27 de noviembre de 2015
27.11.2015

Ballenas al alcance de la mano en Dénia

Los investigadores plantean colocar hidrófonos y seguir con drones a los rorcuales para saber por qué se acercan a la costa

27.11.2015 | 00:02
Ballenas al alcance de la mano en Dénia

El litoral de les Rotes de Dénia se ha convertido en un excepcional observatorio de cetáceos. Las ballenas rorcuales, que en abril ya se arriman a estas costas en su migración hacia el sur, pasan a tiro de piedra. De hecho, desde tierra y sin prismáticos, se han llegado a avistar rorcuales comunes.

La concejalía de Medio Ambiente quiere aprovechar el tirón de las ballenas para dar a conocer la biodiversidad de la reserva marina del cabo de Sant Antoni. De hecho, en les Rotes, en una costa que pertenece a la reserva marina, ha habilitado un observatorio con paneles explicativos de todas las especies de cetáceos y aves (entre estas, los cormoranes moñudos, que ahora están en época de cría, o el águila pescadora) que aquí se pueden divisar.

El coordinador marino y de pesca Toni Martínez detalló ayer que en lo que va de año, tanto desde tierra como desde la barca de vigilancia de la reserva marina, han contabilizado 33 avistamientos de rorcuales y más de cien de delfines. Mientras, el concejal de Medio Ambiente, Josep Crespo, incidió en la importancia de promover el turismo de naturaleza y difundir la gran riqueza de la reserva marina.

El hecho de que el cabo de Sant Antoni, que comparten Dénia y Xàbia, sea una suerte de autopista de ballenas continúa intrigando a los científicos. El investigador del Oceanogràfic José Antonio Esteban avanzó que están estudiando colocar hidrófonos para detectar los sonidos de los rorcuales y afinar en la cifra de cuántos pueden pasar por aquí cada año. También planteó que podrían usarse drones para grabarlos y seguirlos y averiguar si se acercan tanto al cabo de Sant Antoni en busca de comida. «La reserva es una fuente de productividad primaria (de fitoplancton y zooplancton) y no es descartable que las ballenas acudan a alimentarse», especuló el ivnestigador.

También rompe los esquemas de los científicos que los avistamientos de ballenas comiencen en el cabo de Sant Antoni ya en abril. Es pronto para que los rorcuales dejen el mar de Liguria y migren al sur.

Los cetáceos acrecientan el interés biológico de una reserva marina que reúne todos los fondos marinos del Mediterráneo, desde los arenosos y de Posidonia oceanica a los coralígenos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine