17 de diciembre de 2015
17.12.2015
Investigación

La policía judicial pide documentos a Gilet de tareas que llevaron al arresto de un exedil

Investiga la vinculación municipal con la fundación desmantelada El actual alcalde ha ido a declarar de forma voluntaria

17.12.2015 | 10:25
La policía judicial pide documentos a Gilet de tareas que llevaron al arresto de un exedil

La investigación judicial abierta sobre la presunta trama de explotación laboral a personas condenadas a labores en beneficio de la comunidad ha llegado al Ayuntamiento de Gilet, para esclarecerla posible vinculación o no de la administración local en el caso.

El alcalde, Salva Costa (PSPV-PSOE), ha declarado voluntariamente ante la Policía Judicial de Riba-Roja y ha presentado toda la documentación que obra en manos del consistorio sobre este asunto, ya que la fundación investigada y perteneciente a esta supuesta trama, Vicente Blasco Ibáñez, operó en esta localidad desde principios de 2011, a lo que se añade que dentro de esta operación fue detenido el exconcejal de Gilet, Salvador Ortí, por su presunta vinculación con la misma.

Entre los papeles entregados se encuentra el convenio firmado con la Fundación, que firmó el propio Costa con el objetivo de «reforzar el control y la limpieza en el área recreativa de Sant Esperit puesto que se acercaban las Pascuas y la zona se llenaría precisando de personal». Sin embargo, tras las elecciones meses después y el cambio de color político, «el cometido de los trabajadores de la Fundación fue otro», añadía Costa, refiriéndose a las obras de adecuación de la antigua guardería que llevaron a cabo esos trabajadores.

La falta de espacio en el colegio de Gilet llevó al ayuntamiento, como medida provisional, a adecuar la antigua guardería para reubicar varias aulas allí y descongestionar el otro centro escolar, trabajos que realizó la Fundación, declaraba el alcalde. Además, también explicó en su declaración que esta misma entidad se encargó de adecuar la parcela donde se ubicaría después el mercado, el frustrado parque de ocio «Porta Calderona». No solo obraron en este terreno reservado para la construcción de un colegio, sino que fueron los adjudicatarios «a dedo» de la gestión del mercado, tal y como reflejan las actas de los plenos donde se aprobó la concesión.

Dentro de este capítulo, uno de los puntos más destacados y polémicos fue el cobro de fianzas a los posibles comerciantes que se iban a instalar en el mercado, dinero que iba a parar a una cuenta que también gestionaba la Fundación tal y como reveló Costa
A este respecto, el alcalde añadió en su declaración que el despacho del que fuera concejal, Salvador Ortí, se utilizaba para estos trámites, al tratarse de actividades de su área de Promoción económica en el consistorio.

En relación al mercado, además añadió «el desvío de 10.000 euros a este proyecto, del convenio singular firmado entre ayuntamiento y Diputación para adecuar el entorno de la piscina», hechos que los socialistas denunciaron ante el ente provincial «sin que a día de hoy hayamos obtenido respuesta alguna» y que volvieron a hacer ante la Policía.

Además de la investigación judicial abierta, el Ayuntamiento de Gilet, aprobó nada más darse a conocer el desmantelamiento de la trama, la creación de una comisión de investigación para esclarecer «la vinculación del ayuntamiento de Gilet con ésta», ya que el consistorio seguía manteniendo suscrito un convenio con la Fundación que no se rescindió hasta días después de que el caso se hiciera público a través de los medios de comunicación y hubiera detenciones.

Comisión de investigación
Esa comisión de investigación, cuya constitución se aprobó en pleno, tenía como primer cometido recuperar toda la documentación que sobre la Fundación había en el consistorio, «primero para tener conocimiento de lo que ha pasado y si esto puede afectar a ayuntamiento, y segundo, por si nos la piden desde los juzgados«, declaró Costa en la sesión, quien ya vaticinaba la petición de información por parte de la justicia dada además la detención del exedil Ortí, quien aseguró tras su arresto y posterior puesta en libertad, que su única relación con la Fundación fue donarles material que iba a tirar de su antigua empresa para reutilizarlo, precisamente, en el luego fracasado parque de ocio de Gilet.

Otro de los arrestados fue un viejo conocido en los ambientes taurinos de la comarca y del propio exalcalde de Gilet, el torero Juan Carlos Vera (PP). Ese empresario recibió del ayuntamiento 7.000 € poco antes de que Vera dejara la alcaldía, «por la retirada de pinos en la montaña de la ermita sin que hubiera contrato, cuando la empresa ya se estaba beneficiando al llevarse gratis la masa forestal que retiraba», como dijo Costa a la policía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine