03 de junio de 2016
03.06.2016
Mascotas

Dénia, un campo 'minado'

La ciudad tiene censados 2.000 perros más que niños y se enfrenta al problema de que cada semana los dueños de mascotas dejan en las calles sin recoger más de 36.000 excrementos

03.06.2016 | 09:13
Dénia, un campo 'minado'

Si pisar una caca de perro trae buena suerte, los vecinos de Dénia tienen todos los números para que les toque? lo primero. En la ciudad, hay censados nada menos que 8.688 canes. Superan en más de dos mil a los niños de entre cero y 14 años (son 6.146). La cifra que sí se les aproxima es la de toda la chavalería y los jóvenes hasta 19 años (suman 8.305).

En Dénia, un municipio de 41.553 habitantes, los perros pintan mucho. El problema es que sus dueños no están a la altura. La policía local ha realizado un informe que deja en mal lugar a los propietarios de mascotas. Concluye que un 60 % deja en las calles sin recoger los excrementos de sus canes. Es decir, los vecinos de Dénia sacan a pasear a diario a unos 5.200 canes y miran hacia otro lado cuando éstos hacen sus necesidades en la vía pública.

La policía extrapola estos datos y revela la sucia realidad del problema de las deposiciones caninas. El concejal de Seguridad, Javier Scotto, comentó ayer que, dado que las mascotas necesitan hacer sus necesidades al menos una vez al día, cada semana salpican las calles 36.405 cacas y, cada mes, 156.000.

No es extraño, por tanto, que algunas zonas de Dénia se asemejen mucho a un campo de minas. Mejor caminar con la mirada clavada en el suelo.

El informe también calcula los kilos de? que se abandonan en la vía pública. Cada mascota deja un regalito de 75 gramos. Así, la cantidad diaria de deposiciones sube a 390 kilos, mientras que a la semana es de 2.730 kilos y, al mes, de 11.700.

Todos estos datos son estimativos, pero se han calculado a partir del censo de perros y de ese porcentaje del 60 % de dueños incívicos. Aunque sorprenden, no están alejados de la realidad y dibujan la dimensión del problema al que se enfrenta Dénia (y todos los pueblos de la Marina Alta) con los excrementos de los canes.

Multas más duras

Los concejales del gobierno local (PSPV y Compromís) se han topado con el malestar de los vecinos en las reuniones de barrio. Muchos coinciden en que la suciedad de las cacas de perro le hace mucho daño a una ciudad que vive del turismo. La ordenanza de convivencia ciudadana establece multas por no recoger los excrementos de 200 euros, pero el gobierno local va a modificarla para endurecerlas. Al mismo tiempo, iniciará una campaña de concienciación. Los dueños de las mascotas deben aprender a respetar los espacios urbanos.

Mientras, la policía local ya está trabajando en otro informe que detectará las zonas de Dénia donde hay más minas. Será una suerte de mapa de las cacas y el incivismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine