18 de abril de 2015
18.04.2015
Liga
Levante UD 22Espanyol
 

Un punto reconfortante

El Levante UD iguala en los últimos minutos con un gol de Casadesús y sale de la zona del descenso a la espera de los resultados del Almería y el Deportivo - El equipo de Alcaraz fue inferior a su rival casi todo el partido

21.04.2015 | 00:47

Como ya es costumbre esta temporada en el Ciutat de València, el Levante UD respiró ayer en el último instante del partido. Víctor Casadesús rescató un punto cuando todo pintaba muy negro y la amenaza del descenso se ceñía sobre las cabezas de los aficionados. En un final no apto para hipertensos, el equipo de Alcaraz aún disfrutó de dos ocasiones para llevarse la victoria, con Orriols entero volcado sobre la portería del Espanyol. Al final, aún así, la gente agradeció el empate. Todo lo que sea sumar, y más después del mal trago de ayer, resulta reconfortante.

Dos tiros, dos goles. Esa fue la renta del Espanyol en la primera parte. Su victoria parcial al descanso fue realmente injusta ante un rival que mereció el triunfo a los puntos. Los dos tantos supusieron dos misiles directos a la línea de flotación «granota». El primero llegó tras un fallo clamoroso de Diego Mariño, que dejó el balón «muerto» a los pies de Lucas Vázquez. El segundo escalofrío se produjo en el último suspiro del primer tiempo, en la primera ocasión de Felipe Caicedo. El exlevantinista no perdonó ante el portero en su hábitat preferido, incrustado entre los centrales burlando el fuera de juego. Como en sus tiempos de levantinista, envió un «plátano» lejos del alcance del guardameta, inmóvil ante la frialdad de su presa.

La parroquia «granota» había asistido a una primera parte interesante, con malas y buenas noticias. Durante mucho rato predominaron las positivas: el Levante UD apostó más que el Espanyol por la victoria. Sin grandes alardes, el conjunto azulgrana acumuló más méritos para retirarse al descanso con ventaja en el marcador. A saber: dominó el centro del campo, sembró el peligro por la banda izquierda y sumó cuatro córners a su favor, un reflejo de su clara voluntad por sumar los tres puntos. No llegó a disfrutar de muchas ocasiones, pero se acercó el área de Casilla con cierto poder intimidatorio.

El equipo de Lucas Alcaraz tuvo que sobreponerse al primer gol, que reflejó la inseguridad del portero «granota». Está subrayado en le decálogo de los porteros: el rechace nunca debe ir hacia el centro, donde los delanteros esperan ansiosos la caída del balón.

Con más peso en el campo, el Levante UD empató pronto la contienda. Al rescate salió Simao Mate, un centrocampista poco brillante, pero con mucha presencia en el equipo. Por unas cosas o por otras, al final es uno de los elegidos para poblar el centro del campo, donde se impone su músculo. Mate sólo había encontrado una vez el premio del gol, en su etapa como «granota», y ayer recibió otra merecida recompensa. Remató de cabeza de forma contundente un córner, al segundo palo.

El Levante UD, como ya es costumbre, funcionó un rato por la banda izquierda, a donde Toño se suma al ataque con descaro para acompañar a Morales. Pero el Espanyol, que vive sin ninguna ansiedad a estas alturas de la temporada, se defendió bien y salió al ataque con absoluta tranquilidad. Es evidente a qué equipo le pesaban las botas y a cual no.

El Levante UD no hizo gran cosa hasta el descanso, pero al menos lo intentó más que el Espanyol. No hubo nada que reprochar a los centrales locales, Juanfran y Vyntra, pues habían protegido muy bien a su portero. Lo mismo ocurrió en las bandas. Iván López había salvado sin muchos apuros el duelo ante potente Sergio García, uno de los futbolistas más veloces de la Liga. Hasta la aparición del catalán en la última jugada de la primera parte. Dejó la pelota en inmejorables condiciones a Caicedo para marcar. El ecuatoriano no perdonó.

El gol dejó hizo mella en el Levante UD, al que le costó encontrarse a sí mismo en la segunda parte. Su actuación, a partir de entonces, fue muy gris. Sin ideas, atascado, el equipo de Alcaraz no reaccionó hasta los últimos minutos. No hubo profundidad en sus líneas. El entrenador confió en Uche y Barral para buscar el empate. Los cambios se produjeron en el centro del campo. Retiró a Simao Mate y a El Zhar, que estuvo inédito anoche después de su feliz irrupción en las jornadas anteriores, dio entrada a Rubén y a José Mari.

El Espanyol aguantó bien al Levante UD, consciente de que el tiempo corría a su favor. El conjunto «granota» funcionó a impulsos. Su mejor ocasión llegó en un disparo de Barral al larguero. Atrás, Diego Mariño había salvado el 1-3.

Casadesús, recién entrado al campo, encontró premio cuando nadie confiaba en el gol.
El Ciutat de València enloqueció. Uche estuvo a punto de marcar el 3-2 y después Morales en un epílogo otra vez eléctrico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Levante UD

El Levante cierra una pretemporada accidentada con fichajes pendientes

El equipo ha disputado ocho partidos amistosos con un balance de cuatro victorias, un empate y...

Emmanuel Boateng, octavo fichaje del Levante

Emmanuel Boateng, octavo fichaje del Levante

El delantero ghanés, de 21 años, llega al equipo azulgrana por una cifra que ronda los 2 millones

Un Levante UD de récord histórico

Un Levante UD de récord histórico

La entidad alcanza los 19.500 abonados y ya tiene lleno el 81, 25% del aforo del Ciutat de València

Bardhi sacia la sed de gol

El mediapunta macedonio ha firmado 4 de los 12 goles del Levante UD esta pretemporada - Alegría...

Pretemporada estéril

Pretemporada estéril

El derby ante el Elche de ayer, en el clásico trofeo Festa d´Elx, y la suspensión del partido ante...

Enlaces recomendados: Premios Cine