PORTADA
Presidente de la patronal autonómica Cierval

´Cierval cuenta con una representación infinitamente más amplia que AVE´

 10:24  
José Vicente González, en la sede de Cierval
José Vicente González, en la sede de Cierval José Aleixandre

José Vicente González aboga por llegar al 3 % del déficit con unos plazos más moderados y no con la exigencia germana de alcanzarlo en 2013. Asimismo, tras una reciente polémica con AVE a cuenta del corredor mediterráneo y la visita de la ministra de Fomento, se muestra firme en que es Cierval quien tiene la representación de los empresarios valencianos.

JORDI CUENCA ­El presidente de la patronal autonómica Cierval es uno de los pocos dirigentes empresariales que más abiertamente critica las políticas de austeridad para reducir el déficit público a que se ha visto obligada España por imposición de Alemania. Opina que hay que llevar a cabo políticas de crecimiento para superar esta crisis. Asimismo, se muestra crítico con las inversiones contempladas en los Presupuestos del Estado para 2012, porque, según los números que maneja, no permitirán que la Comunitat Valenciana reduzca la distancia en renta per cápita con España.

El país, más que en una segunda recesión, ha caído en la depresión. Y los restrictivos presupuestos para 2012 solo se están discutiendo. ¿Qué va a pasar cuando empiecen de verdad los recortes?
Va a pasar lo presumible y es que habrá una cierta reacción por parte de la población, porque no es lo mismo que te digan va a pasar algo a que ese algo pase. Los recortes son necesarios, por la evidente razón de que gastamos más de lo que ingresamos y eso, si no puede ser en una familia, tampoco en el Estado. Es imprescindible. Otra cosa es cómo se hacen los recortes. La deuda de España es, en comparación con su PIB, la más alta del mundo. En esas condiciones a la gente no le gusta prestar dinero.

¿Augura que habrá mucha movilización social?
Habrá protestas, inevitablemente. Espero que las cosas no pasen de cierto grado. Usted hablaba de recesión y depresión. La depresión tiene que ver con la recesión pero también con un estado anímico determinado. Hemos pasado de creernos los más altos, guapos y listos del mundo —especialmente, en la Comunitat Valenciana— a creernos todo lo contrario. Yo creo que ni lo uno ni lo otro.

¿Es disparatado hablar de una generación perdida o de dos?
Es demasiado. Si esto no se resuelve, sobre todo en lo que afecta al paro juvenil, en dos o tres años sí estamos en riesgo de perder una generación.Estamos en un tiempo límite. Tendría que empezarse a crear empleo juvenil en 2014. Va a ser muy difícil.

El posible triunfo de François Hollande en Francia puede propiciar un cambio de políticas en Europa. ¿Conseguirán los líderes europeos vencer la negativa de Angela Merkel? ¿Qué será de Europa si la canciller germana, pese a todo, mantiene su inflexible y suicida consigna de la austeridad?
Vamos a ver qué pasa en Francia. Creo que la cura que se nos ha impuesto desde Alemania es una cura de caballo. Y va contra los intereses de Alemania. Sumir a toda Europa en otra recesión no es bueno para Alemania, porque su economía depende básicamente de la exportación.Habría que haberlo hecho con más tiempo. Está claro que hay que llegar al objetivo de déficit del 3 %, pero hace falta más tiempo para eso. A un enfermo hay que ponerlo a dieta para que esté en condiciones, pero no se puede dejar que no coma, porque entonces a lo mejor no se muere de la enfermedad que tenía, pero sí de hambre. Esto se tenía que haber hecho paulatinamente.

Además, hay países con el déficit controlado, como Alemania, que podrían aplicar políticas de crecimiento que ayudaran a salir de la depresión a países como España.
Eso es lo absolutamente fundamental, porque significaría un factor de arrastre. Si Alemania adoptara algún tipo de política expansiva, nos ayudaría a los países periféricos. En España, la exportación es el único factor dinamizador posible, estando como está parado el consumo interno.

Con unos recortes tan salvajes impuestos desde el exterior, una previsión de estar estancados en la crisis durante años y una amenaza de intervención que, como se ha visto en Grecia, es dramática, ¿cree usted que debería plantearse España otras medidas, como la salida del euro o la suspensión de pagos?
Son medidas que hay que descartar, porque sería peor el remedio que la enfermedad. Ah0ra bien, la experiencia que tenemos de países en donde se han aplicado esas recetas de caballo, como Grecia, Irlanda o Portugal, es que tienen más problemas ahora que antes de aplicar esas políticas.Deberíamos levantar el pie del acelerador.

Como estaba previsto, el PP ha hecho todo lo contrario de lo que prometió en campaña: subida de impuestos, recorte del Estado de bienestar... ¿Le ha sorprendido? ¿Cree que está aprovechando los recortes para imponer su ideología?
No me ha sorprendido. Me lo esperaba. Una cosa es lo que se dice en las campañas electorales y otra, lo que se hace. Siempre se pueden justificar diciendo que no sabían cuál era la situación real, pero ¡hombre! habría que haberlo sabido. Dicho esto, ante el déficit tienes dos soluciones: aumentar ingresos vía impuestos o reducir el gasto. El gasto que depende de las administraciones públicas que no tiene impacto en la vida normal de los ciudadanos no veo que se esté reduciendo, pero sí están subiendo los impuestos. Deberían dar ejemplo y reducir los gastos que dependen de las administraciones públicas.

¿Por ejemplo?
Tenemos una administración pública mucho más grande que la que necesitamos. Me pregunto: aquí había unas colas tremendas para tener una licencia de obras, hace tres años, y los ayuntamientos tenían un montón de empleados atendiendo aquello e incluso creaban empresas públicas para poder darle agilidad. Sin embargo, ahora que nadie pide una licencia ¿qué hacen esos señores? Me parece que una reforma de la Ley de la Función Pública que dote de flexibilidad a la administración es absolutamente necesaria. Una administración pequeña sería más eficaz y respondería menos burocráticamente a las necesidades de los ciudadanos.

¿Los políticos deberían dar ejemplo?
Tenemos un parlamento nacional, parlamentos autonómicos, en las diputaciones hay miniparlamentos, los ayuntamientos... Se deberían plantear si de verdad hacen falta tantos representantes políticos en cada uno de esos sitios y si con la mitad o menos de la mitad no se podría hacer el mismo trabajo. Eso daría ejemplo de que también recortan en su propia casa.

No le ha gustado nada el capítulo valenciano de los presupuestos. ¿Nos castigan por nuestros excesos anteriores?
No lo sé. No sería una política inteligente. Nos limitamos a constatar que los valencianos tenemos el 10,8 % de la población española, el 9,7 % del PIB y solo tenemos el 88, 4 % de la renta per cápita y nos parece que la política nacional debe tender a que quienes estamos por debajo de la media subamos. Si la inversión real es el 7,9 % no parece que ayude a llegar a la media, sino todo lo contrario. Los presupuestos no ayudan en nada, sino todo lo contrario.

Parece que han entrado en vías de solución los impagos de la administración a las empresas. Ahora quedan, entre otros muchos, las patronales. ¿Es tan agónica su situación?
Ahora parece que todo depende de la emisión de los hispanobonos, pero estamos en una situación absolutamente dramática. Hemos hecho recortes importantes y estamos dispuestos a seguir haciéndolo. De lo que se trata es de tener el tamaño necesario para las funciones a cumplir, pero para eso necesitamos pagar la nómina a final de mes. Pedimos que nos paguen lo que nos deben.

Cuentan los empresarios en privado su decepción con el conseller de Industria, Máximo Buch, que no les recibe, dicen, ni siquiera para trazar políticas de futuro, aunque ahora no hay dinero. ¿Comparte usted esa percepción?
No. A nosotros se nos recibe. La relación con el conseller de Economía es muy fluida. No tengo ninguna queja que exponer. Otra cosa distinta es que, efectivamente, hemos pedido plantear qué vamos a hacer. Ahora está prevista una reunión del Observatorio de Política Industrial.

¿Está satisfecha Cierval del nivel de interlocución con la Generalitat?
Nosotros tenemos una interlocución muy buena, francamente. No hay ningún problema para acceder a la Generalitat. Una cosa distinta es que se resuelvan los problemas que planteamos. La interlocución es amable y rápida y comprensiva ante alguna de nuestras reclamaciones, pero, a pesar de eso, no cobramos.

Esta semana, durante el acto con la ministra de Fomento por el corredor mediterráneo, ha quedado retratada la latente lucha de protagonismo entre Cierval y AVE. ¿Qué les pasa? ¿Hay problemas de comunicación, de representación...?
De representación no puede haber. Nuestra representación no depende de lo que nosotros digamos, sino de lo que dice la Constitución. Somos la organización empresarial más representativa de la Comunitat Valenciana. Punto. Está marcado por ley. Con AVE siempre ha habido una buena interlocución. No olvidemos que AVE es una asociación privada, legítima, de empresarios — muchos de ellos son grandes—, pero tiene la dimensión que tiene y representa a esos empresarios. Cuando hacen cualquier manifestación lo hacen en función de los intereses de esos empresarios y de su opinión. Nosotros tenemos una representación infinitamente más amplia. Representamos a los pequeños, a los medianos, a los grandes que no están en AVE y también a los que están en AVE, muchos de cuyos miembros forman parte de nuestros órganos de gobierno.

Con la visita de la ministra, Cierval se sintió marginada, protestó y logró una audiencia con Ana Pastor previa a la comida de esta con AVE. Hubo malestar con una visita previa de AVE a la ministra en Madrid...
Es que nos parece que si la ministra quiere saber lo que piensan los empresarios valencianos nos lo tiene que preguntar a nosotros. Eso es lo que pasó el otro día. Dijimos: «Nos consta que usted quiere saber lo que opinamos de este tema, pues estamos aquí para decírselo«. La ministra tuvo la amabilidad de recibirnos.

¿Es que hay ámbitos donde se entiende que AVE es la representación de todo el empresariado valenciano, suplantando a Cierval?
El que entiende eso está equivocado. No me consta que AVE lo haya hecho. Si AVE ha intentado representar lo que no es, pues no está bien hecho y si alguien le ha admitido esa representación, pues tampoco está bien hecho. Salvo eso, ningún problema. Estuve en la comida con AVE, donde tengo muchos amigos.

De todas formas, en los últimos dos años, la patronal ha ido copando de forma ostentosa la gestión y la representación en las instituciones empresariales. Primero fue la Cámara, luego la Feria y ahora la SGR.
Sí. Es nuestra intención continuar con esa línea. Es nuestro derecho y nuestra obligación. Es demasiado cómodo quedarse fuera y criticar. Por contra, hay que estar en esas instituciones y ayudar.

¿Cómo han encontrado Feria Valencia tras el relevo del director general?
Está embarcada en una clara línea estratégica de adaptarse a los tiempos y recuperar su sitio en los mercados, aunque no llegue a lo que fue en otra época.

¿Se han encontrado alguna sorpresa bajo la alfombra? Lo digo por las irregularidades de los últimos años.
Hasta el momento, no. Y debo decir que observamos una absoluta colaboración de sus dirigentes, particularmente del presidente, Alberto Catalá.

¿Tienen algo que reprocharse los empresarios de una gestión que ha estado a punto de abocar a la SGR a la liquidación?
No hacemos reproches. La sociedad había llegado a un punto delicado y hemos empleado nuestro esfuerzo para que supere esta situación.

¿Qué le parece que no se haya valorado a cero el Banco de Valencia?
Muy bien. Hemos trabajado para ello, pero sin utilizar argumentos sensibleros. Los accionistas del Banco de Valencia son los clientes de la entidad y a quien se quede el banco no le conviene tener a 50.000 accionistas cabreados.

Bankia es un auténtico polvorín. Vista la guerra interna que pretende reducir el peso de Bancaja y cómo los consejeros valencianos accedieron a esa auditoría, ¿cree que AVE debió imponer en la vicepresidencia de Bankia a alguien con más colmillo que Francisco Pons para enfrentarse a Rodrigo Rato?
No sé cómo se produjo su nombramiento. Pons reúne el perfil que debe tener el vicepresidente ejecutivo de Bankia. Es un profesional de primera fila y estoy convencido de que encontrará su forma  de defender los intereses valencianos en Bankia. Por otro lado, la guerra interna es mortal en cualquier empresa. No me consta que haya y estoy seguro de que harán todo lo posible para que no se produzca.

¿Perciben mayor sensibilidad ahora en Bankia ante la concesión de créditos?
Las dificultades de financiación son extensibles a todas las entidades. En Bankia, también. Tampoco hay que olvidar que los procesos de integración son muy complicados y en Bankia se ha realizado en un tiempo récord.

  HEMEROTECA
Levante-emv.com y Levante-EMV son un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya