04 de diciembre de 2015
04.12.2015
Copa del Rey
Levante UD 11RCD Espanyol
 

El insípido trámite de la Copa

Un flojo Levante UD empata ante el Espanyol y deberá marcar en Cornellà para pasar a octavos

04.12.2015 | 02:47
Roger celebra el gol del empate.

Entre bostezos, Levante UD y Espanyol confirmaron anoche lo que más de uno intuía, que la Copa del Rey «molesta». Por eso, ambos equipos protagonizaron un partido con tintes de entrenamiento abierto al público. Sin intensidad, ritmo u ocasiones de gol y con imprecisiones y probaturas desde los banquillos, los 6.800 valientes que poblaron las gradas de Orriols asistieron a un duelo de ida de dieciseisavos de final soporífero hasta los últimos diez minutos, y que acabó con un empate que deja la eliminatoria en el aire hasta la vuelta, el próximo 15 de diciembre. Así pues, la parroquia levantinista tuvo que conformarse con los destellos y el atrevimiento del canterano Álvaro Traver (22 años) y el ansiado primer gol de la temporada de Roger, que valió para neutralizar el de Mamadou en la segunda parte.

El primer tiempo habría pasado al olvido de la memoria levantinista sin pena ni gloria de no ser por el enésimo error de Ghilas. El argelino, llegado en julio con la vitola de delantero estrella -de la factoría Mendes- anda lejos de su mejor momento. Lo demostró en un mano a mano ante Bardi, el portero espanyolista, en el que quiso y no pudo. Ghilas logró regatear al meta, pero fue demasiado lento en la ejecución y la defensa «perica» le robó el balón, ante la portería vacía, con facilidad. El suspiro en el Ciutat olió más a resignación que a enfado.

En defensa, Mariño eclipsó los fallos de la zaga. El gallego, que ayer regresaba al arco granota después de su ida y vuelta al Valladolid en verano, se marcó tres paradas que evitaron el tanto catalán y despertaron los aplausos. Una falta lanzada por Salva Sevilla, un remate de Ciani y otro de Gerard se estrellaron contra sus guantes. Por contra, Xumetra, Casadesús, José Mari, Verza y Nikos, obligados a dejarse ver para ganar presencia en la Liga, pasaron totalmente desapercibidos. Sólo Traver derrochó voluntad, pero siempre solo y lejos del área. Su pase entre líneas a Ghilas fue la nota más brillante de los primeros 45 minutos.

Roger rompe el maleficio
A los cinco minutos de la reanudación, Nikos se echó la mano al muslo y pidió el cambio. El griego se perdió la oportunidad de Traver, que desde la frontal quiso acomodar el esférico en la escuadra. Tuvo tanto tiempo para pensar que eligió la peor opción y el cuero se fue por encima de la portería.

Poco después, Mamadou, recién incorporado al terreno de juego, marcó el 0-1 para los visitantes. El delantero senegalés, de 21 años, sacó fruto de su nervio en la primera jugada en el que intervino en el partido. Con habilidad, se hizo hueco en el área azulgrana ante Feddal y resolvió con clase ante un Mariño vendido. La diana blanquiazul espoleó al equipo de Rubi, que se aferró a las atajadas de Mariño y las arrancadas de Xumetra. Roger, que entró por Ghilas -se fue silbado- sí supo aprovechar las subidas del extremo gerundense, y en una de ellas remachó con rabia a la red para conseguir su primer gol de la temporada y el empate a uno que mantiene viva la eliminatoria.
Con este resultado, el Levante UD está obligado a marcar en Cornellà-El Prat si desea pasar a los octavos de final del torneo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine