de sus posturas. también me ayuda que mujeres de Israel reconozcan la culpa de su país".
A Anat no le ofende la postura de Amal cuando se sientan juntas a hablar del conflicto. "Esto es parte de las discusiones, nos reunimos para encontrar una solución y no me pueden molestar los argumentos de Amal", posición que corrobora la mujer palestina: "No estamos juntas para decirnos cosas agradables, se habla abiertamente y sin tapujos de estas cuestiones. Somos políticas".
Israel cree tener razón en el enfrentamiento que mantiene con Palestina. El pueblo palestino defiende un estado propio. Ambas posturas, por ahora, son irreconciliables. La solución, según Simone Suskind, no parece cercana si Israel no cede en sus posiciones. "La argumentación de las autoridades palestinas está cerca de la visión de la Comisión Internacional de Mujeres para una Paz Palestino-Israelí Justa y Duradera, es decir dos estados diferentes, con las fronteras como en 1967 y Jerusalén Este como capital de Palestina. Además, ha de haber un acuerdo sobre la cuestión de los refugiados. Mientras Israel no acepte estas cuestiones que son básicas difícilmente podrá haber una solución a este conflicto".
Amal no baja la guardia e insiste que sólo la lucha diaria logrará revertir la situación. "Como palestina tenemos que continuar la lucha y con la resistencia civil, no hay otra forma. Eso y seguir exigiendo a la Comunidad Internacional que se respeten los Derechos Humanos y la simetría que existe entre unos y otros. Todo conforme al Derecho Internacional".
Los años de diálogo en el seno de la IWC no han caído en saco roto. Al menos eso piensan las tres mujeres. "Al menos hemos logrado conseguir una visión política conjunta de la situación. Aquí no hay más vía que la política porque es un problema político que, aunque tiene vertientes económicas, humanitarias y sociales, que sólo puede tener arreglo desde la política", coinciden tanto Anat como Amal y Simone.

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya