Estados Unidos

La Fed se lo toma con calma

La Reserva Federal (FED), el banco central de EE UU, ha optado por la cautela y por no precipitar la retirada de los estímulos monetarios extraordinarios que viene aplicando desde 2009

01.10.2013 | 09:08
La Fed se lo toma con calma
La Fed se lo toma con calma

La Reserva Federal (FED), el banco central de EE UU, ha optado por la cautela y por no precipitar la retirada de los estímulos monetarios extraordinarios que viene aplicando desde 2009. Los tres programas consecutivos de expansión cuantitativa de la FED „el actual acaba de cumplir este mes su primer año de vigencia„ suman ya una inyección fastuosa de liquidez de más de 3,32 billones de dólares (2,5 billones de euros, equivalente a dos veces y media el PIB español) mediante compras masivas de títulos y activos financieros en el mercado abierto.
La FED, que había alertado a los inversores y a los mercados de un inminente abandono gradual de esta mayúscula ofensiva, optó en su último comité por la prudencia y postergó la decisión a la espera, dijo, de señales más fiables de que la recuperación de la economía estadounidense, aunque incipiente, sea suficientemente sólida.

La flexibilización cuantitativa „equivalente a una ingente fabricación de dólares„ es una de las dos vías, junto con el gasto público contracíclico, que ha seguido EE UU contra la mayor crisis económica desde los años 30 y 40. La mayúscula inyección de liquidez tiene por finalidad mantener excepcionalmente bajos los tipos de interés para impulsar la economía y el empleo, depreciar el tipo de cambio del dólar para favorecer las exportaciones y penalizar las importaciones, y aportar recursos a la economía para promover la demanda interna y la financiación empresarial y doméstica.

Su retirada será inevitable cuando la economía normalice sus resortes de funcionamiento ordinario. La inmensa liquidez embalsada en el mundo por la actuación conjunta de los principales bancos centrales mediante unos u otros procedimientos y por las políticas de gasto estatal de los años pasados contra la crisis amenaza, de perpetuarse, con generar una gran burbuja inflacionaria.
Las compras masivas de titulizaciones, bonos y otros activos públicos y privados suponen a su vez un contagio potencial para los balances de los bancos centrales de los elevados riesgos acumulados por el sector privado durante el periodo de crecimiento que terminó en 2007 y por los Estados desde 2008. Y además ninguna economía puede aspirar a sostenerse de forma indefinida sobre políticas monetarias tan laxas porque ése no sería un crecimiento sano ni inocuo y sus efectos colaterales alumbrarían nuevos desastres. Los fármacos curan o matan. Sólo es cuestión de dosis.Ahora, la FED, desdiciéndose de lo dicho, ha preferido esperar antes de emprender la progresiva y lenta retirada de su programa EQ3. Subyace el temor a repetir el error de los años 30, cuando un abandono prematuro de los apoyos públicos reintrodujo a EE UU en la recesión.

Ben Bernanke, el presidente de la Fed, es un experto en la gran crisis de 1929 e hizo suya hace tiempo la tesis de Milton Friedman de que para salir de aquella hecatombe hubiese bastado con diseminar una gigantes cantidad de dólares desde un helicóptero. Esta convicción y aquella experiencia han permitido a EE UU eludir esta vez la doble recesión (la famosa «W»), lo que no ha ocurrido en la UE, que apenas si está empezando a salir ahora de la segunda. La crucial diferencia entre ambas áreas es que mientras EE UU ha mantenido de forma persistente desde 2008 una estrategia de salida de la crisis por el lado de la demanda, la UE se sintió forzada en 2010, a causa del escándalo griego, a cambiar de planes sobre la marcha „y, además, de forma muy radical y brusca„, optando por una estrategia de salida por el lado de la oferta (ajustes, reformas estructurales y austeridad), lo que abocó a la eurozona „incluida España„ a incurrir de nuevo en el decrecimiento.
EE UU, que hace cuatro años que abandonó la recesión, mantiene un n crecimiento lento y aún inseguro, lo que constituye una convalecencia proporcional con la gravedad de los males y excesos que había acumulado la economía en los años de la dicha y la ventura. La decisión de la FED de demorar la vuelta a la ortodoxia tiene que ver con ello y también con la evidencia de que una expectativa de subida de tipos en EE UU estaba espoleando una salida precipitada y desordenada de capitales de los países emergentes.Este movimiento impetuoso no sólo estaba anticipando las subida de las tasas de interés sino que amenazaba con abrir un nuevo frente de turbulencias para la economía internacional justo en los países que estaban actuando de locomotoras del mundo. Los indicadores económicos estadounidenses „por más que envidiables desde las perspectivas europea y española„ no acaban de despejar todas las incógnitas.

Después de cuatro años de salida de la recesión, a EE UU aún le queda por recorrer la mitad del camino para volver al paro anterior a la crisis. Este es un dato muy relevante para quienes estos días están empecinados en confundir una inminente salida de España de la segunda recesión con una eventual superación de la crisis. El optimismo parece inversamente proporcional a los problemas. La Fed ha decidido mantener la medicación hasta que el paro en EE UU (en el 7,3 %) baje del 6,5 % y tras revisara la baja su previsión de crecimiento para la economía norteamericana al entorno del 2 % al 2,3 % para este año y del 2,9 % al 3,1 % para 2014. En la UE, que apenas ha conseguido crecer el 0,1 % (gracias a Alemania y Francia) y tiene un paro del 12,1 %, la estrategia parece más confiada. Y en España (donde en el último trimestre el PIB aún cayó el 0,1% y el desempleo está en el 26,26 %) todos los días se habla de luces, de rayos esperanzadores y de que ya se está saliendo de la crisis. Las bolsas no se creen que el paciente mundial esté para recibir el alta. Por eso cayeron cuando la FED anunció que retiraba los estímulos y subieron de forma súbita e impetuosa cuando dijo lo contrario.



Juegos online - Crucigrama
Enlaces recomendados: Premios Cine